LA HOMOSEXUALIDAD

Isidoro Tapia
La orientación o tendencia homosexual se suele definir como la atracción que (en una persona) tiene como objeto de enamoramiento/sexualidad a otra persona del mismo sexo. Se suele conocer también esta tendencia u orientación con el nombre de homoerotismo.

Sentir esta tendencia no implica que exista en una persona un comportamiento o actividad homosexual.

Puede ser pasajero, o en una época de la niñez en circunstancias muy especificas o determinantes de confusión de sentimientos, dentro de un ámbito familiar o de amistad juvenil concreto.

La verdadera homosexualidad se corresponde con una tendencia sexual que tiene sus inicios durante el desarrollo afectivo de la persona y se organiza sobre la base de un conflicto psíquico no resuelto, en su momento, en esa persona.

Los especialistas en esta materia informan que no se han encontrado fundamentos científicos de carácter genético que relacionen estos conflictos psíquicos, antes mencionados, con la tendencia homosexual de la persona.

Con mucha frecuencia, las personas que adoptan el estilo de vida homosexual presentan en su vida, simultáneamente, otros problemas de carácter sicológicos.

La tendencia o identidad sexual de una persona depende de muchos y diferentes factores que se entremezclan, en conjunción con su libre voluntad de elección.

En sus investigaciones práctica, los especialista observan que la razones psicológicas que llevan al homosexual a posicionarse en esta dinámica afectiva, por la persona del mismo sexo, son de lo mas variadas y numerosas, y de muy diferente génesis según cada persona.

Por otra parte, estas investigaciones nos aclaran también de que la homosexualidad masculina no es simétrica a la homosexualidad femenina (lesbianas), aunque puedan encontrase características comunes.

La homosexualidad es una tendencia sexual patológica. No es una identidad de la persona. No existe la identidad homosexual. Por el contrario si existen dos identidades sexuales en la persona: la masculina o la femenina.

QUÉ NO ES

El sentido del deseo y la relación con otra persona forma parte del normal desarrollo afectivo de toda persona. Esta acción afectiva, en su unión con otra persona de diferente género, trae como consecuencia la procreación.

Este no es el caso de la persona homosexual, que practica en mayor o menor grado la homosexualidad.

Se habla de homosexualidad o de persona homosexual cuando una persona participa, de forma predominante o exclusivamente, en actividades sexuales con miembros de su propio sexo.

Los especialistas, en esta materia, informan que la homosexualidad es un desarrollo inadecuado de la personalidad, concretamente con problemas en la orientación y definición de la identidad sexual, agravada con la componente de carácter psicológico.

La experiencia de los especialistas confirma que la homosexualidad no es una variante adicional y normal de la orientación sexual de las personas en general.

La homosexualidad no es equiparable a la heterosexualidad, tendencia normal esta, por otra parte, en la gran mayoría de las personas.

No obstante, un ambiente social y educacional determinado, donde persista el factor de comportamiento homosexual entre sus miembros, puede provocar un aumento de homosexualidad en el ámbito social localmente circundante.

Hasta hoy día la homosexualidad ha sido siempre un fenómeno marginal.

Deambulaba por ámbitos de una reivindicación social marginada, por ser contraria (la actividad homosexual) a la moral sexual antropológica vivida por el común de las personas.

No obstante y a partir de la presión y difusión mediática, en los años setenta, de los lobby homosexuales americanos, estas reivindicaciones no han dejado de afianzarse en la sociedad a nivel mundial.

Esta presión culminó con la desgraciada simple votación, sin un real estudio científico riguroso, como posteriormente fue reconocido, de la asociación de siquiatras americanos, en 1973, de borrar la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *