Llamarles motes

Lo mismo hicieron el resto del grupo, tanto los que estaban en la misma aula, fundamentalmente Hasier e Iker, como en diferentes (Jon U., Ion T. o Josu M.) pues aprovechaban los términos de las clases para acudir donde estaba Jokin y tras insultarle “chivato, cagón”, le propinaban empujones y chetas (cachetes con la mano en la cabeza). Esto lo hacían dos o tres veces al día. Para evitar ser vistos por los profesores Beñat A. vigilaba para que nadie se acercara y en otras ocasiones era Iker E..
En 4º, llegó al centro un chico muy conflictivo que se juntó con los de mi colegio, y aquello se convirtió en un calvario. Me hicieron un vacío social enorme, se burlaban casi todos los días de mí, con motes como drogadicta o furcia. Y hasta sufrí que el chico éste, que se llama Chema, quisiera quemarme con un mechero y me retuviera en mi aula por ello.

Dicha investigación se dirige contra el grupo de alumnos más activos en la actitud de acoso a V, el joven maltratado, al que llamaban “mariquita”, le escupían, empujaban o impedían entrar en el servicio de hombres.

El martes un chico vino a preguntarme q q habia pasado y yo se lo conte todo, y le dije q era negro de karate, y podria matar a alguna… No se porq se lo dije! Me siento muy mal por haber contado eso!!!! pero fue producto del nerviosismo, no sabia por donde tirar. Este chico se q lo ha ido comentando por ahi porq ahora se dedican a hacer el tonto cuando paso y me han puesto un mote.
En cambio, ella recuerda ser buena estudiante, que no salía de noche y que, quizás por eso, en el instituto empezó a ganarse motes de sus compañeros. “En el siguiente curso ya empezaron a hacerme el vacío, me ponían más motes y se extendió a la calle, hasta un grado paranoico porque me pasaba con personas que no conocía”, explica. Al vivir en un pueblo pequeño, en el que se conoce todo el mundo, lo que divertía a algunos de sus compañeros empezó a ser un “entretenimiento” para más gente, una diversión que ella sufría como “un ensañamiento. Todo el mundo te hace el vacío, cada vez es peor y se va añadiendo más gente”, relata de su experiencia.
El acusado y al menos otro de sus compañeros insultaban a la víctima con expresiones como “puta” o “zorra”.
La Fiscalía de Menores ha abierto una investigación para aclarar un supuesto caso de acoso escolar de una estudiante de tercero de ESO de la Escuela Pía de Barcelona que presentó una denuncia contra dos compañeros a los que acusa de insultarla y perseguirla, además de recibir un bofetón de uno de ellos. La adolescente explica que pocos días después de empezar las clases (lo que hizo el pasado 19 de septiembre), algunos chicos que cursan cuarto de ESO la insultaban llamándola “pija” y “payaso” porque vestía de forma clásica, además de recibir notas en las que le preguntaban si “quieres follar conmigo”.
Un día que llevaba falda unos niños consiguieron hacerle una foto de la entrepierna en la que se le veían las bragas, con un teléfono móvil. Aparte de los insultos, la adolescente asegura que ese día llegaron a darle un “manotazo en toda la cara y bastante fuerte” después de un intercambio de gritos entre ellos. “Los profesores lo vieron y no hicieron nada (…)”.
Al menos dos niñas, de 13 y 14 años, han sido víctimas del grupo de adolescentes. Una recibió un recado por móvil en el que se le decía que “ojalá que kuando yegues a kasa ste tu perro jugando kn l korazon d tu p… madre”; a la otra le llegó un e-mail con expresiones del tipo “hola zorra… hoy vacilaste a una amiga mia y mira, con ella no t metes!!! Ten cuidadin entiendes!!! mira mocosa m imagino que habras escuchado hablar de mi… yo voy cn navahjas y peña entendido?? así q espero k nadie m hable de ti… pq cm diga algo sobre ti te juro k t violo y t mato”.

“A menudo escucho que os referís al hombre que comete un delito como si no fuera uno de vosotros, como un extraño y un intruso en vuestro mundo… Mas yo os digo que de igual forma que ni una sola hoja se torna amarilla sin el conocimiento silencioso del árbol, tampoco el malvado puede hacer el mal sin la oculta voluntad de todos vosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *