Implicación en la escuela

Integrarnos como padres en la organización o actividades de la escuela de nuestros hijos es tan importante como mantener una buena comunicación con los profesores. Si bien las tutorías son necesarias para conocer el progreso formativo de los niños, participar en la vida escolar del centro es también muy recomendable por parte de los expertos ya que facilita posteriormente la resolución de conflictos de nuestro hijo en el entorno escolar así como favorece la comunicación entre padres e hijos. No obstante, según el Instituto de Evaluación y Calidad, tan sólo el 2,3% de los padres se implica en el proceso de aprendizaje de sus hijos.

Ya sea en el Día de la familia que celebran la mayoría de centros, en las actividades extraescolares, en la AMPA o en el Consejo Escolar, participar activamente en la vida del centro es un apoyo para mejorar la relación padres-profesores. Pero aún existe un cierto grado de desinformación importante. Muestra de ello es que siendo el Consejo Escolar el órgano máximo de participación en el centro, sorprende que un 40% de los encuestados por el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación manifiestan desconocer su existencia.

¿Cómo actuar en caso de conflicto?
En repetidas ocasiones la mayoría de padres y madres nos hemos hecho esta pregunta ante alguna situación conflictiva de nuestro hijo en la escuela. Por ejemplo, suele ser habitual que alguna vez a lo largo de la trayectoria escolar de nuestros hijos, estos se quejen de que algún profesor le tiene manía. Desde la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), defienden que los padres deben escuchar a los hijos para tratar de averiguar las causas de su protesta y, acto seguido, deben hablar con el docente para plantearle el problema porque seguramente tendrá una solución fácil. Además, todos los centros cuentan con orientadores y psicólogos que pueden ayudar a resolver los conflictos. Si esta medida no funcionara, el siguiente paso sería concertar una reunión con la dirección del centro para plantear las quejas del niño.

Las soluciones a este tipo de conflictos deben pues encontrarse en el mismo centro y para ello es básico el diálogo familia-escuela. Si una madre o un padre ven que el menor no sigue el ritmo de la clase o que está desmotivado, lo adecuado es entrevistarse con el profesor y ver cómo se le puede motivar. Es importante que haya una coherencia educativa entre el centro y la familia, ya que no sirve castigar a los niños. “Esto sólo sirve para hundirlos todavía más, pero son los padres los que se tienen que poner las pilas, buscar las causas y ayudar a los hijos a aprobar, en caso de que suspendan”, destaca Lola Abelló, ex presidenta de la CEAPA.

Además, Abelló constata que las familias han cambiado “muchísimo” y ahora son negociadoras, por lo que deben negociar con el hijo “cómo va a salir adelante”. “Es un espíritu de equipo pero sin dejar de ser padres, nunca podemos ser amigos de nuestros hijos porque si lo fuéramos no podríamos poner limites, y eso también es importante”, subraya.

Actividades escolares
Según la encuesta del INCE sobre “Familia, escuela y participación”, a la pregunta: “En qué grado participan ustedes en los siguientes aspectos de la vida escolar del centro educativo de su hijo?”, las respuestas de los encuestados se agrupan mayoritariamente en las opciones referidas a la nula o poca participación de los padres en el centro educativo, salvo en lo relativo a reuniones o charlas, en las que afirman participar “bastante” o “mucho” el 51% de los padres. Un 80% de encuestados manifiesta participar poco o nada en las actividades extraescolares de sus hijos y el 50% manifiesta no participar nada en este tipo de actividades.

A continuación os ofrecemos una serie de consejos para padres y madres con el fin de incrementar la participación activa en la vida escolar:

Promueve la participación de tus hijos en las actividades extraescolares, especialmente en la ESO.
Aporta conocimiento al aula: charlas, cultura de otros países, visitas a centros de trabajo, talleres de manualidades, cocina, música, etc.
Aporta tiempo al centro para diferentes actividades: fiestas, deporte, biblioteca…
Participa activamente en el Día de las familias que organice el centro, así como en el festival de final de curso.
Acompaña a tus hijos en los partidos o campeonatos deportivos interescolares.
Integrarnos como padres en la organización o actividades de la escuela de nuestros hijos es tan importante como mantener una buena comunicación con los profesores.

Las AMPAs

Según el estudio “La participación de las familias en la escuela pública”, elaborado por CEAPA, tan sólo el 22,5% de los padres participan en la AMPA del colegio de su hijo. Y, de los que sí participan, sólo el 14% lo hace de manera activa, mientras que el 51% se limita a pagar la cuota correspondiente. Otro dato significativo es que el 38% están poco o nada satisfechos con el funcionamiento de la Asociación a la que pertenecen.

Algunas comparaciones arrojan datos significativos. Por ejemplo, en los centros religiosos, la existencia de AMPAs está más generalizada que en otro tipo de centros. Además, la participación en AMPAs es mayor en el caso de padres con estudios superiores: un 42% de ellos participa y un 8% lo hace en juntas directivas, porcentajes claramente por encima de la media en uno y otro caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *