Las series de adolescentes trivializan las drogas

Las chicas son sensibles y manipuladoras; los chicos, fuertes y simplones. El estudio Qué menores ven los menores en televisión, elaborado por la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) para el Defensor del Menor de Madrid, afirma que las series siguen pintando roles de género en los adolescentes, aunque sea en contraste con una estética y un lenguaje modernos y transgresores.
Un estudio del Defensor del Menor de Madrid da la alarma
Física o química, Los Serrano o HKM son (o eran: las dos últimas ya no están en la parrilla) espejos en los que se miran los adolescentes, según el estudio, y que les devuelven jóvenes autosuficientes, individualistas aunque políticamente correctos y que ven el sexo y las drogas como algo normalizado y sin consecuencias negativas.

Arturo Canalda, Defensor del Menor, pone a Física o química, una de las series más populares entre el público infantil y adolescente (donde dos alumnos se han acostado con una profesora y unos adolescentes hacen un trío), en el punto de mira: “Para mí es una de las más conflictivas y además tiene una continuidad en el cine, por ejemplo con Mentiras y gordas; los roles se repiten y nada es inocuo, se imita todo”.

Se retrata a los adultos como “adolescentes añosos”, dice Alejandro Perales, presidente de AUC, que “no maduran, por ellos simplemente han pasado los años”. Por tanto, los adolescentes les ven como iguales y sienten que las normas “se pueden y se deben transgredir”. Los padres son “egoístas, inmaduros e ignorantes” y hay una “deslegitimación de la familia”. Aunque hay excepciones; Cuéntame cómo pasó o La familia Patata también muestran conflictos familiares, pero sin ruptura. Canalda aclaró que “no es que lo que pase en las series sea mentira, pero es que sólo se hace hincapié en esto”.

En las series para los más pequeños, se destaca una visión de la infancia “excesivamente autónoma”. Los niños se relacionan básicamente entre sí y el adulto aparece como “secundario y amenazante de ese mundo idílico”. La violencia es “intensa y explícita”, sobre todo en las series japonesas.

El estudio analizó 87 espacios durante ocho meses, tanto españoles como extranjeros. Aída, Hannah Montana o Gossip girl, de público más adolescente, y Los lunnis, Pocoyó o Pokemon para los más pequeños. El defensor mandará “recomendaciones” a las cadenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *