Motivos para estudiar

INTRODUCCIÓN

Los tiempos han cambiado, vivimos una cultura dinámica donde los conocimientos tienen gran movilidad. En la actualidad diez años equivalen a un siglo de otros tiempos. La actitud generalizada de nuestro tiempo es la de seguir aprendiendo en un proceso de continuo aprendizaje y continua revisión de los conocimientos.

Las sociedades modernas exigen a la educación respuestas rápidas y efectivas no sólo para cumplir sus propios fines sino para atender los problemas del contexto social, político, económico, etc. Desde aumentar la productividad, alfabetizar en las nuevas tecnologías, adiestrar para el trabajo y hacer a las personas con más capacidad para el empleo hasta combatir la corrupción y humanizar las relaciones sociales.

Los alumnos y estudiantes se preguntan con cierta frecuencia porqué y para qué estudiar inmersos en un presente de continuos cambios personales y sociales. Las motivaciones profundas pierden terreno a favor de otras más ligeras y fácilmente digeribles. El contexto siembra confusión y desánimo entre los más jóvenes ofreciendo modelos de vida adulta ligados al egoísmo, el consumismo y la vida fácil.

Contestar a estas preguntas no es fácil. Decirte que el para qué tiene que ver con el futuro, con la idea de realizar un proyecto de vida con sentido. El porqué se acerca más a la conciencia: conciencia de quién soy, conciencia de nuestro sentido de la vida y conciencia de gratitud a los que me ayudan a ser lo que soy.

Un joven reflexionaba de esta forma: “lo que me suele pasar es que me propongo hacer algo y no lo cumplo, me cuesta ponerme a estudiar… Nunca he hecho un horario. A veces llego a pensar que el problema de lo que me pasa es que no tengo motivos para estudiar, es un aburrimiento, una rutina…” Yo le diría que el estudio no es algo que se hace a sí mismo, es algo que necesita ser motivado (estimulado) para que nazca y se mantenga. Encontrará la motivación para el aprendizaje cuando descubra que existe relación entre ese aprendizaje y alguna necesidad personal.

Muchas veces se escucha como argumento que los que estudian han visto frustrados sus sueños cuando tienen que dedicarse a algo que no esperaban. No deja de ser una lástima que un joven pierda el tren del estudio porque:

es hermoso saber.

porque el mundo tiene más cosas y más colores de lo que podemos ver y explicar.

porque la ignorancia pesa como una piedra.

porque se trata mejor a los demás cuando sabemos más.

porque podemos entender más rápido lo que nos perjudica y hace daño.

porque podemos entender más rápido lo que nos conviene.

porque la vida no es solamente hoy y hay que estar preparados para el mañana, aunque el futuro sea incierto y lejano.

¿QUÉ ES ESTUDIAR?

Estudiar es una actividad por la cual ejercitamos el entendimiento para comprender una cosa. Y también, desde otro punto de vista, la actividad por la cual pensamos insistentemente en un asunto para resolver sobre él.

Estudiar es un intento sistemático de comprender, asimilar, fijar y recordar los contenidos objeto del aprendizaje, valiéndose de las técnicas adecuadas. Exige una actitud de la mente y de la voluntad, ambas tienen que tener la decisión de aprender. Para muchos estudiar es un oficio y es un arte. En el joven debe ser una actividad habitual.

Fundamentalmente, son tres las condiciones que se relacionan con el estudio y el aprendizaje:

PODER, tener cualidades personales, es decir, tener la capacidad mínima para emprender una serie de estudios. Está en relación con las aptitudes de tipo intelectual. La mayoría de nosotros tenemos un cociente intelectual suficiente, es decir, tenemos la capacidad necesaria para realizar unos estudios, siempre y cuando añadamos a esta capacidad otros elementos. En potencia, casi todos podemos estudiar. Si queremos y sabemos cómo hacerlo… si no podemos por las causas que sean, no lo lograremos.

QUERER implica poseer una motivación o deseo de aprender algo nuevo. Tienes que establecer una serie de metas y prioridades. Y ser consciente de que el estudio necesita sin excusas cierto esfuerzo y tenacidad, cierta renuncia y sacrificio, y que para llegar al final, al éxito, es preciso una dedicación diaria. Si no queremos, aunque podamos, porque tengamos todo lo necesario y sepamos, no lograremos nada.

SABER, que implica dominar unas destrezas, técnicas y estrategias de estudio determinadas: selección de información, resúmenes, esquemas, mapas conceptuales, estrategias de resolución de problemas, etc. Aunque queramos y sepamos, si no sabemos cómo hacerlo tampoco nos saldrá bien.

Estudiar ya no es una actividad básicamente memorística. Has de saber que en el rendimiento en el estudio sin duda influyen mucho factores, entre ellos tu situación familiar y tus condiciones de vida, factores de tipo emocional y afectivo, y las técnicas de estudio. Pero no te engañes, posiblemente el factor más determinante es que estés motivado por tus estudios. Hay mucho ejemplos que confirman que personas con unas capacidades normales, pero altamente motivadas, son capaces de obtener los mejores resultados.

Eres consciente que estudiar exige muchos años de dedicación. Recuerda tus primeros pasos en la escuela, entonces casi era un juego, se aprendía casi sin querer. Las cosas van cambiando con los años, cada vez tus estudios requieren más trabajo. Es lógico que decrezca el interés y en ocasiones pierdas las ganas de seguir trabajando. No todos los días se tiene el mismo ánimo. A tus padres y profesores les ocurre algo parecido. Pero hay que seguir haciendo cada uno su tarea. Todos debemos apelar a nuestra responsabilidad que nos impulsa a cumplir con nuestras obligaciones. Difícilmente encontraremos acomodo en la sociedad si no mantenemos nuestro trabajo, si no somos de fiar, si no ofrecemos garantía.

LA MOTIVACIÓN

Los motivos son entendidos como causas que incitan a la acción (Muñoz Cuenca). Son esas palancas que mueven nuestra voluntad. Despiertan el interés, ayudan a centrar la atención, estimulan el deseo de aprender, conducen al esfuerzo. Aquí termina la función de los motivos. Son algo importantísimo, de gran ayuda para el estudiante. Pero no llegues a la falsa conclusión de que hacen innecesario el esfuerzo personal.

Debes tener presente que los motivos no surgen por sí mismos, sino que hay que adquirirlos y cultivarlos. Es importante que recuerdes que no sirve cualquier motivo: hay motivos buenos y malos, mejores y peores que otros.

De forma general podemos hablar de dos tipos de motivación:

1. Extrínseca o incentivación: los motivos proporcionan alguna clase de beneficio material. Se basa en satisfacer necesidades externas del estudiante. Para ello, otras personas (padres y profesores) le ofrecen incentivos, premios. Por ejemplo: dinero, una moto, un viaje, salir el fin de semana, etc. Los estímulos vienen desde fuera del estudiante. El móvil es externo al propio sujeto y viene a resultar que la actividad de estudiar se convierte en un medio para conseguir otros fines.

2. Intrínseca, trascendente o automotivación: los motivos proporcionan una satisfacción personal. Los motivos se asientan sobre la responsabilidad de nuestro deber como personas libres, y se orientan hacia el logro de nuestra propia mejora y la de los demás. Se basa en satisfacer necesidades internas del estudiante. Es realizada por el propio estudiante, él se motiva a sí mismo. Como el móvil nace en el propio individuo la actividad, en este caso de estudiar, gusta por sí misma.

Aunque los dos tipos de motivación suelen ir unidos, siempre prima alguno de ellos. Piensa que no todos suponen una mejora de la persona. Tu trabajo no sólo consiste en encontrar motivos para estudiar, sino que sean buenos y valiosos motivos.

Ten cuidado porque un exceso de motivación, según Hernández, puede convertirse en un problema, pero sólo si genera un exceso de ansiedad, que puede estar provocado por un sentimiento de amenaza, de cierto miedo a lo que pueda ocurrir.

BUSCANDO MOTIVOS PARA ESTUDIAR

Un hombre rico dio a uno de sus criados cuatro monedas. Al segundo le dio dos monedas y al tercero le dio una moneda. Me las devolveréis cuando regrese. Marchó de viaje y al cabo de un tiempo regresó. Llamó a sus criados y les pidió las monedas.

El primero había negociado con las monedas y le entregó ocho.”Has obrado con corrección y acierto, tendrás parte de mi hacienda”.Le dijo.

El segundo depositó sus monedas en el banco y le entregó cuatro. “También has obrado con corrección y acierto. Tuya será parte de mi hacienda”.Le dijo.

El tercero por miedo a perderla, la enterró y se la entregó.” ¡Criado ruin y haragán, vete de mi hacienda!. Tu desidia no te hace digno de trabajar en ella”. Le dijo.

A modo de moraleja: tenemos la obligación moral de aumentar lo que recibimos. Tenemos que CRECER como personas y eso significa desarrollar al máximo nuestras capacidades para realizar nuestra aportación al desarrollo y beneficio de nuestra colectividad.

Algunos datos

Según las conclusiones de encuestas sobre la importancia que tiene la educación entre la población juvenil que permanece en los centros educativos, la gran mayoría de los jóvenes estudiantes, un 84%, identifica como principal motivación para proseguir sus estudios, el avance hacia la construcción de un proyecto de superación personal. A pesar que la educación de hoy ha perdido valor en nuestra sociedad.

¿Te faltan motivos para estudiar?

Sabes que para realizar una acción, un trabajo, especialmente si es duro, es necesario tener una razón, un motivo fuerte que nos mueva. La motivación es aquello que te “mueve” a realizar algo para obtener o lograr una meta.
¿Te ha preguntado a ti mismo habitualmente lo qué te mueve a estudiar?

¿Estudias para conseguir algo en forma de incentivos o por otro tipo de razones más personales o por necesidades interiores?.

En la actualidad, ¿qué motivos tienes para estudiar? Analiza los que te propongo a continuación:

1. No poder o no tener otra cosa mejor que hacer.

2. No lo sé. Me dejo llevar.

3. Conseguir un premio o evitar un castigo.

4. Por obligación o presión de alguien.

5. Para complacer a mis padres y profesores.

6. Para superar un examen y obtener buenas calificaciones.

7. Para ganar mucho dinero.

8. Por norma general o rutina, lo hace casi todo el mundo.

9. Por no querer ponerte a trabajar tan pronto.

10. Porque es interesante y atractivo.

11. Para prepararte para el futuro.

12. Para alcanzar reconocimiento y prestigio social.

13. Para sentirte bien contigo mismo.

14. Para prepararte para una profesión que te gusta.

15. Porque la sociedad necesita personas bien formadas para transformarla y mejorarla.

16. Para encontrar respuesta a muchas cosas que despiertan tu curiosidad.

17. Para educarte mejor.

18. Para ser mas útil a los demás.

19. Para saber.

20. Para hacer lo que Dios espera de ti.

¿Cuáles te parecen más válidos y cuáles menos de entre los veinte?

Tu respuesta la puedes confrontar con la mía:

Los mejores: 10,11,12,13,14,15,16, 17, 18, 19, 20 Y los peores: 1,2,3,4,5,6,7,8,9

Puedes también puntuar de uno a diez los anteriores y analizarlo. Puedes invitar a hacerlo también a tus padres, hermanos o amigos y dialogar sobre los resultados de cada uno. Entre todos podéis realizar slogans de ánimo para el estudio. Todo ello te puede ayudar a encontrar tus propios motivos para estudiar.

Puede ser que te encuentres en la siguiente situación, que te mueves únicamente por incentivos: sólo para obtener elogios, premios, buenas calificaciones, etc., y para evitar posibles censuras, castigos, malas calificaciones, etc. No está mal estudiar con incentivos, le ocurre a muchos estudiantes. Lo que sí está mal es que ésa sea la única motivación. Hay que complementar esta situación y recurrir más a la automotivación. Esforzarte en encontrar motivaciones más relacionadas con tu satisfacción personal, con el gusto por lo realizado, con la consecución de pequeñas metas que te permitirán llegar allí donde te propongas. Rápidamente notarás que esta motivación es más estable y profunda.

Antes de seguir adelante quiero que seas consciente que la falta de motivos interiores o tener motivos erróneos, son la causa principal de una voluntad débil para afrontar el trabajo y la dedicación que exige el estudio. Recuérdalos:

PREMIOS MATERIALES.- No puedes acostumbrarte a hacer las cosas por el premio (moto, dinero, viajes…). Un premio, alguna vez, puede ser enormemente positivo, pero no puede ser lo habitual, puede convertirte en un materialista y calculador. Además, llegarás al punto de tener muchas dificultades para encontrarlos puesto que tendrás que ir aumentando el valor del premio para que sea eficaz.

ÉXITO.- Este motivo no es malo , especialmente si tu éxito lo compartes con los que te rodean. Comprende que tu trabajo no es sólo para ti.

NOTAS.- Lo importante es valorar tu esfuerzo y analizar si tus resultados, tus notas, están acorde con tus circunstancias y tu capacidad.

Hay que encontrar no sólo motivos para el estudio, sino buenos y valiosos motivos que incidan en las necesidades de esta nueva etapa adolescente. ¿Cuáles son?

SER VALORADO.- Los adolescentes tenéis “necesidades del yo”, esto es, necesidad de estima, de reputación. Os importa “ser alguien” ante vosotros mismos y ante los demás. Sentir ser comprendido, aceptado, valorado y querido. Te motivarás en la satisfacción que proporciona el reconocimiento de tu esfuerzo, aunque los resultados no sean los óptimos. El éxito es una buena motivación para el adolescente, pero piensa que los éxitos conllevan cada vez mayor responsabilidad.

EXPLICACIONES.- Vas siendo mayor. Ahora ya no aceptas pasivamente lo que se te dice. Necesitas tomar una postura personal. Está madurando tu juicio crítico. Por eso necesitas explicaciones de cada cosa. Piensa que el estudio es una manera de satisfacer tu curiosidad y ver resueltas tus preguntas. Te motivará por ello.

SENTIDO.- Necesitas encontrar una razón del porqué estudias lo que estudias. No te obsesiones, a nadie nos gusta aceptar las cosas porque sí. Te puede motivar llevar a cabo proyectos que te gusten y que cuenten contigo. Colabora con tus profesores, aporta sus propias sugerencias, juntos podéis, por ejemplo planificar tu tiempo de estudio. El estudio es una actividad a largo plazo, tus padres están al tanto de tus progresos y tus esfuerzos, ello sí que le encuentran el sentido al estudio…. te aportarán nuevos motivos.

AMIGOS.- Tienes mucha necesidad de amigos y estás dispuesto a dedicarles mucho tiempo y sacrificios si es preciso. Estudiar te ayuda a hacer nuevos amigos y a que la amistad crezca. Acércate a los amigos que estudian, estudia con ellos, ayúdales y déjate ayudar. Los amigos de las aulas son para toda la vida.

Algunas razones para reflexionar:

Piensa por un momento en estas situaciones:

Hay personas que no pueden estudiar (personas mayores que tú, infancia trabajadora…). Están en franca desventaja para integrarse en la sociedad actual en igualdad de condiciones al resto de los ciudadanos. Este no es tu caso. Eres afortunado por vivir en una sociedad que te ofrece oportunidades educativas, es decisión tuya beneficiarte de ellas. No dejes pasar la oportunidad.

La educación ayuda a las personas a forjar un pensamiento más crítico y autónomo, a crecer personalmente como seres sociales y competentes, a tener ideas propias y a adoptar un posicionamiento más claro y consecuente ante las diversas situaciones que tarde o temprano se plantean en la vida.

Vivimos en un país desarrollado que goza de una alta calidad de vida. Esta situación de bienestar no es obra de la casualidad, es fruto de las generaciones anteriores y de la nuestra que con su esfuerzo consiguieron mejorar. Cuanto más desarrollado está un país más preparación necesita de sus ciudadanos. ¿Tenemos la obligación moral de participar con nuestro esfuerzo en el desarrollo de la sociedad a la que pertenecemos?

La relación estudio/trabajo bien remunerado/éxito personal/situación social, no siempre está clara, por eso es necesario encontrar ese equilibrio entre formación para lograr un puesto en la sociedad, que te permita vivir de forma autónoma e independiente, y la satisfacción y el desarrollo personal que aporta la adquisición de conocimientos.

Las nuevas tecnologías amplían la posibilidad de aprender de forma entretenida, adaptándose a las posibilidades de cada uno. Utiliza esta posibilidad no sólo como entretenimiento, también para aprender.

Resumiendo:

– El éxito personal motiva, pero el éxito es alcanzable sólo si se poseen los medios técnicos adecuados (técnicas y hábitos de trabajo intelectual). Muchas de las crisis en los estudios se producen porque falla el “como estudiar”.

– Los motivos son muy importantes. El esfuerzo personal es insustituible.

– La motivación te tiene que llevar a encontrar la razón de estudiar en el mismo estudio y no por el premio o castigo que pueda llegar.

– Llegarás a situaciones donde tu motivación no sea suficiente. Entonces has de apelar a tu sentido del deber, a tu autoexigencia, para estudiar cuando no te apetece por las razones que sean. Refuerza tu voluntad.

– Habla con tus padres y tus profesores de tus estudios y no solamente de las evaluaciones y de las notas. Te pueden ayudar a plantearte y renovar tus motivos.

Ya no eres un niño. Un niño es capaz de “matarse a estudiar” para conseguir una buena nota o para ser el primero de la clase. A los chicos mayores, ya no les “emociona” tanto ese tipo de cosas. Por tu edad, por tus intereses, tienes que apelar a tu automotivación porque es una motivación más completa, más eficaz y más formativa.

Algunos trucos para tu automotivación:

Busca razones para estudiar ( por ejemplo, una finalidad, para aprobar).

Busca las ventajas que te puede reportar el estudio ( por ejemplo, para evitar broncas con tus padres, para tener un verano despreocupado).

Intenta averiguar las causas si estás desganado (por ejemplo, el cansancio).

Plantea soluciones a esas causas (por ejemplo, estudiar en otros momentos, a principio de la tarde).

Controla que las soluciones que te propones las llevas a la práctica.

Busca frecuentemente motivaciones, relaciona las cosas que te gusten con el estudio (por ejemplo: me gusta salir, pues saldré si termino lo que tengo que estudiar).

LO VOY A INTENTAR

Por su importancia, lo primero es conocer tu situación sobre cómo es tu motivación hacia el estudio actualmente. Para ello te puede ayudar responder al siguiente cuestionario:

Tacha la respuesta que consideres pensando en el siguiente criterio:

SI ….. TE OCURRE GENERALMENTE

NO….. CASI NUNCA TE OCURRE

¿Me interesan las materias que estudio? SI NO
¿Me concentro fácilmente y puedo cumplir mi horario de estudio? SI NO
¿Me interesa seguir acudiendo a clase? SI NO
¿En la clase sigo las explicaciones, pregunto las dudas, colaboro? SI NO
¿Me ilusiona aprobar el curso? SI NO
¿Quieres conseguir una meta de trabajo con tus estudios? SI NO
¿Te esfuerzas para dominar las materias de tus estudios? SI NO
¿Te señalas alguna meta cuando estudias, como una buena nota? SI NO
¿Tienes fe en tus posibilidades para superar tus estudios? SI NO
¿Cuando suspendes una materia o examen, insistes para recuperar? SI NO
TOTAL

Si la mayoría de las respuestas son SI, tienes un buen nivel de motivación. Adelante.

Si las respuestas se reparten entre SI y NO, entonces tienes que meditar y buscar alguna ayuda para aumentar tu motivación.

Si la mayoría de respuestas son NO, entonces puede que estés perdiendo el tiempo. Debes buscar ayuda en tus profesores y en el orientador.
“No puedo estudiar”, argumentan muchos estudiantes para excusar su actitud. ¿Es también tu caso?

Tienes entonces la voluntad débil para el estudio. Es más, la causa principal de tu problema es que tienes pocos motivos para estudiar y, además, son motivos pobres, poco valiosos. Posiblemente carezcas de motivos.

Sabemos que el estudio implica hacer algo todos los días, exige esfuerzo. Pero quizás no te apetece. ¿Cómo se explica que muchos estudiantes estudien por voluntad propia, incluso cuando no hay que preparar un examen? Sólo se me ocurre una respuesta: porque tienen motivos. Lo más importante para hacer algo que cuesta (estudiar, obedecer, ayudar a los demás, sacrificarse por alguien o por algo…) es tener un buen motivo para realizarlo.

Te preguntarás si es posible desarrollar en uno mismo más y mejores motivos para el estudio. Sí, es posible, si te lo propones de verdad.

Te sugiero algunos procedimientos:

Proponte pequeñas metas cada día y comprueba si las has conseguido.

Relaciona el contenido de la asignatura con algo que te guste.

Comenta de vez en cuando algún aspecto de la asignatura con compañeros muy interesados en ella o con el profesor.

Realiza algunas tareas en equipo.

Hazte preguntas a ti mismo en relación con el contenido de un tema antes de estudiarlo y trata de responderlas a medida que lo vayas conociendo.

Estudia de una forma activa: reflexiona, subraya lo importante, consulta en el diccionario o enciclopedia lo que no entiendas o exija ser ampliado.

Cada uno se conoce mejor que nadie y sabe qué cosas son las que mejor le mueven a realizar tal o cual acción. Pero no se trata de lograr la ejecución de esa tarea, de ese estudio, al precio que sea. Se trata de que tú, con esa motivación, te beneficies como persona, ganes en autonomía y libertad. Se trata de que “quieras estudiar” por ti mismo.

Estudiar cobrará sentido en la medida que consideres con frecuencia que el estudio (por ser un trabajo) es una ocasión y un medio para desarrollar muchas capacidades personales y una oportunidad para ayudar a los demás.

¿Por qué razón hay que esforzarse, cuando otros no lo hacen? No serás el primero que se haga esta pregunta. Ni el último. La respuesta es sólo tuya.

Piensa que sin un “para qué”, estudiar es difícil de aguantar, es un trabajo realmente duro. Pero con un “para qué” puede incluso ser divertido, gratificante. Engancha. Puedes creerme.

Puedes cambiar tu actitud respecto al estudio:

1.- “Dar la vuelta a la tortilla”.

Si siempre ves el lado oscuro del estudio, prueba esta técnica: en una hoja anota todas las ventajas que obtendrás si continúas estudiando y te gradúas. Subraya las tres más importantes y concéntrate en ellas. Aquello en lo que nos concentramos se realiza.

En el centro de una hoja dibuja un círculo de diez centímetros. Después, sólo con dibujos, explica cuál es tu misión, tus razones para estudiar, lo que quieres convertirte. Visualízalo y trabaja con pasión para lograrlo. ¿qué beneficios de índole emocional, mental, económico y social tendrás si lo logras? ¿Y si no?

2.- “Utiliza tus herramientas para estudiar”.

Cualquier oficio requiere sus herramientas para trabajar y hacer más fácil el trabajo. Del mismo modo en el estudio has de tener:

Un lugar de estudio en condiciones.

Disponer de material y recursos (desde los más clásicos: cuaderno, diccionario, libros, etc. Hasta los más técnicos: audiovisuales, Internet, etc.).

Manejar las Técnicas de Estudio.

Confía en ti mismo. Atrévete. Te llevarás gratas sorpresas por los resultados. Muchas cosas no se hacen, no porque son imposible, sino porque no nos atrevemos a emprenderlas. Para subir los peldaños del éxito hay que esforzarse, trabajar, no desanimarse. Creer que se puede subir y no dejar de ascender.

Imagínate mientras estudias, lees y te preparas, cuantos miles de personas a tu lado te suplican y dicen: “Prepárate bien, instrúyete bien, llénate de buenas ideas, te van a ser muy provechosas para ti, para nosotros que vamos a recibir después tus servicios productos o ideas”. Es semejante a los aplausos y ovaciones que recibe un campeón deportista.

MANTENER LA MOTIVACIÓN

Ya sabemos que la mejor motivación es la que responde al deseo de superación del individuo, la que busca aumentar los conocimientos y destrezas para llegar a la autorrealización. Esta motivación es permanente.

Es buena motivación la que responde a la consecución de metas. Ocurre que si las metas son, como en este caso, a largo plazo aparecen episodios de desánimo. Si te ocurre esto, puedes dividir la meta última en metas más pequeñas y cercanas. Los pequeños éxitos te animarán a mantener el esfuerzo. Ejemplo de pequeños pasos:

Trabajar todos los días un poco.

Sacar más partido a mi atención en clase.

Obtener menos insuficientes la próxima evaluación.

Aprobar todas las materias en la próxima evaluación.

Aprobar el curso.

Conseguir el título.

Mejorar mis notas…

En la medida que vayas consiguiendo pequeñas metas, ¡date un premio!: nadie mejor que tú sabe lo que te ha costado, un premio que sea breve y que te guste y te haga ilusión. Te puede ayudar anotar tus progresos en tu calendario.

Búscate un cómplice a quien contar lo que es significativo para ti, lo que pretendes, la forma en que vas a intentarlo. Alguien que te anime y ayude en momentos críticos. Tus padres , un buen amigo, pueden hacer este papel.

Quizás te cueste comenzar a trabajar cada día o, te sea difícil mantener un tiempo adecuado de estudio diario. Estas metas son demasiado amplias y costosas. Te puede ayudar seguir el siguiente proceso:

En un principio oblígate a trabajar una media hora.

Al cabo de una semana aumenta diez minutos cada día.

Establece pequeñas recompensas si cumples tu propósito: felicitación, salidas…

Al cabo de dos semanas, si has cumplido, estudiarás una hora y cuarto. En cuatro semanas llegarás a las dos horas que ya es un tiempo razonable.

Si en un momento dado no sigues el ritmo marcado, no te preocupes. Reinicia el proceso en el punto que ya tenías conseguido.

Si con dos horas no obtienes resultados satisfactorios, continúa el ritmo de aumento de tiempo. Piensa que cuando tu capacidad aumente, necesitarás menos tiempo.

En ocasiones se pierde el interés por una materia. Todas las materias no nos gustan por igual, pero la verdad es que hay que superarlas todas. No caigas en las socorridas excusas de que es aburrida, es difícil, el profesor es tal, etc. Las materias que tienes y el profesorado que tienes no se puede cambiar durante el curso. Mi consejo es el siguiente: trata de estudiar con más eficacia, atiende más en clase, pregunta, aplica tus técnicas de estudio de modo más preciso. Y recuerda, debes comenzar a estudiar por la materia que menos te agrada y que más esfuerzo te cuesta.

OTRAS POSIBILIDADES

Tal vez estés inmerso en tus estudios de secundaria y tengas claro que no quieres continuar tus estudios hacia bachillerato y la universidad. Quizás tu situación es de haber abandonado los estudios en cierto momento. En cualquier caso, te propongo a continuación otras dos posibilidades para reforzar tus motivos.

Razones para estudiar ciclos formativos:

UNA ELECCIÓN SEGURA. En un sociedad tan dinámica y competitiva como la actual, estudiar un ciclo formativo es una elección segura para la formación y cualificación en una profesión y preparación para el empleo.

UNA VÍA DIRECTA AL EMPLEO. Los contenidos de la formación profesional se adaptan a las exigencias del mercado de trabajo moderno. Los empresarios buscan jóvenes profesionales para dar respuesta a las necesidades de la sociedad. La formación profesional es el camino más directo para acceder a una profesión de calidad y con garantía de profesionalidad para las empresas.

UNA AMPLIA OFERTA. Un amplio abanico de posibilidades de ciclos formativos con los que se puede optar a multitud de títulos en formación profesional.

VALOR. Superar los ciclos formativos medios te otorgan el título de técnico y si son superiores te dan el título de técnico superior. Existe la posibilidad de continuar estudios universitarios.

LA EXPERIENCIA. Todas las especialidades poseen módulos obligatorios de formación en centros de trabajo, lo que supone un contacto directo con el mundo laboral. Las prácticas en las empresas son indispensables en la formación del futuro profesional. Este hecho es el primer paso hacia el éxito como lo demuestran los altos índices de inserción laboral de los titulados.

EQUIPO DOCENTE EXPERTO. Un profesorado altamente cualificado que combina experiencias en los campos educativo, académico, laboral y de investigación. El equipo docente asesora continuamente al alumnado en su trayectoria para su adecuada orientación laboral.

TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. La formación profesional cuenta con las más modernas instalaciones al servicio de los estudiantes: laboratorios, aulas informáticas, talleres específicos, instrumental técnico avanzado.

REALIZACIÓN PERSONAL EN UN MEDIO PRODUCTIVO REAL. Trabajar de la misma forma que lo hacen las empresas potencia y estimula la capacidad del estudiante, en un marco de aprendizaje atractivo y ameno. La formación que mejor se adapta ala s necesidades laborales de un mercado en constante movimiento.

UN VALOR QUE COTIZA EN EL MERCADO. Más que nunca cotiza en el mercado de trabajo de la Unión Europea, se ha convertido en una vía directa al mundo empresarial, social y tecnológico. Un valor seguro para el triunfo personal y profesional.

Razones para estudiar a distancia.

La educación a distancia posibilita la formación de personas que por razones de trabajo, de residencia, edad, o cualquier otro motivo personal, no pueden acceder a otros estudios presenciales.

Por su organización, permite compaginar los estudios con otras actividades y obligaciones, ya sean laborales, sociales o familiares.

Ofrece una amplia oferta de estudios, temas y cursos.

Facilita al alumno la posibilidad de escoger estudios relacionados con sus intereses e inquietudes reales en función de su situación de partida.

Permite la posibilidad de decidir dónde, cuándo y cómo estudiar.

El estudiante puede escoger el formato en el que quiere recibir la información: escrito, audiovisual, informático… facilitando su propia planificación del trabajo.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Estaremos de acuerdo en que los motivos son algo importantísimo, de gran ayuda para el estudiante. Pero no llegues a la falsa conclusión de que hacen innecesario el esfuerzo personal. Los motivos despiertan el interés, ayudan a centrar la atención, estimulan el deseo de aprender, conducen al esfuerzo. Aquí termina la función de los motivos. A partir de aquí empieza tu esfuerzo.

Aprender es una sensación que “engancha” .¡Fórmate bien!. Tú eres el más interesado.

Tienes que ser activo e implicarte en tu propio proceso educativo. Es tu vida futura la que está en juego. Ya no eres tan niño.

BIBLIOGRAFÍA

ÁNGEL SAEZ ………………………………………………. ¿Por qué estudiar?

CARLOS PEREYRA …………………………………….. ¿Por qué y para qué estudiar?

Mª JOSÉ NAVARRO MONTAÑO ………………… Estudiar….. ¿para qué?

FRANCISCO GONZÁLEZ …………………………….. La Motivación en el estudio

JACOBO CANO DE ESCORIAZA ………………….. La motivación y la del tiempo en el estudio.

MERY ROSALES OYALLES …………………………. ¿Para qué estudio esto?

RICARDO REGIDOR………………………………………… Dadme una palanca

A. JORGE JIMÉNEZ …………………………………. Cuadernos de Acción Tutorial

EDUCAWEB. FORMACIÓN VIRTUAL.

123.COM. APRENDIENDO A VIVIR.

MACARENAORIENTA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *