ELOGIO A LA LENTITUD (José María Toro)

ELOGIO A LA LENTITUD (José María Toro)
Enviado el Lunes, 12 de Marzo del 2007 por gregor
Reflexiones Nuestra cultura ha acabado postrándose ante una nueva deidad, una moderna “trinidad” compuesta por la rapidez, la velocidad y la prisa. Ante ella nos arrodillamos, entregándole en el altar de las ofrendas nuestro propio corazón.

En las olimpiadas siempre se reconoce y se premia a los más veloces. A veces me planteo si no es un poco absurdo consagrar toda una vida y machacar el propio cuerpo sólo por bajar unas décimas un récord olímpico.

En nuestro modo de entender la vida, de entendernos a nosotros mismos, no se levanta ningún podium para los lentos. No se otorgan medallas y reconocimientos a quienes no luchan contra el tiempo sino a su favor.

La lentitud es proscrita, denostada y desvalorizada.

Cuando decimos que esta niña es lenta no estamos, precisamente, exaltándola, valorándola positivamente.

Cuando me dicen que la película era muy lenta me están invitando a que no vaya a verla.

Lo lento nos pesa, nos cansa, nos abruma y nos aburre.

Tal vez porque los ritmos lentos, las cadencias sin prisas y pausadas terminan acercándonos y mostrándonos nuestra falta de consistencia interior, el propio cansancio, la bruma en la que queremos ocultar nuestro propio desasosiego interno.

La rapidez y la velocidad siempre nos proyectan hacia fuera, nos centrifugan, dan cuerpo a la sutil huida de la propia verdad que nos habita. Correr no es sino un huir. Nos aceleramos para no darnos cuenta, para anestesiarnos, para dis-traernos.

Voy reconociendo, no sin dificultades, el sagrado valor de la lentitud.

Se me antoja que Dios es un Dios lento…. sin prisas…… que nos concede todo el tiempo del cosmos que necesitamos.

La evolución, contada en millones de años, es lenta. Dios no tiene prisa. Se mueve con lentitud, opera sin premura. Darwin, con su teoría de la evolución no niega un Dios creador sino que afirma un Dios lento.

La tortuga y el caracol son arquetipos de la lentitud. De ellos podemos aprender que sólo quien lleva su casa a cuestas no tiene prisa. No necesitan correr para llegar a ningún sitio, su casa va con ellos.

Yo no necesitaré correr más cuando me sienta que estoy en casa, que estoy en mi corazón y que, por eso, no tengo que precipitarme para estar en ningún otro lugar.

Ser lento es sentirse siempre en casa.

“¡NO QUIERO QUE MI HIJO SEA UN BLANDITO!”

Carmen Romero Martín
Buscando una definición de la palabra fortaleza, encontré la siguiente:

La fortaleza es «la gran Virtud: la virtud de los enamorados; la virtud de los convencidos; la virtud de aquellos que por un ideal que vale la pena son capaces de arrastrar los mayores riesgos; la virtud del caballero andante que por amor, a su dama se expone a aventuras sin cuento; la virtud, en fin, del que sin desconocer lo que Leer el resto de esta entrada »

¿NORMAS, CASTIGOS, LÍMITES, AUTORIDAD?

Qué limites fijar y, sobretodo, cómo hacerlo es, hoy en día, una de las más -grandes preocupaciones a las que, padres y madres, nos enfrentamos. ¿Me habré pasado?, ¿es correcto gritar así?, ¿estará mi hijo traumatizándose?, ¿hasta dónde puedo llegar?, ¿es negativo el castigo? éstas, entre otras dudas, son preguntas a las que generalmente no sabemos contestar.

Esta situación genera, demasiadas veces, un sentimiento de Leer el resto de esta entrada »

“ESPONTANEIDAD, ¿HASTA DÓNDE?”

Alfonso Aguiló
Un sensato estribillo
“Mamá, es que no lo entiendes. La gente joven dice lo que piensa, sin hipocresías”.
Así defendía una joven adolescente la escasa educación y diplomacia de una amiga suya a la que había invitado a pasar unos días con ellos durante las vacaciones.
Sin duda, la espontaneidad es un valor emergente en la sociedad de nuestros días. Ser Leer el resto de esta entrada »

“APRENDER A FRACASAR”

Alfonso Aguiló
Es irremediable

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”, decía el conocido estadista e historiador británico Winston Churchill.
Nadie puede decir que no fracasa nunca, o que fracasa pocas veces. El fracaso es algo que va ligado a la limitación de la condición humana, y lo normal es que todos los hombres lo constaten con frecuencia Leer el resto de esta entrada »

CUATRO IDEAS PARA EDUCAR A ADOLESCENTES EN LA AFECTIVIDAD

Angel Mª Gutierrez
El desarrollo sentimental y emocional del adolescente requiere amor, un amor consciente; es decir, amar y ser amado. Es una necesidad primaria que requiere la autoconservación de todo individuo humano como expresión de un desarrollo psicológico y personal equilibrado.

Ahora bien, el centro cerebral de las emociones y sentimientos, donde Leer el resto de esta entrada »