La televisión limita el diálogo entre madres e hijos según un estudio

Los niños pequeños expuestos a la
televisión y vídeos en hogares de bajos niveles socioeconómicos son
propensos a tener limitadas interacciones verbales con sus madres,
según un estudio que publica la revista Archives of Pediatrics
and Adolescent Medicine.
“La televisión educativa no es una solución”, afirmó Alan
Mendelsohn, director de investigación clínica en el Departamento de
Pediatría de la Escuela de Medicina, en la Universidad de Nueva
York.
El estudio es el primero que ha evaluado la interacción de padres
y madres con sus niños pequeños en relación con contenidos
específicos de medios de comunicación.
Cuando el televisor está encendido con cualquier tipo de
programas o mientras corre el vídeo, el contacto verbal entre padres
e hijos es limitado, señala el estudio.
La investigación mostró, asimismo, que cuando los programas son
educativos y los miran juntos la madre y los hijos, aumenta un poco
la interacción.
Sin embargo, el estudio mostró que la programación llamada
educativa no promueve las situaciones en que padres e hijos miran
juntos la televisión, de modo que no contribuye demasiado a la
interacción verbal entre unos y otros.
Lo que ocurre, con frecuencia, es que la madre enciende el
televisor para que los niños se entretengan con los programas
educativos mientras ella se ocupa de otras tareas de la casa.
“Nuestras conclusiones son especialmente significativas porque
las interacciones de padres e hijos tienen ramificaciones enormes
para el desarrollo infantil temprano como asimismo para el avance
escolar y el éxito durante la adolescencia”, señaló Mendelsohn.
Debido a sus conclusiones el estudio sustenta la recomendación de
la Academia Estadounidense de Pediatría para que no se permita que
los niños y niñas menores de dos años miren la televisión.
La Fundación Familiar Kaiser, en otro estudio, ha determinado que
el 61% de los niños menores de dos años de edad está
expuesto a la televisión en Estados Unidos.
El estudio actual indica que el 97% de las madres con
niños de seis meses de edad tienen a sus hijos expuestos a la
televisión o la radio en una tasa media de dos horas por día.
Las conclusiones del nuevo estudio también tienen implicaciones
para los médicos y otro personal de asistencia de la salud que
trabajan con padres y madres de niños pequeños, muchos de los cuales
están expuestos a la televisión y los vídeos, afirmó Mendelsohn.
El estudio aconseja que los pediatras y otro personal médico que
atiende a los niños recojan información sobre este aspecto de la
vida de sus pacientes, con datos sobre el tiempo de exposición a los
medios y el tipo de programación.
Asimismo recomienda que cuando haya probabilidades de que
continúe esa exposición los padres y madres permitan que sus hijos
vean solamente programas educativos, y mientras el padre o la madre
estén presentes.
Mendelsohn dijo que los médicos pediatras deberían alentar a los
progenitores para que aumenten su interacción verbal con los niños
durante las actividades diarias aparte de la exposición a los
medios, como puede ocurrir durante las comidas, los ratos de juego,
o las lecturas.
“Lo que nos preocupa es que los padres y madres consideren los
programas educativos solamente como una oportunidad para estacionar
a sus niños frente al televisor en lugar de sentarse a ver los
programas con ellos, y hablar con los niños durante el programa”,
indicó Mendelsohn.
“Una audiencia pasiva de programas de televisión no conduce a una
interacción del infante y la madre”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *