EL PELIGRO ESTÁ EN LA RED

Francisco Muñoz
El reciente desmantelamiento de una red de pederastas en España, con la incautación de más de veinte mil imágenes y archivos de brutales escenas de pornografía infantil en las que se representan violaciones de menores, desde bebés de unos pocos meses, hasta niñas de 12 años, ha vuelto a poner de manifiesto la necesidad de estar vigilantes a lo que sucede en la Red.

Es evidente que internet ha marcado una auténtica revolución en los sistemas de comunicación, constituyendo por su extensión y crecimiento exponencial, un fenómeno social de primera magnitud a nivel mundial. Internet, se puede considerar como una red de redes de ordenadores que se encuentran interconectados a modo de superautopistas de la información, lo que permite comunicarnos fácilmente de forma rápida y directa con cualquier otra persona del planeta que esté conectada al sistema. Para el mundo científico y profesional, internet es una herramienta de extraordinaria importancia, solo comparable a la aparición de la imprenta. Es, además, un instrumento tecnológico de uso muy frecuente por parte de niños y jóvenes de todas las edades; las más de las veces como elemento de ocio, y, en ocasiones como método de ayuda para la adquisición de datos y conocimientos académicos.

Con motivo del reciente escándalo de pederastia, quiero recordar un artículo, publicado en el boletín de noticias de la Academia Americana de Pediatría (AAP), con el título: Aumenta el conocimiento en los padres, de los riesgos y beneficios del ciberespacio. Como es bien sabido, en la sociedad norteamericana el fenómeno informático está muy generalizado y por lo tanto, es lógico que los padres vayan tomando cada vez más conciencia, no sólo de los indudables beneficios que aportan estas nuevas tecnologías, sino también de los riesgos derivados de una utilización inadecuada de las mismas; por ello, causa extrañeza la lentitud en el incremento de los conocimientos sobre el tema.

En el mencionado artículo, se dice: «los chicos no necesitan salir de casa para encontrar problemas, póngalos frente a un ordenador y los problemas estarán al alcance de sus dedos». La autora señala concretamente tres peligros: 1.Posibilidad de observar imágenes de violencia sexual. 2. Descargar juegos violentos en los que se dispara a personas, estilo francotirador. 3.Contemplar a adultos preparando encuentros para prácticas sexuales. Y añade a continuación, que mientras todo esto sucede los padres piensan que sus hijos están arriba en su cuarto, haciendo los deberes.

En las guías de salud de la Academia Americana de Pediatría se pueden ver los siguientes consejos: 1.No deje a un niño solo ante el ordenador. 2. Si su hijo es capaz de navegar por la red, necesita de la compañía y supervisión de un adulto. 3. Establezca límites de tiempo de permanencia de los niños y jóvenes ante el ordenador . La suma del tiempo dedicado al ordenador, televisión y videojuegos no ha de superar las dos horas diarias. 4. Situar el ordenador en una zona común de la casa donde los padres puedan controlar su utilización. 5. Preocúpese de los contenidos de las páginas consultadas. 6. No permita que el ordenador ocupe el tiempo que se ha de dedicar a los deberes o al juego con los amigos. 7. Estar seguros de que los niños saben que las personas en la red no son siempre quien ellas dicen ser.

Y también se citan recomendaciones: 1. Nunca dar información personal, como: nombre, dirección, número de teléfono, edad, dirección de su colegio, sin permiso de sus padres. 2. Nunca han de concertar una entrevista con alguien que ellos hayan conocido on-line, al menos que los padres estén informados de ello. 3. Nunca deben responder a mensajes que puedan hacerles sentir confusos, molestos o inseguros.

Una de las aficiones más frecuentes en los chicos es la práctica del chat, que como se sabe es un servicio de internet basado en la comunicación entre personas, en tiempo real, mediante el teclado. Los diferentes usuarios que se conectan al canal chat, pueden mantener conversaciones por escrito, en directo, pero con la seguridad que les confiere estar a solas, aunque siempre existe la posibilidad de concertar una cita en la vida real. Niños y jóvenes no aleccionados se exponen a agresiones de verdaderos depredadores sexuales, traficantes de droga, fanáticos, desequilibrados, psicópatas..etc. Un aspecto, cada día más importante en el chat, son las cuestiones relacionadas con el sexo (cibersexo).

Es cierto que el chat, chateo o chatear en el argot juvenil, tiene múltiples aspectos positivos, como el intercambio de conocimientos, el fomento de la amistad, la posibilidad de colaborar en acciones solidarias…, y en este campo, salvando los riesgos, hay todavía una importante labor a realizar. Como lo es también que internet puede ayudar a niños y jóvenes a conseguir información y datos para sus tareas escolares, adquirir destreza en el manejo del ordenador; en suma, aprender y divertirse.

Es necesario recordar que el uso abusivo de internet ha ocasionado nuevas patologías psicosociales tanto en niños como en adultos, siendo los perfiles psicológicos de los adictos similares a los que sufren adicción a la televisión y videojuegos. Los síntomas generales de los adictos son: sintomatología depresiva, tendencia al aislamiento, falta de comunicación con amigos y familiares, bajo rendimiento escolar o laboral y tendencia a la agresividad. Generalmente las personas que sufren adicción utilizan la Red para escapar de sus problemas personales.

La formación en el uso adecuado de este sensacional medio de ocio y aprendizaje, la educación por parte de padres y educadores en la adquisición de un espíritu crítico y selectivo de sus contenidos, el uso racional del ordenador sin descuidar otras actividades necesarias para la socialización de la personalidad, y no caer en la adicción serán las armas más eficaces para navegar con seguridad por el ciberespacio y obtener el máximo provecho de este poderoso medio de comunicación de masas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.