Mantener la mente abierta

Verdi, aquel famoso compositor italiano, creó su obra “Falestaff” con ochenta años, después de ímprobos esfuerzos, siendo ya una celebridad. Ante la pregunta de un curioso de por qué estando ya en el cénit de su carrera y ya tan anciano se había sometido a esa exigencia tan grande, el maestro contestó: “Toda mi vida he sido músico. He buscado la perfección y siempre me ha esquivado. Pero siempre he pensado que debía hacer un nuevo intento.” Es preciso no dejar nunca de esforzarse, no jubilar nuestra mente ni nuestro espíritu, mantener la inteligencia atenta y abierta a nuevos saberes, y pensando siempre en lo que supone de aportación a la vida de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.