MÉDICOS DEL HOSPITAL DE CRUCES PIDEN A LOS AYUNTAMIENTOS NO ALENTAR LA INGESTA DE ALCOHOL Y DROGAS ENTRE JÓVENES

Estibaliz Santamaría
Las autoridades médicas encienden las alarmas. Las intervenciones de urgencia por el consumo abusivo de alcohol entre adolescentes son el pan de cada fin de semana en las hospitales vizcaínos, pero los facultativos se niegan a acostumbrarse. En una carta remitida a nuestra sección “enlace”, los doctores Gabriel Gutiérrez Herrador, jefe del Servicio de Urgencias del hospital de Cruces, y Javier Benito Fernández, responsable de Urgencias Pediátricas, alzan públicamente la voz ante lo que consideran «un problema social de difícil solución al que no debemos acostumbrarnos».

Advierten de que «los viernes y sábados por la noche es habitual que los centros sanitarios recibamos pacientes cada vez más jóvenes tras ingerir alcohol de forma masiva y, cuando coinciden fiestas locales, la casuística se dispara». Sin ir más lejos, el pasado 22 de septiembre, entre las 21.00 y las 00.00 horas, cuatro adolescentes de entre 13 y 15 años fueron atendidos en Cruces por intoxicación etílica grave, coincidiendo con una popular fiesta local. «Alguno de ellos llegó al grado de coma etílico y sólo la rápida intervención de los servicios sanitarios evitó un trágico desenlace», sostienen ambos profesionales en su escrito. Esa misma noche, la DYA atendió otras muchas llamadas por ingesta de alcohol entre adolescentes en el mismo recinto festivo.

Superado el peligro médico, Gutiérrez y Benito van más allá y recuerdan «con estupor» cómo, días después de atender a estos pacientes, cayó en sus manos el cartel que anunciaba la fiesta en cuestión. «A nuestro entender, representaba una exaltación del consumo de sustancias nocivas estimulantes, como el alcohol y drogas, como motivo central de la fiesta para los jóvenes», observan en el escrito remitido al periódico.

(…). En su cartel anunciador, se aprecian tres personajes que despiertan la polémica. Dos de ellos llevan `katxis’ (vasos con alcohol) en la mano y el otro, un `porro’ y una camiseta con una hoja de marihuana. «No pretendemos establecer una relación causa-efecto y seguro que la intención de los diseñadores y patrocinadores del cartel, dos entidades públicas, estaban lejos de promover el uso de drogas -comentan los autores de la misiva­. Pero sí refleja la baja sensibilización que aún existe en nuestra sociedad ante este grave problema».

Por ello, asumen como una obligación, «sobre todo de los que tenemos funciones públicas», promover hábitos saludables y no aceptar como normal conductas tan perjudiciales «y, a veces, incluso mortales».

Llueve sobre mojado. Los propios vecinos del barrio ya mostraron su consternación ante las escenas de borracheras adolescentes que poblaron aceras y portales aquella jornada. Denunciaron destrozos callejeros, robos en comercios… La presión popular llevó a los responsables municipales a tomar cartas en el asunto.

De momento, 1a única consecuencia son dos multas de 3.000 euros impuestas por el Ayuntamiento contra un comercio que vendió alcohol a menores y contra un particular que sirvió de intermediario para que otros adolescentes pudieran hacerse con este tipo de bebidas. Ayer, todas las miradas se dirigían al cartel de fiestas y a la responsabilidad que sobre él pudiera tener el Ayuntamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.