LA «ALEGRÍA» GAY

Cristina López Schlichting
La mayor hipocresía de los representantes del lobby rosa estriba en fingirse perfectamente felices. La vida es difícil para todos, también para los homosexuales. Ahora que el Gobierno va a aprobar los matrimonios entre personas del mismo sexo yo me voy a poner políticamente incorrecta. Porque estoy harta de recibir en mi programa de COPE cartas como ésta: «Hola Cristina, me llamo y vivo en…. Soy seropositivo y el origen de mi enfermedad está en mis tendencias homosexuales, que sólo me han producido una infelicidad profunda. Hace 21 años que sufro esta inclinación, que le aseguro es muy difícil de sobrellevar». No me considero autorizada para transcribir el resto de la misiva, en la que mi oyente describe su tristeza y la conclusión a la que ha llegado: «Seguid adelante sin cejar y luchad contra la igualación entre los matrimonios homosexuales y heterosexuales».

En este tipo de correspondencia se menciona el culto al cuerpo de ciertos ambientes gays, el egoísmo y la promiscuidad de muchos homosexuales que sólo gozan físicamente de los otros; la soledad de quien, con mayor sensibilidad, busca una compañía para la vida y se pregunta por su sentido. ¿Por qué nadie cuenta estas cosas?, ¿Por qué no se dice que un porcentaje alarmante de los consumidores de porno infantil son varones homosexuales, como certifica la fundación italiana Arcobaleno, que hace años desmontó una gran red comercial en Internet? Se habla mucho de los curas norteamericanos pedófilos, ¿por qué nadie subraya que sólo una minoría abusó de niñas?

Determinados grupos de presión están vendiendo la imagen del gay sano, joven, guapo y sensible, e incluso se aventuran a decir que un niño estará mejor con una pareja gay que con otra heterosexual que lo maltrate. ¿Es que los homosexuales no maltratan? ¿Es que la homosexualidad libera del pecado original? Hace años que trabajo con niños de acogida y entre los mayores dramas de un niño o una niña está haber carecido de figura paterna o materna. Los niños necesitan un padre y una madre. Toda la psicología moderna, desde Freud, ha comprobado este principio que ahora se quiere anular en virtud de un mito que define a los homosexuales como gente pacífica, completa y amorosa sólo por el hecho de verse atraídos por personas de su mismo sexo. La homosexualidad se da, es un hecho, pero no tiene por qué convertirse en un icono social ni en una alternativa más. Es absurdo que un adolescente intente acostarse con su mejor amigo sólo porque se siente atraído por él y el profe le dice que «tiene» que ser gay. La adolescencia es un momento de tensión afectiva y de indefinición sexual, pero los nuevos modelos educativos incitan a «elegir», a «probar», generando caminos sin retorno y verdaderos dramas humanos. Allá Zapatero y su responsabilidad, pero yo no pienso alentar silencios culpables. Aunque sólo sea por estas cartas valientes que llegan solitarias a mi despacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *