LA FAMILIA ES LO QUE ES

La familia es como es : irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. En una palabra ¡ÚNICA! Esto aterroriza a algunos.

Por José Luís Samper Quesada
Arvo Net, 27.09.2006

SUMARIO

I.- CONSIDERACIONES INCIALES
1.- CADA COSA EN SU SITIO
2.- LA FAMILIA, UN LUGAR DONDE REINA LA ANARQUIA
3.- LA FAMILIA CRISTIANA
4.- LA FAMILIA EN EL DESIGNIO DE DIOS CREADOR
II.- ATAQUES A LA FAMILA
B.1.- ATAQUES SISTEMÁTICOS A LA FAMILIA
B.2.- UNA NUEVA ESTRATEGIA

B.3.- SEXO Y GENERO

B.6.- CONTRADICCIONES EN EL DERECHO

B.7.¿QUI PRODEST?

III.- LO QUE LA FAMILA ES

C.1. LO QUE LA FAMILIA ES

C.2. LOS NIÑOS SON “LA ARMONIA DE LA FAMILIA

I CONSIDERACIONES INCIALES

1.- CADA COSA EN SU SITIO

Si miramos al cielo en una noche estrellada, se percibe una sensación de orden: las constelaciones se nos presentan a la vista con una serena majestuosidad; la luna aparece y desaparece fiel a sus ciclos desde antes que el hombre comenzara a observarla. Los astros se mueven con tal precisión matemática que, Edmundo Halley, tras observar en 1682 el cometa que inmortalizaría su nombre, pudo calcular su órbita y predecir que aparecería de nuevo cada setenta y seis años. Y así ha sucedido.

No cabe duda de que en el ámbito de la creación existe un orden: cada ser, cada cosa creada desempeña una función concreta de acuerdo con su naturaleza. No parece posible afirmar que todo sea fruto del azar. Nadie encendería una linterna para esconderla luego dentro de un armario: allí perdería su sentido porque la razón de su existencia es iluminar, suplir la carencia de luz en la oscuridad. Dentro del armario no serviría para nada. Sin embargo el hombre –sólo el hombre- es capaz de vivir trastocando la naturaleza de las cosas, desviándolas de la idea de Aquél que ha dado a las cosas su ser específico.

En muchas ocasiones obramos así por pura ignorancia; en otras nos rebelamos y nos anteponemos a Quien es el origen y razón de nuestro existir, con una actitud que trasluce arrogancia y soberbia. “Humano es errar; pero sólo los necios perseveran en el error” dijo Cicerón.

Este folleto pretende aportar algunos argumentos que ayuden a salir de “esa divergencia entre lo que se halla en la superficie y lo que es el meollo del misterio”[i],es decir , mostrar esos situaciones en que la mirada turbia y egoísta del hombre da una visión de la familia que desdice totalmente de la riqueza de su naturaleza profunda.

2.- LA FAMILIA, UN LUGAR DONDE REINA LA ANARQUIA

La familia es una institución buena, entre otras razones porque no es conciliadora. Es algo bueno y saludable precisamente porque contiene tantas divergencias y variedades como un pequeño reino y, como muchos reinos pequeños, se encuentra generalmente en un estado que más bien se parece a la anarquía. También por ser un pequeño reino, está permanentemente acosada por aquellos que codician sus tesoros.

En la familia, la anarquía se manifiesta en los hechos cotidianos sin aparente trascendencia. El hecho, por ejemplo, de que a un hermano le importen un pito los problemas amorosos de su otro hermano, -lo que realmente le importa es jugar con su videoconsola- da a la familia algunas de las cualidades tonificantes de lo anárquico. Que el padre o el abuelo no aprueben los gustos de la hija o nieta, hace que la familia sea como la humanidad. Papá es a veces autoritario y excitable como la humanidad. El pequeño de la casa puede llegar a ser detestable como la humanidad. El abuelo a veces es tan pesado y viejo como la humanidad.

Esta grandeza de la familia es lo que aterroriza a algunos[ii]. Por más que se empeñen colectivos, autoridades, gobiernos, filósofos de pandereta, escritores sin libro o artistas sin escenario, la familia es como es : única, irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. En una palabra ¡ÚNICA!

La familia no obedece a reglas marcadas por los hombres, no la quebrantan las leyes, porque en ella domina su propia ley: ¡EL OTRO!, la relación con el otro es la que ha de ordenar nuestro comportamiento en la família. La ley de la familia supera la imaginación. Así, cuando alguien con la mejor intención dice: “es una suerte que uno se pueda casar con la mujer que ama”, la ley de la familia predica: “es una suerte amar a la mujer con que se ha casado uno”.

3.- LA FAMILIA CRISTIANA

Cristo no sólo restauró a la familia a su tipo original como algo santo, permanente, y monógamo. Elevó el contrato del que se origina a la dignidad de sacramento, y así puso a la familia en el plano de lo sobrenatural. La familia es por tanto santa, ya que coopera con Dios, procreando hijos que están destinados a ser hijos adoptivos de Dios. La unión entre el marido y la esposa es definitiva hasta la muerte (Mt 19, 6 ss.; Lc 16, 18; Mc 10, 11; I Cor 7, 10), ¿que sociedad se inicia sin visos de duración?, no es acaso la duración junto con la búsqueda , la aceptación y la coherencia una de las dimensiones de la fidelidad?.

La esposa no es esclava ni propiedad de su marido, sino su consorte y compañera. La familia cristiana es sobrenatural ya que se origina en un sacramento. A través del sacramento del matrimonio, los esposos incrementan la gracia santificante y el derecho a la gracia actual, necesaria para el adecuado cumplimiento de todos los deberes de la vida familiar: la relación entre los esposos entre sí, y con los hijos, es sobrenaturalizada y santificada por esta gracia actual.

El fin y el ideal de la familia cristiana son igualmente sobrenaturales. Fin: la salvación de padres e hijos; ideal: la unión entre Cristo y su Iglesia. “Maridos, amad a vuestras esposas, como Cristo amó a su Iglesia y se entregó por ella”, dice San Pablo (Ef 25). La intimidad de la unión matrimonial, la casi identificación de marido y esposa, se expresa en la cita: “Así deben los hombres amar a sus esposas, como a sus propios cuerpos. El que así ama a su esposa, se ama a sí mismo” (Ef. 28).

La familia es la institución más antigua de la sociedad. Existe desde que hay hombres en la tierra. Posteriormente ha llegado el Estado. Actualmente, una de las relaciones externas más importantes de la familia son las que mantiene con el Estado.

4.- LA FAMILIA EN EL DESIGNIO DE DIOS CREADOR

Resulta ingenuo –y tristemente arrogante– creer que la época en que uno vive difiere totalmente de todas las anteriores, y que los problemas de los tiempos pasados están superados. Aunque no se reconoce abiertamente, en la actualidad se tiende a considerar que todo cambio significa progreso.

La familia descubre su sentido solamente en el designio de Dios y no solo descubre su identidad –“lo que es”– sino también su misión –“lo que puede y debe hacer”[iii]–. Remontarse al principio del acto creador es una necesidad para la familia para conocerse y realizarse según la verdad interior de su ser.

En el libro del Génesis, se lee el siguiente relato: “Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín del Edén para que lo trabajara y lo guardara […] entonces el Señor infundió un profundo sueño al hombre y este se durmió; luego tomó una de sus costillas y cerró el hueco con carne. Y el Señor Dios , de la costilla que había tomado del hombre formó la mujer y la presentó al hombre. Entonces dijo el hombre: Esta si es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará mujer, porque del varón fue hecha. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán una sola carne.”

La actitud del hombre frente a la mujer que aparece en el relato, es la propia de un marido frente a su esposa. El marido ve en la esposa la realización del designio divino: “No es bueno que el hombre esté solo”. –Voy a hacerle una ayuda adecuada… El hombre hace suya la exclamación de Adán. El autentico amor conyugal supone y exige que el hombre tenga un profundo respeto por la dignidad igual de la mujer[iv] . “No eres su amo” escribe Ambrosio, sino su marido; no la tengas por esclava, sino como esposa. Devuélvele sus atenciones hacia ti y sé para ella agradecido por su amor.

II ATAQUES A LA FAMILA

B.1.- ATAQUES SISTEMÁTICOS A LA FAMILIA

“Abolir la familia” es una frase tomada del Manifiesto Comunista de Karl Marx y Frederick Engels. Hoy esta consigna se ha convertido en la principal agenda de cierta izquierda internacional y del feminismo radical de género. Esta conspiración se está llevando a cabo muy sutilmente bajo un disfraz de derechos humanos, de la igualdad de la mujer y de los derechos de los niños.

La unión entre el marxismo y la ideología de género ya quedó en evidencia en el libro “El Origen de la Familia, la Propiedad y el Estado” de Engels, en el que se señala que “El primer antagonismo de clases coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por la otra, con la del sexo femenino por el masculino”. Pero todo esto no es nuevo, siempre ha sido peligrosa la familia para aquellos que de alguna manera, cayendo en la trampa de la serpiente –seréis como dioses– han intentado dominar la tierra. No es ésta una afirmación gratuita, dejemos que sea la historia quien nos ilumine:

· La Grecia Clásica. Ya desde la antigüedad en Grecia existía una corriente estatista según la cual, olvidada la familia, el niño era sólo un miembro de la colectividad, y a la colectividad incumbía el deber de educarle para hacer de él un buen ciudadano. Al Estado le correspondía asimismo la regulación de la natalidad, para no cargarse de un número excesivo de ciudadanos defectuosos –eugenismo–. De esta corriente encontramos un primer testimonio de Platón: en su “Ciudad Ideal” suprime el matrimonio, implanta la igualdad absoluta entre el hombre y la mujer y le permite cualquier libertad sexual, pero quitándole todo derecho sobre los hijos. En tal ciudad ideal, desaparece la paternidad pues, al ser el amor libre, no es posible saber de qué padre es el niño. Tampoco se reconoce derecho alguno a la maternidad pues los niños que las mujeres traen al mundo no son sus hijos, sino del Estado.

Platón era un teórico de una sociedad estatista en la que el poder central suplanta a la familia e impone un orden demográfico. Aristóteles adoptará los mismos planteamientos demográficos de Platón, insistiendo aún más en los peligros económicos de una expansión demográfica: en “La Política”, para evitar esta fatalidad, propone establecer un control de la procreación, al tiempo que recomienda, como Platón, poner en practica cierto eugenismo. Las consecuencias de todo ello nos las muestra la historia con claridad : Grecia tuvo que enfrentarse a una despoblación que trajo consigo su inmediata perdición. El desarrollo de estos planteamientos de la Grecia clásica fue interrumpido por la irrupción de Roma y el Cristianismo.

· Roma y el Cristianismo: Roma defendió siempre el ideal familiar: “La familia romana era esencialmente patriarcal. El pater familias , o sea, el marido, constituía la cabeza visible de la misma y ejercía una autoridad completa sobre los demás miembros de la casa. La mujer romana mejoró su posición respecto a la griega -esta última, pasaba toda su vida confinada en el hogar, y tenía a su cargo el cuidado de los hijos y de los esclavos sin que se le permitiera participar en los negocios públicos-. En la familia de la Roma clásica se distinguían dos grupos domésticos: el más amplio, compuesto por diversas ramas independientes, y la familia en sentido propio. En ella, el padre ejercía un poder absoluto, aunque limitado en alguna medida, según fuera ejercido sobre la esposa, los hijos –la “patria potestad”–, los esclavos o los siervos.

· La Revolución Francesa vuelve a suscitar las ideas griegas del derecho del Estado. Dantón, líder pragmático de la Revolución, escribe “Los niños pertenecen a la república antes que a los padres, y añade ¿quién dirá que estos niños mimados por el egoísmo de sus padres, no se convertirán en un peligro para la república?” El control de la familia por el estado ha encontrado siempre una gran acogida en Los Regimenes Totalitarios:

· Así lo podemos constatar en los ideales marxistas “El Estado de los Trabajadores acudirá en auxilio de la familia, sustituyéndola; gradualmente, la Sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres ” [v]. En el “abc del comunismo”, Eugenio Preobrazhenski y Nicolás Ivanovich Bujarin afirmaban :

“Cuando los padres dicen mi hijo o mi hija, quieren significar el derecho que tienen a educar a sus hijos a su gusto. Desde el punto de vista socialista, ese derecho no tiene fundamento. Por cada centenar de madres, solo una o dos son capaces de ser educadores. El futuro por tanto pertenece a la educación social. No será posible ninguna revolución mientras exista la familia. La familia es una institución aburguesada inventada por la Iglesia.

· El Fascismo, no fue mucho mas benévolo con la familia: “La educación totalitaria e integral del hombre italiano per tenece exclusivamente al Estado”[vi]

Además, hay que añadir que en la época actual y como consecuencia del cambio experimentado por la condiciones de vida, parece que la familia ha dejado de ser una necesidad para el Estado contrariamente a lo que ocurría en el pasado.[vii]

Todas estas doctrinas y otras posteriores como el nacional-socialismo parten de un concepto erróneo del Estado. Quienes las promueven olvidan que la familia es la célula primitiva del pueblo y del Estado.

Los enemigos de la familia radicalizan los ataques, empleando una estrategia actual mas sutil: se sirven de foros internacionales para introducir sus postulados. La meta es lograr un nuevo orden social basado en “su dogma” plasmado en una tríada intocable:

1) Nuevos derechos humanos (entre ellos los llamados “reproductivos”: anticoncepción y aborto).

2) Desarrollo sostenible (perspectiva de género, salud sostenible, educación sostenible, etc).

3) Conservación del medio ambiente para las generaciones futuras (¿reservar parte del mundo para que lo exploten los países ricos?).

B.2.- UNA NUEVA ESTRATEGIA

La nueva estrategia comenzó a planearse en la década de los ochenta, no interesan ataques frontales que desvelen claramente las intenciones . Más bien interesa, como hace un virus, introducir nuevos conceptos que desvirtúen la esencia de la familia tradicional.

Veamos algunos ejemplos:

Washington en 1980. Se iva a convocar una conferencia internacional cuyo titulo sería “The White House Conference on The Family”. Pero finalmente se introduce un cambio en la convocatoria y el titulo queda como “THE WHITE HOUSE CONFERENCE ON THE FAMILIES”. El cambio apenas es perceptible pero tiene una intención torticera; hay muchos tipos de familia. Por tanto nadie debe ser dogmático al respecto.

¿Qué subyace en esta idea? Uno es libre de escoger lo que quiere: cualquier combinación es tan valida y valiosa como las otras, y todas deberían ser reconocidas por la ley y la sociedad.

El Cairo 1994. Se celebra en esta ciudad la conferencia internacional sobre población y desarrollo—1994 fue el año internacional de la familia declarado por la ONU-.

El presidente de dicha conferencia era Fred Sai, curiosamente presidente asimismo de la Internacional Planed Parenthood Federatión (IPPF, Federación Internacional de Paternidad Planificada), cuyos orígenes se remontan a 1916, cuando Margaret Sanger organizó la primera clínica de control de nacimientos de IPPF, conocida en aquel entonces en Gran Bretaña por Liga Internacional de Control de Nacimientos. Esta organización nació como consecuencia de la mentalidad según la cual los pobres y los marginados eran molestos (Siglos atrás , los calvinistas y otros puritanos tranquilizaban sus conciencias pensando que los ricos estaban destinados a ir al cielo. O como decía el avaro del Cuento de Navidad de Dickens “que se mueran los pobres y así disminuirá el exceso de población”).

El que la presidencia de la conferencia recayera en Fred Sai, decía mucho acerca de la dirección que se quería tomar en el Cairo. Las ideas no eran nuevas y al final se vio el trasfondo. En lugar de ser una conferencia donde se podrían haber afrontado con seriedad los problemas y las diferencias de desarrollo entre el primer y el tercer mundo , se convirtió en un debate sobre el aborto o, dicho de la forma actua l, que parece menos dañina, la interrupción voluntaria del embarazo.

Pekín 1995. Ese año se celebra en la capital de China la Conferencia Internacional sobre la Mujer. En el mundo, nueve de cada diez mujeres tienen hijos y todavía muchos movimientos organizados de mujeres consideran al matrimonio y la maternidad como un obstáculo para la realización personal de la mujer.

Sorprendentemente en la 149 páginas de su documento de trabajo los miembros de la Unión Europea no habían incluido ni una sola referencia al matrimonio, la maternidad o la protección de la familia. La delegación de la Unión Europea pretendía arrancar del lenguaje de la Conferencia toda referencia en este sentido. Ante este hecho inexplicable, Mary Ann Glendoon (representante de la Santa sede) se dirigió a los representantes de la UE manifestándoles su contrariedad: “Vosotros tenéis todo esto en vuestras constituciones, está en la declaración de Derechos Humanos, en varias lenguas, ¿porqué no va a estar entonces en Pekín?”.

La Conferencia envió un comunicado de prensa a todos los periódicos europeos planteándoles esta cuestión: ¿Está realmente representando esta delegación la política de sus gobiernos y los intereses de los ciudadanos?. En 24 horas esta cuestión fue introducida en algún parlamento europeo, y la delegación europea se retractó hasta el punto que permitieron una ligera referencia a cada una de las cuestiones en el documento definitivo[viii] .

Rio de Janeiro 1998. Se reunió el denominado Consejo de la Tierra, cuya labor fundamental fue elaborar la llamada “Carta de la Tierra”, que es una especie de acuerdo al que se quiere llegar para establecer el Nuevo Orden Mundial y la Nueva Era. Dada la fuerza de las personas y grupos que la apoyan, puede llegar a tener una gran trascendencia . .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *