EL FIN DE SEMANA DE LOS ADOLESCENTES

José Manuel Mañu
Mientras los chicos han sido pequeños, el fin de semana dependía mucho de sus padres. Estos sabían perfectamente lo que su hijo hacía, y estaba en su mano corregir o fomentar lo que veían oportuno. Entre los adolescentes es frecuente que acepten, más o menos, el rol de estudiante entre semana, pero el viernes, a media tarde, cambian la mentalidad. Se meten en la “movida”. Ante esta posible doble vida, ¿Qué hacer, padres y profesores?

PADRES

1. ¿ Conoce con profundidad, fruto de una conversación serena, el fin de semana de su hijo o hija?

2. ¿ Hay en casa un cauce abierto de comunicación padres-hijos, o por el contrario los padres interrogan y los hijos contestan con evasivas y monosílabos?

3. ¿Conoce con detalle el ambiente de los lugares que frecuentan sus hijos?

4. ¿Considera que es estricto o permisivo en salidas, horarios, lugares, etc.? ¿Ha dado por perdida la batalla del fin de semana?

5. ¿Comprende que, si su hijo no acude a los lugares de la movida, puede no tener amigos con los que estar? ¿ Procura situarse en su lugar?, ¿Están pensando juntos alguna posible alternativa?

6. ¿Piensa que las circunstancias actuales que rodean a un adolescente quizá no sean las mismas que cuando Ud. tenía su edad?

7. No siga a su hijo por donde va: pregúnteselo a él. Si no contesta vaya creando el clima familiar para que sí lo haga dentro de unos meses.

8. ¿Es consciente de que aunque sus hijos protesten, en el fondo les parece razonable que Ud. no se desentienda de dónde y con quién van?

9. ¿Procura de algún modo conocer a los amigos de sus hijos?

10. ¿Pide ayuda a una persona prudente cuando no sabe cómo actuar con sus hijos?

PROFESORES

1. ¿Le preocupa el fin de semana de sus alumnos?

2. ¿Conoce el ambiente que se da en los lugares que frecuentan sus alumnos?

3. ¿Le confían sus alumnos sus planes actuaciones, etc.?

4. ¿Se ha planteado cómo formar a sus alumnos para que no caigan en la trilogía alcohol-sexo-drogas?

5. ¿Ha fomentado alguna vez una alternativa sana y amena a esos planes?

6. Además de la lógica preocupación, ¿ha pensado cómo transmitir a los padres posibles soluciones?

7. ¿Se esfuerza por comprender muy bien las aspiraciones e inquietudes de sus alumnos? ¿ Procura ayudarles?

8. Teniendo en cuenta que es más fácil prevenir que curar, ¿Saca alguna experiencia del trato con sus alumnos, para llegar a tiempo con los que vengan después?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *