PAUL RICOEUR ¡VIVO HASTA LA MUERTE!

«A mis 90 años, sigo sorprendiéndome»

Por Paul Ricoeur

La frase que siempre me acompaña es: Estar vivo hasta la muerte. El peligro de la vejez es la tristeza y el tedio. La tristeza se debe al hecho de tener que abandonar muchas cosas, pero es preciso hacer un trabajo de renuncia de lo poseído. La tristeza no se puede dominar, pero sí se puede dominar el rendirse a la tristeza, aquello que los Padres de la Iglesia llamaban acedía. Lo que se precisa es no ceder, estando atento y abierto a la novedad; Descartes lo llamaba asombro, lo que se identifica con el estupor. Personalmente, llegado a esta edad, aún sigo sorprendiéndome.

El Papa Juan Pablo II entregó, en julio de 2004, al filósofo francés Paul Ricoeur, el Premio Internacional Pablo VI, en reconocimiento de «su gran honestidad intelectual y a su valentía en la defensa de los valores humanos y cristianos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *