NACIDOS PARA ESCLAVO

Ya hace muchos siglos escribió el romano Marco Aurelio: «Has nacido esclavo, no participes de la razón». Lo importante es que no se piense, que no se reflexione: espectáculos de masas, gentes vociferantes, conciencias sumisas a las que sólo se permite aplaudir o corear idénticas palabras, en la política, en la televisión, en el deporte.

Mucho cuerpo y poco seso

Luis Olivera
Periodista
Arvo Net, 10/07/05

No importa la mente o la racionalidad. Sólo lo físico, jamás la sensibilidad intelectual. El cuerpo “Danone”, concebido como escaparate, ventana que incita a los espectadores a asomarse a él. El cuerpo como único canon de belleza. El canon griego de la belleza, esculpido por el propio Fidias. El cuerpo exhibido y codiciado, publicitado. Playas. Gimnasios. Concursos de míster X, Y y Z en las zonas turísticas: “Concursos de ganado”, los llama la periodista Carmen Rigalt. Desfiles. Míster “camiseta mojada”. El culto a la cáscara vacía de contenido. Toda ocasión es propicia para vestirle con insinuantes ropajes, para desnudarle, no importa el escenario. Al fin, vivimos en función del sexo, y éste necesita despertarse, ser estimulado al precio que sea. Nada en función del pensar, conocer, imaginar. La intimidad no existe. Sólo la piel.

Exhibir como único poder de la atracción física que despierta la carne cuidada, preparada en la escuela de la vida. ¿Quién osaría crear otra que gastara sus recursos y energías en la preparación moral, intelectual? Ellos, ellas, y sus cuerpos; sólo carne, persiguiendo, acosando con sus imágenes a los consumidores, da igual lo que publiciten, de lo que hablen, nada cuenta fuera de la pintura que los recubre, los ejercicios que los estimulan, los vestidos y trajes en que habitan, las formas que insinúan o abiertamente exhiben desnudas. Los cuerpos. Como muñecos casi inanimados. Peleles rotos, sin vida racional. El espíritu ha volado lejos de ellos.

Y para ellos y sin él organizan sus vidas. Al fin, unas y otros no son sino la continuidad sincrónica y repetitiva del mundo, todos incursos en la forma que parece detener el tiempo, sin cuestionarse el hecho de que un día han de envejecer. “Cuando se encuentran en el bar tomando una copa, cuando entre sí frotan sus bocas, no pueden escuchar el latido futuro de sus feos pellejos. Ante la inexistencia de la inmortalidad no se plantean el absurdo de envejecer. Aceptan simplemente la realidad”, ha escrito Andrés Sorel.

Y todo el estruendo del poder, la malsana canción de los negocios, la decadencia del mundo en que habitan y consumen sus vidas, desaparece ante su única obsesión: posesionarse de un cuerpo, real o imaginado, el cuerpo exhibido, deseado, tal vez soñado. Beben y casi nunca pierden la compostura; es decir, que borrachos o cuerdos hablan y hablan de sus reiteradas historias, incapaces de escapar a la vulgaridad que las informa.

Lo importante es que no se piense, que no se reflexione: espectáculos de masas, gentes vociferantes, conciencias sumisas a las que sólo se permite aplaudir o corear idénticas palabras, en la política, en la televisión, en el deporte. Convertir todo, cualquier actividad profesional o lúdica, de la vida, en espectáculo, ficción, nunca participación y, en medio, la belleza del cuerpo al que se rinde, aunque esté hueco por dentro, pleitesía. La sonrisa erótica de Claudia Schiffer importa más que la calidad del coche que anuncia; o, sepa o no jugar al tenis, la Kournikova ganará más que cualquier otra deportista. Y así podríamos hablar, en la decadencia del cine, de actores como Antonio Banderas o Penélope Cruz… Al fin, en la sociedad de la gesticulación, boca, senos, piernas, melenas o muslos, de hombres o mujeres, es lo único que cuenta.

Ya hace muchos siglos escribió el romano Marco Aurelio: «Has nacido esclavo, no participes de la razón». ¿Y qué lejos nos quedan páginas como las del “Diario” del filósofo Soren Kierkegaard: «Si un árabe, en el desierto, descubriese de pronto un manantial dentro de su tienda, que le surtiera de agua en abundancia, se consideraría muy afortunado; y lo mismo le ocurre a un hombre cuyo ser físico está siempre vuelto hacia lo exterior, pensando que la felicidad mora fuera de él, cuando finalmente entra en sí mismo y descubre que la fuente nace dentro de él!».

¿Cómo no iba a llegar el momento en que la presentadora de telediarios, entre noticia y noticia, se fuera despojando de la ropa? Ah, mujer, ¿dónde queda tu lucha emancipadora? Y tú, hombre, ¿en qué pozos de profunda nada arrojaste tu desarrollado pensar? Cultivar el cuerpo porque ya no se cree en la existencia, es decir, en el valor del espíritu. Es el nihilismo absoluto, el hombre cosificado. Reducido a cenizas de materia. A envoltorio desmadejado, globo deshinchado y caído. La belleza sin sentimientos, el asesino sin motivos, el mito de Sísifo o la tragedia de Raskolnikov.

Seguro que vosotros, exhibidores, devoradores de cuerpos, nunca leísteis a Agustín de Hipona: «No salgas fuera, regresa a ti mismo; en el hombre interior habita la verdad»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *