Los niños con necesidades especiales están mejor en escuelas para ellos

Mary Warnock, que defendió la integración de los niños discapacitados en las escuelas normales, reconoce que ha sido un fracaso. 15-06-2005
La cuestión de si los niños discapacitados deberían estudiar en escuelas especiales o integrarse en las escuelas ordinarias ha sido motivo de debate en Gran Bretaña como en otros países. La legislación adoptada por los laboristas en 1997 favoreció su integración en las mismas escuelas que los demás alumnos. Ahora la baronesa Mary Warnock, la pedagoga cuyo informe fue decisivo para que el gobierno adoptara esa política, piensa que la medida ha sido un fracaso y que habría que abandonar la integración.

Warnock ha publicado un informe en el que sostiene que “si bien la inclusión es un ideal para la sociedad en general, no siempre es un ideal para las escuelas”. En el caso de los niños con necesidades especiales la integración escolar no ha funcionado y hay que reconocerlo. Niños vulnerables con graves problemas pueden quedar aislados en las grandes escuelas normales. En cambio, en las escuelas especiales más pequeñas encuentran un ambiente más tranquilo y atento a sus necesidades personales.

Este cambio de postura se produce en un momento en que muchas escuelas especiales están luchando por su supervivencia. En Gran Bretaña hay 1.148 escuelas especiales, pero han cerrado 91 desde 1997. La ley vigente establece que un niño discapacitado debe ser educado en una escuela normal, a no ser que los padres deseen otra cosa o que su integración pueda suponer una interferencia en la educación de otros niños. Un portavoz del gobierno laborista ha explicado que el número de plazas en las escuelas especiales ha bajado ligeramente, debido sobre todo a la reorganización o fusión de escuelas.

Graham Barton, portavoz de la Liga de escuelas especiales, se ha congratulado con el cambio de opinión de Warnock: “La inclusión se ha utilizado por los políticos como la panacea políticamente correcta , pero miles de padres saben que se les ha vendido una falsa ilusión, y que sus hijos, los que más ayuda necesitan, han sufrido en las escuelas normales” (“Daily Telegraph”, 9-06-2005).

Warnock propone un cambio en el estatuto y los objetivos de las escuelas especiales. Actualmente, dice, su uso está limitado a los niños con mayor discapacidad. Se las considera poco más que centros de día u hospitales, con instalaciones educativas. En su lugar propone un sistema de escuelas especiales que sirvan a variadas necesidades, incluidas las de los niños autistas, en un ambiente más adecuado para niños emocionalmente vulnerables.
Con la autorización de: www.aceprensa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *