PROBLEMAS DEL SUEÑO

Ainhoa Ibarrondo
Cómo ayudar a nuestros hijos a superarlas

Que un niño duerma bien es muy importante ya que en ese proceso se generan cambios en las funciones corporales y mentales. Implica intensa actividad cerebral que involucra una función cortical superior. Genera modificaciones hormonales, bioquímicas, metabólicas imprescindibles. Produce recuperación de energía, con una gran síntesis proteica y regeneración celular, producción de hormona de crecimiento y sustancias importantes para la inmunidad.

Por ello, además de educar al niño en el hábito del sueño, que ya hablamos en el capítulo anterior, es importante conocer aquello que pueda perturbar este proceso.

¿Qué son los temores nocturnos?

El temor nocturno es un despertar parcial del sueño con comportamientos agudos: gritos, pataleos, pánico, sonambulismo, agitación o murmuraciones.

Los temores nocturnos generalmente se producen dentro de las primeras dos horas a partir del momento en que el niño se duerme. Son inofensivos y cada episodio terminará con el sueño profundo. Se consideran normales hasta los 6 años de edad.

Las características comunes de los temores nocturnos son:
* El niño está asustado pero no puede despertarse ni tranquilizarse.
* Los ojos están muy abiertos pero no sabe que estás ahí.
* Puede creer que los objetos o las personas de la habitación dan miedo.
* El episodio dura de 10 a 30 minutos.
* A menudo no recuerda el episodio en la mañana.

¿Cómo ayudar a un niño durante los temores nocturnos?

Trata de ayudar a volver a un sueño normal. No podrás despertar al niño, así que no lo intentes. Enciende las luces para que esté menos confundido por las sombras. Haz comentarios que le tranquilicen. Abrázale para que se sienta mejor.

Nunca se debe zarandear o gritarle; puede hacer que se perturbe más.

Protégele de las lesiones. Durante los temores nocturnos, el niño puede caerse, chocarse una pared o romper un vidrio. Trata de llevarle suavemente a la cama.

Trata de prevenir los temores nocturnos. Un temor nocturno puede desencadenarse si su hijo está muy cansado. Asegúrese de que su hijo se vaya a la cama a su hora regular, y lo bastante temprano como para dormir suficiente. Es posible que los niños más pequeños necesiten dormir una siesta diariamente.

¿Qué son las pesadillas?

Las pesadillas son sueños alarmantes que despiertan a los niños y les hacen tener miedo de volverse a dormir. Las pesadillas pueden producirse sin ninguna razón conocida, pero algunas veces se producen cuándo han visto o escuchado algo que lo perturbó. Éstas pueden ser cosas que realmente suceden o que son inventadas. Las pesadillas ocasionales son normales en todas las edades después de los 6 meses de edad. Las pesadillas suelen relacionarse con las etapas de desarrollo del niño.

Cómo podemos ayudar a nuestro hijo si tiene pesadillas:
*Tranquilizarle, consolarle y abrazarle.
*Ayudarle a hablar sobre las pesadillas durante el día.
* No permitir que vea o escuche películas o programas de televisión inapropiados para su edad.
* Dejar la puerta de la habitación abierta (nunca cierres la puerta de la habitación si tiene miedo).
* Proporciónale una “manta de seguridad” o un juguete de consuelo.
* Durante la rutina de irse a la cama, antes de que se vaya a dormir, háblale de cosas divertidas y felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *