EL MINISTERIO DE JUSTICIA EXAGERA LAS CIFRAS DE LAS `BODAS

Hasta cuatro millones de homosexuales se acogerían a la ley de `matrimonios’ gays cuando ésta entrara en vigor. Eso dijo De la Vega (Vicepresidenta del Gobierno español) para justificar la “demanda social” de la ley. No han sido las únicas exageraciones del Gobierno.
El pasado 29 de junio el Ministerio de justicia hizo pública la cifra de `bodas’ entre homosexuales, que en su primer año de legalidad ascendían a 1.591 uniones según los 261 registros informatizados. Sin embargo, el mismo Ministerio calculaba 3.000 más de estas uniones en los restantes 171 registros no informatizados y 7.000 juzgados de paz existentes en pequeños municipios.

Polémica reforma
Un análisis realizado por Hazte oir en un informe revela que el Ministerio de López Aguilar podría estar exagerando las cifras. Para la plataforma ciudadana que preside Ignacio Arsuaga, estas uniones son esencialmente un fenómeno de grandes urbes cuyos registros están informatizados. Los 171 registros sin informatizar pertenecen mayoritaria­mente a pequeños municipios, donde la incidencia de estas uniones es muy baja, así como en los 7.000 juzgados de paz, radicados principalmente en el ámbito rural.

Las cifras reales del primer año de vigencia de estas uniones entre personas del mismo sexo se conocerán a través del Instituto Nacional de Estadística, responsable de las estadísticas de Movimiento Natural de Población, que se elaboran con los formularios cumplimentados por todos los registros civiles y juzgados de paz. Tras la polémica reforma del Código Civil de primeros de julio de 2005, las cifras relativas al segundo semestre de ese año y primero de vigencia ponen en evidencia la esperada `oleada’ de uniones que protagonizarían 4 millones de homosexuales según la vicepresidenta primera del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega: sólo hubo 1.275 de estas uniones.

La RAE, en contra

Para Hazte oir “es difícil creer que en los 6 meses si­guientes se vayan a registrar hasta 4.500, como estima el Ministerio de López Aguilar. Ello revela que el Gobierno está preocupado con la escasa respuesta de esta reforma que sacó un millón de personas a la calle.

Y no es para menos, a tenor del amplio sector social que se resiste a admitir esta reforma como “justa” y de “gran demanda social”, del recurso ante el Tribunal Constitucional e incluso de la oposición de la Real Academia a reflejar en el diccionario esta adulteración del matrimonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *