La diva del cine francés era entonces menor de edad.Un aborto arruinó mi vida

Jeanne Moreau, la gran dama del cine francés, lleva consigo el trauma de un aborto provocado: recurrió a eso cuando todavía era una menor de edad, por culpa «del carnicero que se ocupó de ello», no ha podido tener un segundo hijo.
La célebre actriz ha hablado de aquella herida lejana, pero todavía abierta, en el transcurso de una entrevista al periódico británico Daily Mail. Ha contado cómo se confió a las manos de un abortista clandestino de París porque consideraba que aquel embarazo era «muy inconveniente».
Era menor de edad y tenía graves problemas de relación con su familia (su padre incluso «la trató de puta», cuando ella le dijo que quería dedicarse al cine). «No podía decírselo a mis padres -ha revelado la actriz que, en casi 50 años de carrera, ha intervenido en más de 90 películas- y decidí hacerlo todo yo sola. Fue dolorosísimo, tanto en el plano físico como en el psíquico, y tuve que recuperarme en un hospital, donde me trataron sencillamente como basura».
La refinada diva del cine francés, musa de la Nouvelle Vague y memorable intérprete de Jules et Jim, descubrió, en una de sus experiencias matrimoniales, que no lograría jamás concebir por culpa precisamente de los destrozos provocados por el aborto.
«Una mujer que ha abortado lleva dentro de sí un fuerte sentido de culpa para toda la vida», ha confiado la actriz.
A pesar de sus innumerables intentos de búsqueda de la felicidad, la actriz ha confesado que no conoce «el significado del verdadero amor», pero que espera conocerlo pronto.
Avvenire / Alfa y Omega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *