LAS DISCOTECAS, CALDO DE CULTIVO DE FUTUROS DROGADICTOS

Aunque seguramente a nadie le sorprenda, el Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (OEDT) ha constatado que las discotecas, clubes de alterne, pubs y otras salas de fiesta ofrecen el “caldo de cultivo” más propicio para que los jóvenes europeos entren en contacto con el submundo sórdido de las drogas, ya sean clásicas o de diseño.

En entrevista con la agencia alemana de prensa (DPA), Wolfgang Götz director del OEDT, asegura que “los jóvenes que acuden regularmente a discotecas o pubs están más expuestos a caer en el mundo de las drogas. Según nuestros estudios, ese grupo social tiene 10 veces más posibilidades de convertirse en drogadictos”.

De acuerdo con el informe anual publicado por el OEDT, en determinadas discotecas de Francia, Italia y Reino Unido, dos terceras partes de sus visitantes habituales han consumido ya cocaína.

“Más de la mitad de los jóvenes asiduos de discotecas en República Checa, Francia, Hungría y Holanda ha caído en las garras del éxtasis”, subraya Götz, que sin embargo no quiso pronunciarse sobre la situación de la “vida nocturna” de los jóvenes en España.

El pronóstico del experto sobre el futuro es más que sombrío: “El carácter endémico del problema de la drogadicción nos hace vaticinar que nuevas generaciones de jóvenes seguirán cayendo en el consumo de drogas duras como la heroína”, concluye.

Además, Götz admite que el aumento de la oferta puede explicar la caída de precio de la cocaína, cuyo consumo sigue al alza. En cambio, en el caso de la heroína, la depreciación no se debe a la mayor oferta, pues comenzó antes de que su primer proveedor. Afganistán, reanudase la producción suspendida por el caído régimen taliban, y parece más bien deberse a que probablemente esta droga ya “no está de moda”.

Asimismo, hay que tener en cuenta que las cifras de fallecidos relacionadas directamente con las drogas no incluyen las muertes por accidentes, enfermedades crónicas o actos de violencia relacionadas con el consumo de drogas. También destaca que el consumo siga siendo predominantemente masculino. Sólo el 20 % de quienes reciben tratamiento son mujeres.

El estudio del OEDT, elaborado con datos estadísticos de los 25 socios comunitarios más Rumania. Bulgaria, Noruega y Turquía, indica que el descenso de precios se ha producido a pesar del incremento de las incautaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *