El crimen del aborto explicado a los hijos (II)

1.Si quiere conocer mucho más sobre este tema y obtener todas las respuestas posibles, le recomiendo que visite http://www.aciprensa.com/aborto/100preguntas.htm EL ABORTO: 100 CUESTIONES Y RESPUESTAS SOBRE LA DEFENSA DE LA VIDA HUMANA Y LA ACTITUD DE LOS CATÓLICOS. Han sido preparadas por personas especializadas en diversos campos de la investigación y el estudio: médicos, biólogos, biopatólogos, farmacéuticos, teólogos, moralistas, juristas, sociólogos, psicólogos y periodistas.
2.Cómo es posible que una madre embaraza pague dinero al médico, hospital, laboratorio farmacéutico o comadrona, para que le maten al hijo que lleva en su vientre, si hay otras madres, a las que en contra de su voluntad, se los matan los gobiernos, que han editado leyes las cuales, prohíben tener un segundo hijo y les obligan a que lo aborten. Estas madres si que tienen un inmenso dolor, al tener que someterse al crimen del aborto obligatorio, de un hijo que ha sido concebido con amor y dentro de su matrimonio. No pueden comprender, como en algunas naciones, hay otras madres que paguen para que les maten a sus hijos.Si quieren tener a su segundo o tercer hijo, tienen que tenerlo clandestinamente, sabiendo que nunca tendrán los derechos de los otros ciudadanos, no podrá asistir a la escuela, ni recibirán cuidados médicos del gobierno, ni en el futuro conseguirá trabajo, además de los castigos de cárcel para los padres, esterilización obligatoria y pérdida de sus trabajos. Solamente les queda, la alternativa de abortarlos o ilegalmente, cederlos a otra pareja que no tenga hijos por ser infértiles.

Si las madres son encontradas, con signos de embarazo por los funcionarios públicos, llamados “escuadrones del aborto”, y este es del segundo hijo, les llevan a la cárcel y no salen hasta que hayan abortado. Eso si que es dolor, sentir como matan al hijo propio.

1.Lo más peligroso del aborto, es olvidarnos de que realmente, es un crimen contra la humanidad, un genocidio de indefensos, amparado por unas leyes civiles, que distorsiona la realidad y justifican maliciosamente, del crimen que cometen las mujeres, padres, médicos y organizaciones.
2.La lucha contra el aborto, pasa por una educación sexual adecuada, una menor permisividad en las costumbres actuales, un mayor respeto a la persona propia y a la ajena, y una perspectiva vital de la sociedad. Tiene que haber una educación, de los padres a los hijos, en las virtudes y valores humanos de castidad, pudor, abstinencia, etc. para que cuando sean mayores, tengan claro lo que es el sexo, para lo que sirve y para lo que no debe servir, de forma que cada uno asuma la responsabilidad y libertad frente al sexo, su control y límites, para conseguir la felicidad y no el libertinaje, que destruye a las personas. El aborto no es un método anticonceptivo más, ya que si las madres conocieran, las consecuencias físicas y psíquicas a las que se enfrentarán, por causa de ese crimen, nunca tomarían el riego de abortar voluntariamente.
3.Todas las estrategias de la lucha contra el aborto, tienen que pasar por ofrecer a las madres las alternativas, con las soluciones y medios, para no abortar: un hogar durante el embarazo y después del alumbramiento, manutención, trabajo, posibilidad de adopción, asesoramiento medico, psicológico, religioso, económico, escolar, etc. Está demostrado, que cuando las distintas organizaciones “pro vida” han ofrecido estas alternativas, han conseguido que disminuya enormemente, el número de mujeres que han abortado.
4.Pero el crimen del aborto no tiene castigo, si no todo lo contrario, detrás de este crimen, están los intereses creados, por grupos que presionan a los gobiernos, para que despenalicen el crimen del aborto y así los médicos, hospitales y laboratorios farmacéuticos, hagan grandes negocios. Todos somos responsables de lo que pasa en este mundo, bien sea por acción, por omisión, por desidia, por complicidad o por indiferencia. Muchos nos quedarnos callados ante tanta injusticia.

Hay que hacer muchas cosas por los niños, además de amarlos y llenarlos de besos, eso es lo fácil, lo difícil es dar la cara por ellos, nacidos y no nacidos y ayudar a las madres y padres, para que no realicen el crimen del aborto.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *