Los jóvenes y el alcohol

La cultura mediterránea, incluida la española, está muy relacionada con las bebidas alcohólicas. Su consumo está tan arraigado que no hay fiesta, celebración, recepción, trato, tradición, incluso nuestra dieta, que no dé cabida “al beber o al brindar “.

El alcohol es una sustancia institucionalizada. Es nuestra droga legalizada. Estamos entre los primeros productores pero también entre los mayores consumidores.

Hoy admitimos el alcohol como una droga. Una droga de tal poder que introducida en un pueblo que la desconoce lo desintegra (ejemplos de pueblos indios de América del Norte y del Sur ). La mayor toxicomanía que existe en España es el Alcoholismo, una plaga social que se ha incorporado a nuestra forma de vivir sin crear un total rechazo.

Siéndonos tan familiar el alcohol, no puede hacernos mirar hacia otro lado cuando esconde multitud de problemas físicos y psíquicos en las personas que lo consumen; es el centro de un inmenso entramado económico y publicitario; a su tratamiento se destina una buena parte de nuestro presupuesto sanitario; se esconde tras un buen número de accidentes, ya sean laborales o de tráfico, y episodios de violencia y orden público; y es, en fin, una de las grandes causas de mortandad en nuestro país.

Atrás está quedando la imagen del alcohólico en su soledad y desesperanza. El fenómeno del alcoholismo está cambiando de faz. Ahora se manifiesta en grandes grupos de personas cada vez más jóvenes, reunidos en las calles y plazas de nuestros pueblos y ciudades, ingiriendo, mayor cantidad y de mayor graduación, bebidas alcohólicas.

La alarma ha sonado. Cientos, miles de jóvenes se acercan al alcohol de forma convulsiva, desproporcionada, sin razones aparentes. Medidas de tipo prohibitivo y policial ya se han tomado. No son suficientes, Plantear alternativas que llenen el peculiar comportamiento de las jóvenes generaciones no es fácil. La prevención, la formación y la educación sobre el fenómeno deben llegar a toda la sociedad, especialmente a las familias. Posiblemente la unión de las tres sea la mejor solución que podamos encontrar.

ALGUNOS DATOS Y CURIOSIDADES

España es el séptimo país consumidor mundial por habitante y año. El segundo de Europa.

El consumo de alcohol en la mujer se va equiparando al del hombre.

En España hay más de tres millones de alcohólicos.

Entre 1955 y 1979 se ha triplicado la producción de vino, se ha quintuplicado la de licores y se ha multiplicado por diez la producción de cerveza.

El consumo de alcohol puro ha pasado de 7,86 l. en 1955 a 17,10 l. en 1977 por habitante y año.

En el año 2000, 12000 personas perdieron la vida a causas vinculadas al alcohol.

Sólo en Madrid, medio millón de jóvenes entre 15 y 19 años se emborrachan habitualmente los fines de semana.

A los 11 años, el 3,5 % de los niños ha probado ya el alcohol.

Entre los 14 y 18 años, 3 de cada 4 consumen alcohol. El 15 % todos los días. El 40 % se ha emborrachado alguna vez. El 28 % reconoce haber tenido algún problema por el consumo de alcohol (salud, riñas, conflictos familiares, peleas,…).

Hacia los 15 años se producen los mayores incrementos en el consumo. Los mayores problemas de adicción se dan entre los 25 y 35 años.

Es causa del 25 % de los accidentes laborales. Del 40 % de los accidentes de tráfico. Del 46 % de los homicidios. Del 25 % de los suicidios.

El alcohol se lleva el 16 % del gasto sanitario.

El negocio del alcohol mueve extraordinarias cantidades de las que la hacienda pública saca una buena tajada.

El alcoholismo está reconocido como enfermedad por parte de la Organización Mundial de la Salud.

La mayoría de los alcohólicos reconocen haber sido alcohólicos de fin de semana.

En España está prohibida la venta de alcohol a menores de 18 años. El consumo entre menores está permitido.

¿QUÉ ES EL ALCOHOLISMO?

El alcoholismo es el abuso de bebidas alcohólicas; dependencia con respecto del alcohol; conjunto de manifestaciones patológicas ligadas a la dependencia con respecto del alcohol.
El alcohólico es la persona que consume con exceso y de manera habitual bebidas alcohólicas.

TAMBIÉN DEBES SABER

Se denomina ALCOHOLEMIA a la presencia de alcohol en la sangre. En general, hasta una absorción de 0´5 gramos por litro de sangre no se traduce en el comportamiento.

BEBIDAS ALCOHÓLICAS son las que contienen alcohol ETÍLICO producido directamente por la FERMENTACIÓN de granos o frutas (vino, cerveza, sidra ) o indirectamente por la DESTILACIÓN de las bebidas fermentadas, quitan el agua y tienen más alcohol (coñac, whisky, ron ). Cuando una bebida ha sido adulterada, aparece el alcohol METÍLICO. El alcohol etílico se oxida y se elimina en 24 horas; el alcohol metílico se retiene en el organismo varios días y se descompone en ácido fórmico y formaldehídos causando mayores problemas.

El GRADO DE ALCOHOL es el tanto por ciento de alcohol puro que tiene cualquier bebida. Se mide en grados (12º , de 100 partes tiene 12 de alcohol puro).

CUANDO SE BEBE, ¿QUÉ OCURRE?

El alcohol que se toma es absorbido por la mucosa gastrointestinal a nivel de los intestinos (duodeno y yeyuno) desde dónde se difunde por todas la vísceras a través de los capilares y se distribuye uniformemente, también en sangre y aire (pruebas de alcoholemia). Se transforma en el hígado por medio de enzimas liberando gas carbónico, agua y calorías. Podemos metabolizar unos 168 gramos de etanol en 24 horas. Aparece en sangre a los 5-15 minutos de la ingesta, llegando a un máximo a los 30-90 minutos, para luego descender.

En la medida que el alcohol va llegando al cerebro se produce la INTOXICACIÓN ALCOHÓLICA o más conocida la BORRACHERA.

TIPOS DE INTOXICACIÓN ALCOHÓLICA

1.- INTOXICACIÓN ALCOHÓLICA AGUDA

El grado de intoxicación etílica se correlaciona con la concentración sanguínea de alcohol. En ella se pueden advertir tres fases:

FASE DE EXCITACIÓN: (alcoholemia de 1 a 2 gr/litro). Se caracteriza por euforia, exaltación, labilidad emocional, desinhibición, torpeza de movimientos finos…

FASE DE EMBRIAGUEZ: (alcoholemia de 2 a 3 gr/litro). Aparece alteración del comportamiento, dificultades de ejecución, pérdida de juicio, palabras entrecortadas, ojos rojos, temblor, vómitos, aceleración del ritmo cardiaco y respiratorio…

FASE COMATOSA: (Alcoholemia superior a 3 gr/litro). Es un coma de profundidad variable con hipotonía, hipotermia, hipotensión…. que suele durar unas horas seguido de una amnesia total del episodio. Es de obligado tratamiento médico (urgencia).

2.- EL ALCOHOLISMO CRÓNICO

Se denomina alcohólico crónico el que absorbe cada día y durante varios años una dosis de alcohol igual o superior a 160 gramos (unos dos litros de vino de 10 grados).
Hay dos tipos de bebedores: el tipo GAMMA que toma un trago y continúa bebiendo hasta embriagarse totalmente. Y el tipo DELTA que es el habitual, bebe grandes cantidades controladamente, llegando así a la dependencia física y psíquica.
Se instala la necesidad de beber, verdadera dependencia toxicomaníaca, uno de cuyos signos más constantes es la necesidad del vaso matinal bebido en solitario.

La supresión brusca del alcohol lleva al SÍNDROME DE ABSTINENCIA caracterizado por temblores, sudores, taquicardia, fiebre, vómitos…, evolucionando hacia el DELIRIUM TREMENS: alucinaciones terroríficas, intensamente vividas y exageradas a la caída de la noche, acompañado de una deshidratación muy importante y de una hipotermia que pueden poner la vida en peligro. Dura unas horas y puede llegar a días. Finaliza en un profundo sueño con amnesia.

LAS CONSECUENCIAS DEL ALCOHOL

Los efectos del alcohol comienzan desde la primera copa. En la medida que una persona va introduciéndose en el alcoholismo los problemas, tanto físicos, psíquicos como sociales se multiplican:

LOS EFECTOS DEL ABUSO DEL ALCOHOL
Signos de degradación moral e intelectual
Desaparece la energía y el amor propio
Variaciones de humor y carácter
Explosiones de cólera, celos, conversaciones banales, violencia
Trabajo irregular que termina perdiéndose
Pérdida de responsabilidad familiar
Conductas delictivas y suicidas
Innumerables complicaciones médicas:

Digestivas – gastritis, úlceras, hepatitis, cirrosis, ….
. Metabólicas – hipoglucemia ……
Musculares y neurológicas – miopatías, trastornos del sueño, ….
Psiquiátricas – ansiedad, ….
Cardiovasculares – hipertensión, enfermedad coronaria, ….
Infecciones – neumonía, …
Déficit de vitamina B1
Y más cuando se relaciona con el café, los medicamentos,…

¿POR QUÉ SE BEBE ALCOHOL?

Entre las causas que acercan a los individuos al abuso del alcohol podemos mencionar:
Cierta predisposición por poca voluntad, debilidad mental
Individuos neuróticos
Inadaptación social
Problemas de tipo sexual (que jamás reconocen)

Otros factores que también influyen:

Competitividad social
Hedonismo ( por placer, buscar satisfacción con el mínimo esfuerzo)
Falta de cohesión social
Carencia de amistad
La propaganda

ALCOHOLISMO DE FIN DE SEMANA: EL BOTELLÓN

Todas las tardes y sobre todo las noches de los fines de semana grupos masivos de jóvenes provistos de bolsas con bebidas alcohólicas compradas en comercios, ocupan los espacios públicos de las ciudades españolas con la intención de divertirse.
El fenómeno del botellón es un ritual de grupo que responde a la necesidad del joven de crear un vínculo con el grupo de amigos dónde el alcohol tiene un papel protagonista. La bebida ya no acompaña al ocio; ahora la embriaguez es el objetivo fundamental del tiempo libre.

Mientras las cifras hablan de un descenso en el consumo de alcohol entre los adultos, entre los jóvenes aumenta y cada vez se comienza a beber con menor edad. El botellón es la modalidad más barata de beber. Es un cambio en la forma de beber, los días laborales no se bebe pero los fines de semana se realizan grandes consumos mezclando bebidas muy fuertes.

El fenómeno no es nuevo. Todas las generaciones de jóvenes se han reunido en torno a unas copas y han utilizado el alcohol en sus ritos de iniciación al mundo de los adultos. La nota novedosa de las generaciones de hoy es el gran número de jóvenes reunidos que resulta amenazante. La costumbre del botellón ha superado los límites de urbanidad y constituye un serio peligro para la salud de muchos jóvenes. Todos los fines de semana se repite el acontecimiento: molestias a los vecinos, ruidos, destrozos a los bienes privados y públicos, episodios de violencia, carreras de ambulancias… , el botellón es el caldo de cultivo de los nuevos alcohólicos. Todas las alarmas han saltado, el debate se ha instalado en la sociedad española.

¿POR QUÉ BEBEN LOS JÓVENES?

Ejemplos de razones que aportan los mismos jóvenes:
· Bebo para pasármelo bien. No puedo pagar cinco euros por cada copa
· Bebo para estar bien y para olvidarnos de todo. Es bueno para ligar.
· Me gusta, es guay.
· Lo hacen mis amigos.
· Me permite hablar a gusto con los amigos al aire libre.

Evidentemente no podemos quedarnos con estas respuestas aparentemente simplistas. Tras ellas se esconde un fenómeno de profundo calado que merece un análisis más detallado. De esta forma descubriremos que además de las razones un tanto personales que se han apuntado arriba, encontramos todo un abanico de causas que tienen que ver tanto con el estado evolutivo del preadolescente y adolescente como de las características de nuestro sistema social:
En la sociedad de hoy los jóvenes disponen de mayor tiempo libre, particularmente los fines de semana. Tienen una asignación económica a todas luces insuficiente para costearse bebidas en locales especializados. Y gozan de cierta permisividad por parte de los padres en los horarios y tolerancia social (es cosa de jóvenes).Estos factores favorecen el fenómeno del botellón.

Todas las generaciones de jóvenes han buscado formas de romper y diferenciarse del resto. El botellón es la nota de esta generación. Aquí los chavales encuentran la forma de pasarlo bien, divertirse y establecer lazos ya sean amistosos o afectivos con sus iguales. Es un fenómeno marcadamente grupal. Beben en compañía de sus amigos.

El joven cuando bebe está proyectando la imagen a los demás de que ya es mayor, que ha roto con las pautas de los niños y comienza a adoptar las de los adultos.

Vivimos en una sociedad que tiene como modelo de éxito en tener más con menos esfuerzo. Los triunfadores por no hacer nada llenan los programas de las televisiones. Los modelos que aportan las familias están en franca oposición al mundo de los jóvenes. El joven no está en disposición de alcanzar el éxito laboral, aún no tiene edad, por lo que busca el éxito en las relaciones personales. Ser rechazado por el grupo es mucho más serio.

El joven piensa que “controla”, que “sabe lo que hace”, que “sabe cómo y hasta dónde puede beber”. A él no puede sucederle lo mismo que a los que abusan del alcohol.

El mundo de la publicidad también tiene un papel importante en los jóvenes con mensajes en la línea de romper con la infancia, ruptura del modelo familiar y adopción de nuevos modelos de conducta. Ofrecen salida de los problemas, superación de la timidez, divertimento a raudales, facilidad para ligar… Y todo ello acompañado siempre de consumo de alcohol. No se trata de hacer responsable a la publicidad de los problemas de los jóvenes, pero sí de estar presentando el alcohol como una alternativa, como una ayuda y como un signo de identidad.

¿TIENE SOLUCIONES EL “BOTELLÓN”?

En un fenómeno tan amplio no podemos quedarnos en solicitar y que los poderes públicos establezcan medidas, como está ocurriendo, de tipo prohibitivo: elevar la edad del consumo, prohibir la venta de alcohol a menores, aumentar los efectivo policiales para mantener el orden público,… Sin menospreciar el valor que tienen en si mismas para mitigar los efectos del alcohol, no van a ser nunca definitivas. Los jóvenes buscarán otras formas, otras estrategias para conseguir alcohol, cambiarán de lugar,… pero el fenómeno del alcohol seguirá estando ahí.

Desde muchos ámbitos se plantea como mejor solución la PREVENCIÓN:

1.- PREVENCIÓN PRIMARIA.

Debe ser compartida por amplios sectores de la sociedad. La familia va a tener un papel muy importante favoreciendo el proceso de maduración del joven, estimulando la búsqueda de identidad, cultivando la autoestima, creando un clima de confianza y comunicación y aportando ejemplos y modelos sinceros de comportamientos frente al alcohol.
Es primordial en este campo la información, la educación de la población, fomentando los aspectos positivos de la salud y dando a conocer los efectos negativos del uso y del abuso del alcohol.

2.- PREVENCIÓN SECUNDARIA.

Trataría de disminuir el número de personas con problemas por abuso o dependencia del alcohol para evitar el deterioro psicofísico.

ALTERNATIVAS AL “BOTELLÓN”

En algunas ciudades españolas están surgiendo iniciativas para combatir los efectos perniciosos de la costumbre del “botellón”. Básicamente no se trata de suprimir drásticamente el consumo de alcohol sino de ofrecer competidores válidos para llenar el tiempo de los jóvenes.
Tienen en común el reunir los fines de semana en locales amplios a grandes grupos de jóvenes y plantear y realizar todo de actividades alternativas: deportivas, culturales, artísticas, musicales, etc. Están obteniendo éxito en la medida que con la dinámica del fenómeno del “botellón” los jóvenes encuentran actividades atractivas dónde participar, se divierten, comparten con sus amigos, conocen gente……. pero el alcohol va quedando en un segundo plano y los problemas comunitarios y de orden público desaparecen.
“Abierto hasta el amanecer” GIJÓN
“La noche más joven” MADRID

DETECCIÓN PRECOZ

El cuestionario SQR de la Organización Mundial de la Salud recoge cinco preguntas referidas al alcoholismo, de forma que una sola respuesta afirmativa determina la identificación del individuo como un caso de alto riesgo de sufrir esta enfermedad.

CUESTIONARIO:

¿Alguna vez le ha parecido a su familia, a sus amigos, a su médico…. que estaba bebiendo demasiado?

¿Alguna vez ha querido dejar de beber pero no ha podido?

¿Ha tenido alguna vez dificultades en el trabajo (o en el estudio) a causa de la bebida, como beber en el trabajo o el colegio o faltar a ellos?

¿Ha estado en riñas o lo han detenido estando borracho?

¿Le ha parecido alguna vez que usted bebía demasiado

ALGUNAS RESPUESTAS PARA REFLEXIONAR

BEBO PORQUE ME DA CONFIANZA. Este motivo tiene más de negativo que de positivo. Puedes beber en ocasiones muy especiales (un discurso, una despedida..) pero si comienzas a necesitar el alcohol en situaciones más cotidianas…. ¡CUIDADO!
BEBO PORQUE ME GUSTA EL SABOR. Buena razón. Pero si bebes grandes cantidades perderás la capacidad de distinguir distintos sabores.
BEBO PORQUE ME HACE SENTIR BIEN. El problema será cuando te sientas mal si no tienes alcohol.
BEBO PARA CELEBRAR ALGO. Buena razón siempre que no celebres varias cosas a la semana.
BEBO PARA OLVIDAR LAS PREOCUPACIONES. Si tienes este propósito es posible que tus problemas empeoren puesto que si lo haces a menudo el alcohol a la larga te hará sentirte más deprimido y preocupado, cada vez serás menos capaz de resolverlos. ES UN RIESGO MUY GRANDE.
BEBO PORQUE ME EMPUJAN MIS AMIGOS. A todos nos gusta beber con los amigos. Cuando un amigo bebe mucho y te incita a que tú también lo hagas es porque se siente amenazado, está preocupado y se siente culpable. Ayúdale de otra forma.
BEBO PORQUE LA GENTE CON LA QUE SALGO BEBE. Tú puedes elegir qué vas a beber y cuánto vas a beber. Todos no toleramos de la misma forma el alcohol, el más bebedor puede causar serios problemas a los que aguanten menos. HAZTE ENTENDER.
BEBO PARA CALMARME. Beber por este motivo te llevará a un aumento gradual de lo que bebes. Hay otras formas de calmar el stress. PELIGRO.
BEBO CUANDO ESTOY ENFADADO. El alcohol no va a remediar la causa del enfado.
BEBO PORQUE HAY OCASIONES QUE SERÍA DE MALA EDUCACIÓN NO HACERLO. Un “no quiero beber esta noche” debe ser tan aceptado como un “no fumo”, simplemente por respeto y educación.
BEBO PORQUE ME REANIMA. Buena razón. Una pequeña cantidad de alcohol estimula, el aumento de alcohol tiene un efecto depresivo.
BEBO PORQUE ME AYUDA A SENTIRME A GUSTO CON LA GENTE. El alcohol hace fluir la conversación, en especial con el sexo opuesto. Si te resulta difícil estar a gusto en compañía de otros sin alcohol resulta peligroso.
BEBO PORQUE NO HAY OTRA COSA QUE HACER. Si esta es tu forma de pasar tu tiempo libre en un momento dado te encontrarás con un montón de tiempo libre por cualquier causa y entonces beberás más. Te costará volver a reducir tu consumo de alcohol.
BEBO PORQUE ME AYUDA A RELAJARME. Es una de las principales razones por las que el alcohol ha sido consumido durante miles de años. Si esto ocurre con frecuencia terminará con el mismo efecto que los tranquilizantes: dependiendo de él. PELIGRO.

BIBLIOGRAFÍA

DROGAS Y TOXICOMANÍAS. Mario Alfonso Sanjuán. Pilar Ibáñez López

Fundación de Ayuda contra la drogadicción: Plan Integral de Prevención Escolar (PIPES).

Revista HACER FAMILIA. Enero 1999. Abril 2002.

Informe de Alcohólicos Anónimos España.

Informes Federación de Ayuda contra la drogadicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *