La oración de un hombre sencillo

En el pueblo de Ars había un labrador que siempre hacía una visita a la iglesia cuando volvía del trabajo. Dejaba la azada y el hato en la puerta, entraba, y permanecía un buen rato de rodillas delante del sagrario. El Santo lo había observado. Le llamó la atención que sus labios no se movieran, aunque sus ojos no se apartaban del Tabernáculo. Un día se le acercó y le preguntó:

—Dígame, ¿qué le dice al Señor durante esas largas visitas?

—No le digo nada. Yo le miro y Él me mira.

Tomado de Trochu, “El cura de Ars”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.