La generosidad y los adolescentes

En la virtud de la generosidad hay que distinguir el satisfacer los caprichos de los demás y el darles lo que realmente necesitan. Con una buena dosis de prudencia habrá que ver la situación propia y la de la otra persona.Los adolescentes (de 13 años en adelante) suelen ser generosos, pero los motivos pueden ser erróneos o poco desarrollados. Así, por ejemplo, tienen ansias de servir a los más necesitados, a resolver el hambre en Etiopía y erradicar la pobreza en el mundo, pero no llegan a entender que sus padres, hermanos y compañeros necesitan su ayuda. Reconocen la necesidad de los demás en general, en abstracto, pero no aciertan a a reconocer las necesidades reales de los más próximos. Mientras hablan de ayudar a los necesitados, terminan prestando su atención a un grupo reducido de amigos. Para afirmar su personalidad, los adolescentes necesitan actuar por sí mismos, con autonomía, pero no tienen clara la dirección adecuada. Si los padres no les ayudan a encontrar un cauce adecuado a sus inquietudes pueden terminar en las drogas, el sexo, etc. Por ello, una tarea imprescindible de los padres es facilitar los criterios adecuados para desenvolverse en la vida y después dejarlos actuar con autonomía.

En otras ocasiones los adolescentes confunden las necesidades de los demás con los caprichos personales. No separan a pensar en las cosas realmente valiosas que son útiles a los padres, hermanos y amigos y entregan lo que satisface sus gustos personales. Se puede caer en la rutina cuando se hacen actos superficialmente generosos, sin intencionalidad y sin esfuerzo.

La generosidad es auténtica cuando se entiende como un servicio, cuando se comprende que Dios nos ha creado para servir, entregando nuestro esfuerzo y nuestro tiempo. Por eso, es más importante “darse” que dar.

Tampoco puede confundirse el darse con el abandonarse. Esto último es dar algo a cualquier persona en cualquier momento, sin un criterio claro ni con la intencionalidad de servir. En cuanto al cuerpo, si no se entiende su valor y su dignidad, podría abandonarse en el otro, con la con la excusa de “dar placer”. Esto no es generosidad. Por el contrario, guardar el cuerpo para entregarlo en su momento a la persona amada dentro del matrimonio, merece el reconocimiento de su grandeza y respeto.

Arturo Ramo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *