LOS PADRES PROHIBIRÍAN MUCHOS VIDEOJUEGOS SI CONOCIESEN SU CONTENIDO

Javier Urra. Pedagogo y Defensor del Menor
Aunque lleva más de 20 años trabajando por el bienestar del niño, Javier Urra reconoce que es un mundo tan complicado y cambiante que hace falta estar muy al día para ser un padre capaz de inculcar valores saludables a sus hijos. Primer defensor del menor en España y tenaz comunicador de los problemas que acechan a la educación actual, acaba de dar, una conferencia en el colegio Nuestra Señora del Carmen de Portugalete.

-¿Es difícil formar una familia?

-Ser madre o padre exige mucho hoy en día. Educar a los hijos no es una ciencia, sino un arte cargado de sentido común.

-Y de constancia…

-Dedicar mucho tiempo a escuchar, a enseñarles el respeto a los mayores, a la naturaleza. No prohibir porque sí, sino hablar en positivo de que, por ejemplo, es mejor hacer deporte o cualquier otra cosa que practicar el botellón.

-¿Qué preocupa más al progenitor?

-Por supuesto, las drogas y el alcohol, pero a muchos les su-pone un gran problema la hora de llegada a casa de los adolescentes.

-¿Hay que poner límites?

-Por supuesto que sí, pero en igualdad de condiciones entre padres e hijos. Proponerle algo atractivo a la mañana siguiente….

-¿Padre o amigo?

-Padre. Nunca se podrá ser amigo porque son etapas distintas, aunque se intente.

-¿No se les protege demasiado?

-Sí, pero no lo es todo que vistan bien o no coman yogures caducados. No se vigilan otras cosas como Internet o las consolas. Los padres prohibirían muchos videojuegos si conociesen su contenido.

– También se les pide mucho…

-Cierto. Algunos quieren que sus vástagos sean esponjas de conocimiento.

-¿Y qué es lo mejor?

-Educarles bien. Pocos asumen que los primeros años del niño son fundamentales en su formación, más incluso que la universidad. No puede ser que un joven sólo quiera ser rico de mayor o que no sepa valorar el esfuerzo de conseguir las cosas.

-¿Y la escuela?

-Por desgracia, se hace más caso á un director de cine que a un profesor, aunque realmente es éste el que consigue inculcar muchos de los valores que marcan una vida. No se valora nada su esfuerzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.