Prevención primaria

Tomar conciencia y definir el fenómeno y posicionarse pública y claramente en contra de todas las formas de maltrato. El profesorado, el personal no docente, el alumnado y las familias han de saber reconocer las situaciones de riesgo.

Evaluar mediante cuestionarios el clima de aula y de centro, identificar los puntos fuertes y los puntos débiles y diseñar las estrategias de intervención más adecuadas en cada caso.

Dotar de herramientas al profesorado para trabajar la gestión de las emociones y la provención de los conflictos (proporcionar recursos para gestionarlos).

Contemplar en el currículum el trato riguroso y sistemático de la educación socio-emocional y la resolución de conflictos…

Integrar en el funcionamiento del centro la mediación escolar como a herramienta para afrontar y resolver los conflictos pacíficamente y por la vía del diálogo.

Fomentar el trabajo (y trabajar) en grupos cooperativos como metodología que permite practicar y aprender a fondo los beneficios de la convivencia pacífica y democrática.

Utilizar un código disciplinario positivo, con pocas normas y claras, consensuadas y hechas públicas, y aplicarlo de manera consistente (siempre y a todos).

Gestionar democráticamente el centro fomentando la participación de todas las personas, estableciendo canales de información, consensuando las decisiones, estableciendo mecanismos de revisión, buscando la coherencia y el sentido en todas las actuaciones y actividades educativas.

Intensificar el control de las zonas de riesgo como los patios, el comedor, los cambios de aula, los pasillos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *