Si no se ha aprobado la ESO

Si nuestro hijo no ha superado la ESO, no tiene porque significar obligatoriamente abandonar el sistema educativo, ya que también tiene distintas opciones a elegir para seguir formándose. Si bien el 30% de los estudiantes españoles abandonan sus estudios antes de finalizar la Secundaria, muchos toman alguno de los itinerarios alternativos que ofrece el sistema educativo español.

Por un lado, a partir de los 17 años, se puede acceder a algún ciclo de Formación Profesional de Grado Medio mediante una prueba de acceso específica. Por otro lado, a partir de los 16 años y hasta los 21, se pueden cursar los Programas de Garantía Social, los cuales mejoran la formación general de los jóvenes y les capacitan para realizar distintos oficios.

Pruebas de acceso a los Ciclos Formativos de Grado Medio de Formación Profesional
Al contrario de los que han aprobado la ESO, los alumnos sin el título que quieren continuar sus estudios con algún ciclo de Formación Profesional de Grado Medio tienen que ser mayores de 17 años y realizar una prueba de acceso específica. Esta prueba, que tiene como referencia los niveles de la ESO, sirve para acreditar que los alumnos tienen los conocimientos y habilidades suficientes para cursar estos estudios.

Las fechas de realización de estas pruebas de acceso se pueden consultar en las distintas consejerías de educación de las comunidades autónomas, que son las encargadas de convocarlas una vez al año, normalmente entre los meses de mayo y junio. Es importante tener en cuenta que aproximadamente un 20% de las plazas para acceder a los ciclos de Grado Medio se reservan para los alumnos que acceden a ellos a través de prueba, con el fin de garantizar su reinserción al sistema educativo.

Programas de Garantía Social
Los alumnos entre 16 y 21 años que han abandonado sus estudios sin haber obtenido la titulación y no tienen las competencias necesarias para incorporarse al mercado laboral o seguir estudiando, disponen de los Programas de Garantía Social, los cuales les capacitan para realizar distintos oficios, trabajos o perfiles profesionales.

Estos Programas, que tienen una duración de uno o dos años, disponen de distintas modalidades, según las necesidades e intereses de los alumnos: Iniciación Profesional, Formación-empleo, Talleres Profesionales o programas para alumnos con necesidades educativas especiales. Cada una de estas modalidades se imparte tanto en centros públicos de Educación Secundaria, Centros Específicos de Educación Especial o centros privados y concertados, como en ayuntamientos y asociaciones y empresas sin ánimo de lucro que colaboran con las administraciones educativas. Así pues, para conocer los plazos de inscripción, oferta de programas, requisitos de acceso, etc., es aconsejable solicitar esta información en las delegaciones provinciales de educación.

Una vez finalizado el programa, el estudiante obtiene un certificado en el que consta el número de horas cursadas y las calificaciones obtenidas en cada área formativa, que le sirve para acreditar la competencia adquirida y le facilita su incorporación al mundo laboral. Por otra parte, si el alumno quiere seguir estudiando y acceder a los ciclos de Grado Medio, tiene como ventaja que si el programa que ha realizado está relacionado con la Familia Profesional elegida, se tiene cuenta en la evaluación de la prueba de acceso al Grado Medio.

Muchos de los jóvenes que no han superado la ESO, optan por seguir sus estudios ya sea con un ciclo de Grado Medio o mediante un Programa de Garantía Social.

Las Escuelas Taller

Las Escuelas Taller y las Casas de Oficios son centros de trabajo y formación en los que jóvenes desempleados reciben formación profesional ocupacional en alternancia con la práctica profesional (trabajo en obra real), con el fin de que a su término estén capacitados para el desempeño adecuado del oficio aprendido y sea más fácil su acceso al mundo del trabajo.

Los colectivos deben cumplir los siguientes requisitos:

Estar inscrito en la oficina de empleo como desempleado.
No haber cumplido los 25 años y ser mayor de 16 años.
Este programa público de empleo-formación ofrece ayudas tanto a los alumnos como a los directores, docentes y personal de apoyo que deseen buscar una alternativa a los centros de formación tradicionales. Esta medida impulsada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ofrece a los participantes “formación profesional y práctica laboral mediante la realización de obras o servicios de utilidad pública o interés social relacionados con nuevos yacimientos de empleo, posibilitando su posterior inserción laboral tanto por cuenta ajena como mediante la creación de proyectos empresariales o de economía social”.

Se trata, pues, de otra alternativa para aquellos jóvenes que dejan los estudios tras la ESO. La ventaja que ofrecen estos centros de formación es que están muy especializados, de tal manera que los participantes pueden escoger múltiples opciones en su fase de inserción en el mercado laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.