LA MITAD DE LOS PADRES DESCONOCE CON QUIÉNES CHATEAN SUS HIJOS

Claudio Barros
El dato surge de una encuesta de la Sociedad Argentina de Pediatría. Acompañar a los chicos en el uso de Internet y formarse en nuevas tecnologías son la clave para evitar peligros.

Así como los padres siempre advirtieron a los chicos que llevaran abrigo si salían a la calle, que no hablaran con extraños o que no miraran mucha televisión, hoy se suma el uso de Internet y sus potenciales peligros como una advertencia más.

La preocupación que generaba la salida a la calle de los chicos se trasladó al hogar por obra de lo que llega a la pantalla de la PC a través de la Red.

Para evaluar ese riesgo, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) realizó una encuesta on line en la que se puso en evidencia que 51% de los chicos y adolescentes se conecta en forma diaria a Internet y en igual porcentaje no hay un adulto presente mientras lo hacen.

También 51% de los padres no conoce los contactos de sus hijos en los mensajeros instantáneos y un tercio desconoce cuál es el nick o apodo que utilizan los chicos al conectarse.

La evaluación puso al desnudo una situación que se vive en todo el país, donde el crecimiento de las conexiones de banda ancha se da a pasos agigantados.

En Mendoza, sin ir más lejos, hay alrededor de 100 mil usuarios a través de ese modo y de ese número muchos son chicos y adolescentes. “Necesitamos adultos responsables que controlen a los niños en el uso de las nuevas tecnologías, sabiendo distinguir lo bueno de lo malo que tiene la Red”, reza una de las conclusiones de la encuesta.

Sin embargo Raúl Tonelli, profesor de Redes de Comunicaciones de la UTN, Regional Mendoza, cree que se debe ir más allá. “Me parece que la clave está en educar y no en prohibir. Pero debe haber una educación para los padres y para los hijos”, dice.

El docente sostiene que la mejor herramienta que tiene un padre para saber qué hace su hijo frente a la computadora, es conociendo él mismo los programas, las posibilidades y los riesgos. “Creo que esto se hace con un acercamiento a los hijos. A esa generación, hay que tratar de entenderla pero no hacer el mismo uso que ellos porque es imposible”, explica Tonelli, quien además es padre de dos hijos adolescentes y por experiencia propia reconoce que es la mejor estrategia.

Ver y ser visto

El mayor peligro para los más chicos no está en lo que ven por la web sino en quién puede verlos a ellos. Chat y fotologs abren un mundo de comunicaciones para los más jóvenes, pero desconocen que hay una exposición de información privada que es potencialmente peligrosa.

“Los chicos han adquirido habilidades tecnológicas pero no son capaces de reflexionar sobre ellas”, señala Tonelli y desmitifica que sean genios por conocer más usos de una computadora que los adultos.

Por esta razón es que los especialistas insisten con que el vínculo de los padres con sus hijos frente a Internet sea similar al que tienen frente al televisor o los videojuegos.

Es decir, no aplicar una vigilancia sino una comprensión de lo que hace y un asesoramiento sobre el uso correcto. “Los más chicos lo que buscan, en definitiva, es comunicarse con otros en su propio mundo. Lo mismo hacíamos nosotros con nuestros amigos pero de distinta forma”, afirma Raúl Tonelli.

Números que preocupan

En la encuesta de la SAP participaron casi 900 personas que dieron respuesta sobre la actividad frente a la PC de 1.380 chicos. De un cuestionario de 30 preguntas la madres fueron mayoría en participación con 77% contra 13% de respuesta de padres.

De los encuestados, 90% aseguró tener un antivirus en la PC pero sólo 29% afirmó que activó el control parental que viene con ese tipo de software.

Padres que siempre hablan de los riesgos de la Red con sus hijos fue 53%, 41% habla a veces y 6% nunca tocó el tema con los chicos.

Mientras que 23% de padres no aplica ninguna regla para regular el uso de Internet en el hogar y 51% considera que no necesita supervisar la actividad de su hijo cuando está conectado, sin embargo 100% cree que es fundamental cualquier tipo de campaña para mejorar el vínculo padre e hijos en relación con su uso.

Para mejorar estos números y la relación padres-hijos frente a la computadora, falta capacidad reflexiva en el hogar, según Raúl Tonelli.

“La tecnología vista como utilidad y no como entretenimiento es algo que a nivel doméstico no está internalizado. No se han puesto en casa a ver todos los elementos que hay. Los grandes en este caso hacen lo mismo que los chicos, usan los elementos tecnológicos pero no reflexionan sobre eso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *