Reconocer la tentación

Un rabino judío decidió poner a prueba sus discípulos. ¿Qué es lo que haríais, hijos míos, si os encontraseis un saco de dinero en el camino? El primero meditó un momento y contestó: Lo devolvería a su dueño, maestro. “Ha hablado muy prontamente -pensó para sí el rabino-, me pregunto si será sincero.” El segundo discípulo dijo: “Si no me viera nadie, me lo quedaría.” “Ha hablado con sinceridad -pensó el rabino-, pero no es digno de confianza.” Finalmente, el tercero dijo: “Probablemente tendría tentación de quedarme el dinero, por eso rogaría a Dios que me diera fuerzas para resistir este impulso y actuar correctamente.” “He aquí un hombre sincero en quien puedo confiar”, concluyó el rabino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *