Nuevas tendencias: “Vacaciones útiles”

Una de las inquietudes que compartimos más padres es la de tener a nuestros hijos entretenidos y que las vacaciones no se transformen en una época de descontrol, en la que los niños duerman hasta muy tarde, o se pasen todo el día delante de la televisión o jugando al ordenador o a los videojuegos. Además, puede existir la preocupación que durante este período de descanso los niños olviden parte o gran parte de los conocimientos adquiridos a lo largo del curso.

Por eso, en las siguientes líneas reflexionaremos sobre dos conceptos que parecen contrapuestos pero no lo son: necesidad de descanso y diversión con desarrollo de nuevas habilidades.

Necesidad de descanso y diversión para los niños
No sólo los adultos necesitan y desean la llegada de las vacaciones de verano para desconectar de la rutina cotidiana. Los niños también precisan dejar atrás durante un tiempo los deberes, actividades extraescolares, horas de estudio y todas las obligaciones inherentes a su vida cotidiana durante el curso escolar. De este modo, nuestros hijos podrán llegar con energías renovadas al mes de septiembre para afrontar un nuevo curso.

Los especialistas aconsejan que las vacaciones estivales no sean para los niños sinónimo de descontrol, hacer lo que quieran y cuando quieran. Por eso sugieren que los padres mantengan un control sobre los horarios de sueño, siguiendo una dieta equilibrada y procurando que ocupen parte de su tiempo en actividades creativas y deportivas. El objetivo es que el niño mantenga, más o menos, unos hábitos diarios.

Es recomendable que los padres tengamos en cuenta a la hora de planificar y organizar las actividades a realizar por nuestros hijos:

Forma física: el período vacacional es muy apropiado para el ejercicio físico y el contacto con la naturaleza. Debemos evitar que el niño permanezca pasivo en casa, debe moverse y salir, ya sea en campamentos, cursos deportivos o simplemente cogiendo la bicicleta, caminando o nadando en la piscina. El objetivo, lejos de estresarlos, es que el niño se mantenga activo y no se aburra.

Relaciones sociales: es aconsejable mantener y cuidar el contacto de nuestros hijos con sus amigos o compañeros de colegio durante las vacaciones. Las actividades lúdicas se constituyen como la mejor forma de establecer lazos de amistad o convivencia con otros niños de su misma edad. Además, las vacaciones puede ser un buen momento para estrechar lazos con los miembros de nuestra familia que vemos de forma menos habitual, como pueden ser tíos, primos o abuelos.

Ámbito intelectual: no nos olvidaremos que hay hábitos que se deben cultivar aunque estemos de vacaciones. Dedicar una hora al día a repasar lo aprendido durante todo el año o prepararse para el próximo curso o bien dedicar un rato a la lectura no está de más.

Desarrollo de nuevas habilidades
En la mayoría de los casos, las vacaciones de los escolares españoles son, aproximadamente, de 2 meses. Ya hemos visto que mantenerlos ocupados durante este tiempo no es fácil, y que al final los niños se pueden llegar a aburrir. En los últimos tiempos se ha puesto de moda el concepto “vacaciones útiles”, en referencia a la realización de cursos o talleres donde los niños aprenden y desarrollan valores afectivos, sociales o físicos mientras juegan.

En esta época del año la oferta de talleres y cursos de verano para niños es extensa, y cada familia busca la alternativa más adecuada, teniendo siempre en cuenta las necesidades e intereses de sus hijos.

Los especialistas en educación infantil recomiendan talleres para la práctica de deportes, danza, pintura, dibujo, música, teatro,… todas las actividades artísticas y recreativas que unan la diversión con el desarrollo de nuevas habilidades y la creatividad de cada niño.

En plena era de las telecomunicaciones, las vacaciones son un momento apropiado para aprender a utilizar Internet como herramienta educativa. Por eso, otra de las opciones más recurrentes es introducir a nuestros hijos en el uso de nuevas tecnologías de la forma más lúdica posible. Además, existen otros talleres, como el teatro, las manualidades, entre otros, que podrían resultar interesantes y complementarios a la formación de nuestros hijos.

En este sentido, os ofrecemos una serie de recursos educativos del portal EducaRed, donde encontraréis servicios como Escuela de nuevas tecnologías, que incluye microcursos para el uso de Internet u otros programas informáticos (Word, Excel, PowePoint) o de diseño (Photoshop, Dreamweaver..) o los Centros Modelos de EducaRed (integrar las TIC en la enseñanza).

Por otro lado, la web guianfantil ha editado algunas orientaciones generales para las vacaciones de nuestros hijos, que incluye unas reglas básicas para las actividades infantiles y una serie de recomendaciones de actividades para el desarrollo motriz, intelectual y social de nuestros pequeños.

Cuando escogemos las actividades a desarrollar es conveniente que dejemos participar a nuestros hijos en la elección, ya que si se las imponemos y no son totalmente de su agrado, lo más probable es que lo hagan de mala gana, sin poner de su parte y sin poder sacar el máximo provecho.

Reivindicaciones de vacaciones más cortas

Desde hace ya unos años, los expertos consideran que el calendario escolar español no es el más adecuado para los niños. Por eso, profesores, expertos en educación, y asociaciones de padres proponen racionalizar el calendario vacacional de forma trimestral, como ya sucede en muchos países europeos. Esta fragmentación permitiría que los alumnos distribuyan mejor el tiempo de estudio y de descanso.

Según lo que marca la Ley de Educación (LOE), España es uno de los países de la Unión Europea con más horas lectivas (con casi un 3% más que la media), con 175 días de clases, que se traduce en trimestres que se hacen muy largos para los escolares.

Por todo esto, las principales asociaciones de padres (CONCAPA y CEAPA) reivindican al Gobierno que reduzca las vacaciones de verano y distribuya los días libres a lo largo del año al considerarlo demasiado largo para el ritmo educativo de los alumnos.

La presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), Lola Abelló, señala que “si los profesores no lo ven bien que al menos los colegios estén abiertos y ofrezcan una serie de actividades educativas para los niños”.

En la misma línea se muestra el presidente de la Confederación Nacional Católica de Padres de Alumnos (CONCAPA), Luis Carbonell, que sostiene que “las vacaciones escolares están mal repartidas a lo largo del año”. El objetivo no es recortar el número de días de descanso que los escolares tienen sino hacer que sean más cortas las vacaciones del período estival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *