No tengo un minuto

Dios me dijo un día: “Dame un poco de tu tiempo”. Y yo le respondí: “Pero Señor, si el tiempo que tengo no me basta ni para mí”. Dios me repitió, más alto: “Dame un poco de tu tiempo”. Y yo le respondí: “Pero Señor, si no es por mala voluntad: es de verdad, no me sobra ni un minuto”. Dios volvió a hablarme: “Dame un poco de tu tiempo”. Y yo le respondí: “Señor, ya sé que debo reservar un poco de tiempo para lo que me pides, pero sucede que ha veces no me sobra nada para poder dar. ¡Es muy difícil vivir, y a mí me lleva todo el tiempo! ¡No puedo dar más de lo que te estoy dando!”. Entonces Dios ya no me dijo nada más. Y desde entonces descubrí que cuando Dios pide algo, pide nuestra misma vida. Y si uno da sólo un poco, Dios se calla. El paso siguiente ha de ser cosa nuestra, porque a Dios no le gusta el monólogo. Qué tremendo debe ser el que Dios se calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *