El uso de internet por los jóvenes

INTRODUCCIÓN

A la televisión le ha surgido un fuerte competidor. El uso de Internet ha aumentado sin parar frente al número de horas que pasamos frente al televisor, especialmente entre los jóvenes.

Internet es una nueva forma de distribución y comunicación. Internet es un gran imperio anárquico, que es muy difícil de controlar y gobernar. Aunque está en sus inicios, su potencial no hace más que crecer.

Navegar por Internet aporta indudables beneficios tanto a nivel individual como grupal, basta con recordar como la red está sirviendo por ejemplo para reunir fondos, medicinas, etc y ayudar a gentes y países con problemas. Pero también es verdad que Internet está trasmitiendo contenidos ilícitos y nocivos e incluso facilita en ocasiones las acciones de los delincuentes (en la red podemos encontrar información suficiente para fabricar una bomba). Estas dos caras de Internet tiene que llevarnos a la reflexión sobre los peligros que supone su uso.

Los niños y adolescentes suelen ser mejores que los adultos en el manejo del ordenador. Entre los padres crece la preocupación por el uso que sus hijos hacen de la red, particularmente en lo que se refiere al contacto con extraños, a que sean engañados o que accedan a contenidos propios de los mayores.

USO DE LA RED POR LOS JÓVENES

Las últimas encuestas hablan de que el 25% de los jóvenes menores de 18 años utiliza habitualmente Internet. Es decir, uno de cada cuatro. La extensión y el incremento en el número de usuarios es imparable. Incluso ya se habla de que alrededor de un 10% pueden estar ya padeciendo de adicción a la conexión.
¿Qué buscan los jóvenes en Internet?

Existen unas diferencias muy marcadas entre los intereses y utilidades que da un adulto a Internet y los que manifiestan y dan los jóvenes.

Entre los adultos prevalece de forma mayoritaria la utilización de Internet para buscar información y los servicios de mensajería. El ocio queda en un segundo plano.
En el caso de los jóvenes, el objetivo de búsqueda de información pierde importancia en favor del interés que los jóvenes manifiestan por chatear al que acude un 35% de los chicos/as. La inclinación por los juegos alcanza el 27%. La música se sitúa en un lugar preferente con el 13%.

Es curioso observar como los usuarios más jóvenes de Internet, los chico/as de Educación Primaria, se inclinan mayoritariamente por buscar información en la red. Sin embargo los alumnos/as de Educación Secundaria prefieren chatear. Y los jóvenes de Bachillerato buscan relacionarse y conectar con otras personas por medio de Internet.

Las mismas encuestas ofrecen también algunos datos que nos llevan a cierta preocupación:

El 28% de los menores visita páginas para adultos.

El 38% visita páginas violentas.

El 30% ha facilitado alguna vez su número de teléfono.

El 14,5% ha concertado alguna cita por Internet.

LOS RIESGOS DE LA RED. LA ADICCIÓN

Entre los efectos positivos que el manejo y uso de Internet aporta, desde el plano educativo, especialmente a los jóvenes, mencionamos los siguientes:

Cultivo de la creatividad.

Mejorar y mantener la motivación.

Aumentar la capacidad para conocer el mundo.

Desarrollo de hábitos cognitivos de análisis y síntesis.

Fomento de trabajo en equipo.

Favorecer contactar con un sinfín de personas de diversos lugares.

Desarrollar hábitos de respeto y tolerancia.

Ayudar solidariamente a otros.

También la gran red de redes tiene para los jóvenes usuarios una serie de riesgos:

Internet ofrece información que puede ser nociva.

Los contenidos de muchas páginas no están dirigidas al mundo infantil y juvenil.

Algunas páginas que se dicen de jóvenes no lo son.

Internet ampara a los “Lobos de Red” dispuestos a engañar y abusar de la inocencia de los jóvenes.

La red no es totalmente segura.

Internet en sí misma no conlleva signo positivo o negativo alguno, todo depende del uso y de la intencionalidad que le da cada uno.

¿Existe el ciberadicto?

Últimamente están sonando las alarmas ante el excesivo tiempo que algunos jóvenes dedican a navegar por Internet. Su uso empieza a ser incompatible con la vida para mantener las relaciones de familia, de sociedad y con la dedicación al trabajo. Según los expertos cuando el uso de Internet supera ciertos límites puede resultar una droga.

Internet tiene una tremenda facilidad para atrapar al usuario, especialmente si es joven, sin que se dé cuenta. Se considera que un uso superior a las 34 horas semanales, sin contar el tiempo destinado al trabajo o estudio, es la barrera para considerar que existe adicción a la red.

Los síntomas de los afectados por el abuso en la red se parecen a otro tipo de adicciones, particularmente al juego, como son:

Se pierde la noción del tiempo cuando se está conectado.

Se tiene un sentimiento de culpa por el tiempo dedicado a navegar.

Se deja de atender parcial o totalmente las obligaciones del estudio o del trabajo.

Se tiene una distorsión o interferencia de los objetivos personales.

Se manifiesta un tensión creciente antes de conectarse y después de la conexión se experimenta un alivio.

Se tiende a aislarse de lo que les rodea.

Aparecen comportamientos de tipo antisocial.

Sufren episodios de ansiedad y de depresión. Frecuentes cambios de estado de ánimo.

Se tiene dificultad para abandonar el ordenador.

¿Qué razones impulsan a llegar al estado de adicción?

Es generalizado encontrar tras un usuario considerado de ciberadicción, impulsos y deseos de huir de sus problemas cotidianos. Evadirse de la realidad.

Se apunta también como una causa la gratificación que el usuario recibe por su conducta, es decir, transcurre muy poco tiempo entre la demanda y la respuesta-recompensa, casi de forma instantánea, al poco tiempo de apretar una tecla se obtiene lo que se espera.

LA PREVENCIÓN

Es generalizada la preocupación ante los riesgos que los menores y jóvenes asumen cuando acceden a la red. Más de un 54% de ellos no ha recibido información sobre las normas básicas de seguridad.

No es fácil la regulación. Internet forma parte de la carrera tecnológica y comercial que ofrece al usuario unas posibilidades enormes:

Cada vez los accesos son más y más rápidos.

Las actividades de Internet están de moda y dan cierto prestigio.

Aumentan los accesos desde los propios domicilios.

El atractivo y variado mundo que ofrece Internet es una actividad legal.

Es un instrumento de trabajo y estudio, de búsqueda de empleo…

Se utiliza por los padres para entretener a los hijos.

Con el objetivo de proteger a los menores, la regulación de la red no puede estar orientada solamente hacia la prohibición de la utilización de Internet para la distribución de material que se encuentra en otros medios.

Posiblemente, la aplicación más estricta de la legislación, ya sea nacional o comunitaria, no será capaz de acabar con los contenidos nocivos que circulan por la red. Tampoco va a ser suficiente la confianza ciega que a veces se tiene en que nuevas tecnologías acabarán con el problema.

Parece necesario la creación de un organismo oficial encargado de hacer un seguimiento de la red y velar por el contenido de las páginas web.

El mejor remedio que tenemos para que los jóvenes naveguen por Internet con seguridad es invertir en su formación. Aprender a navegar debería tener que tener un hueco dentro de los programas educativos.

Los padres tienen una responsabilidad muy grande en este tema. De una parte, si tienen conocimientos informáticos, van a ser los primeros en aconsejar y orientar a los hijos en el uso del ordenador y de Internet. Y de otra parte, establecen las primeras reglas para la utilización de la red en cuanto al tiempo, horario, finalidad, etc. Medidas que contribuyen a que el uso del ordenador sea racional.

CONSEJOS PARA NAVEGAR POR INTERNET SEGUROS

Cualquier joven que sea usuario de Internet tiene que pensar antes que nada que cuando está conectado es como si saliera al mundo exterior completamente solo. No existen sistemas de filtrado de contenidos por lo que está expuesto a recibir imágenes impactantes, a entablar contactos con desconocidos, …. , a ser objeto de engaños.
Tanto el joven inexperto, como aquellos que tienen cierta experiencia de internautas, deben tener presentes esta serie de consejos básicos:

1. Si eres muy joven, procura navegar con tus padres. Te serán de mucha ayuda en múltiples ocasiones.

2. Recuerda que en el ciberespacio es fácil fingir. Las personas con quien contactas pueden no decir la verdad.

3. Desconfía de quien te ofrece algo bueno y barato, posiblemente te esté engañando.

4.No facilites informaciones personales (direcciones, datos económicos, teléfono, contraseña,….) Podrían hacerse pasar por ti.

5. No acudas a citas de Internet sin compañía. Asegúrate.

6. No respondas a mensajes desagradables o insinuantes.

7. Cuidado con los virus. No abras mensajes, enlaces o anexos desconocidos, pueden permitir la entrada de virus que estropeen tu ordenador.

8. No todos los chat son apropiados para tu edad. Infórmate sobre los más adecuados.

9. Si encuentras algo indecente o molesto ponlo en conocimiento de un adulto de tu confianza. Puedes estar colaborando en evitar actividades delictivas.

10. Aléjate de las páginas para adultos. Las advertencias están para protegerte. Pueden ocasionar muchos gastos de teléfono, virus,…

Navegar por Internet te abre un campo de posibilidades que no encontrarás en otra parte. Con sentido común obtendrás experiencias muy gratificantes. Buen viaje.

BIBLIOGRAFÍA

JOSÉ LUIS MUÑOZ MORA. Adicción
RUBÉN ROMERO. Internet, ¿niñera electrónica?
Información @ alternativa
Salud y Estética
“Seguridad Infantil y Costumbres de los menores en Internet” Nov 2002. Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *