Un donante muy especial

Robyn Bowen es una mujer de Washington que en 1980 acudió a una Clínica en Rochester para ser atendida de una enfermedad al riñón mientras estaba embarazada. Recuerda cómo los doctores le dijeron llevar el embarazo hasta el final podría perjudicarle e incluso ponerse en peligro de muerte. Pero ella no quiso abortar, no dudó: “Supe desde el primer día que Dios me había bendecido al permitirme tener a Brandon”, que así llamó a su hijo. Robyn dio a luz y continuó con su vida de diálisis y medicamentos, y salvó su vida por no abortar, pues cuando estaba enferma de muerte si no recibía un riñón compatible, le salió un donante muy especial. Veinte años después de su alumbramiento, su hijo se ofreció para donarle un riñón. “Mi cuerpo no es realmente mi cuerpo -afirma Brandon, el hijo-, a lo que me refiero, es que este no es mi riñón realmente. Es como el deseo de Dios y algo que necesitaba hacer”. Su madre afirma: “él estaba muy seguro de que eso era lo que Dios quería que hiciera, por lo que fue el único motivo por el que le permití hacerlo”. Orgulloso de salvar a su madre, seguía diciendo Brandon: “Tu no sabes lo que la vida de un niño pueda lograr en el futuro… Él podría ser el presidente, o tal vez podría encontrar la cura para el cáncer o algo así. Uno nunca sabe. Yo sólo pienso que todo niño debería tener una oportunidad”. Defender el derecho a la vida desde la concepción, dice Juan Pablo II, es un “servicio precioso a la vida, valor fundamental en el que se reflejan la sabiduría y el amor de Dios… El respeto de la vida, desde su concepción al ocaso natural es un criterio decisivo para valorar la civilización de un pueblo”. (Llucià Pou).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *