PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS : LOS FOLLETOS DEL MINISTERIO, MEJOR QUE NO LLEGUEN

Red Farmacia Responsable analiza los errores de la información de Sanidad

Madrid, 5 de octubre de 2009. La norma impuesta a los farmacéuticos por el Ministerio de Sanidad para que vendan (que no dispensen) la píldora postcoital (también conocida como píldora del día después o PDD) sin ningún tipo de control, incluso a menores de edad, es una aberración sanitaria. Además, la puesta en marcha de esta imposición ha sido una auténtica chapuza.

Así lo manifiesta Marta Pérez Arteaga, portavoz de Red Farmacia Responsable, al afirmar que «los farmacéuticos nos hemos tenido que enterar a través de los medios de comunicación de la aprobación de esta medida ya que no hemos recibido ningún comunicado oficial por parte del Ministerio de Sanidad».

Además, según Pérez Arteaga, el Ministerio ha rechazado realizar un protocolo común de dispensación de la PDD, que, aunque hubiera sido inaplicable, al menos confería al farmacéutico cierta capacidad de decisión a la hora de dispensar la píldora. Y para remate, el Ministerio anuncia que va a enviar a todas las farmacias un folleto informativo que deberá adjuntarse con la PDD y entregarse a la mujer solicitante que se quiere automedicar.

Red Farmacia Responsable ha tenido acceso al folleto que va a distribuir el Ministerio y ha llegado a las siguientes conclusiones:

· El folleto define la PDD como anticonceptivo de urgencia. Aún no conociéndose con precisión el mecanismo de acción de este preparado hormonal, como se puede leer en la propia ficha técnica, se considera que puede actuar a través de diversos procesos: impidiendo o retrasando la ovulación, dificultado el acceso de los espermatozoides hacia el ovario e impidiendo la implantación del óvulo fecundado. En los dos primeros casos sí podríamos decir que se trata de un anticonceptivo, pero en el tercero se provocaría la muerte del embrión; por ello a la PDD también se le debería llamar abortivo de urgencia. Se podrán usar todas las triquiñuelas lingüísticas que se quieran para justificar que la PDD no es abortiva, como afirmar que el embarazo empieza con la implantación pero en la actualidad ni un solo científico que se precie de serlo puede negar que la vida comienza con la fecundación.

· Se indica que este producto «pueden utilizarlo todas las mujeres a lo largo de la etapa fértil de su vida». Esta afirmación no considera las numerosas contraindicaciones existentes. Por ejemplo, si una mujer en su etapa fértil tiene insuficiencia hepática grave no debe tomar la PDD. Si una mujer durante la lactancia toma la PDD, ésta se excreta con la leche y puede pasar al niño. Si una mujer en su etapa fértil tiene un síndrome grave de mala absorción o está tomando determinados medicamentos, la píldora es menos efectiva.

· Se afirma que «esta píldora es un medicamento seguro para la salud, por lo que no precisa de ningún reconocimiento o análisis previo a su toma». Esta frase oculta una realidad: no existen estudios en menores de 16 años que puedan ratificar esa supuesta seguridad. Tampoco hay estudios sobre los efectos de esta píldora a largo plazo ni sobre las consecuencias de un uso reiterado. También se distorsiona la realidad al esconder que con la PDD puede producirse una embolia pulmonar o una trombosis venosa profunda. Finalmente, si la píldora falla y se produce un embarazo, éste puede ser extrauterino (situación de grave urgencia para la mujer).

«En definitiva», asegura la portavoz de Red Farmacia Responsable, «el folleto del Ministerio de Sanidad sobre la PDD es, además de incompleto, parcial y sesgado, puede suponer una invitación para tomarlo. Por ello, si nunca llegaran los tan esperados folletos a las farmacias, sería mejor. Como profesionales, reiteramos nuestra negativa a vender este producto y, menos todavía, a desinformar a la opinión pública y a las mujeres en particular».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *