Diferencias sexuales y educación

“Comprender los mecanismos cerebrales que subyacen al aprendizaje podría transformar las estrategias educativas y permitirnos su optimización” (Sarah Blakemore y Uta Frith; Instituto de neurociencia cognitiva del University College of London).
Las diferencias cerebrales entre niños y niñas de la misma edad se traducen en distintos ritmos cognitivos y formas de aprendizaje. Los contenidos y metas académicas deben ser los mismos para ambos, pero la eficacia será mayor utilizando métodos docentes adaptados a sus peculiaridades. Estudios objetivos realizados sobre niños y niñas de diferentes culturas, razas, nivel económico y social, demuestran que, como regla general:

– Las niñas, en infantil y primaria, son más hábiles en destrezas verbales y motricidad fina, aventajando a los varones en lectura y escritura.
– Los niños, en secundaria, aventajan a las niñas de su misma edad, en lógica matemática, capacidad espacial y razonamiento abstracto.
– La competencia es un elemento esencial en la docencia masculina. En la femenina lo es la colaboración.
– La relación con el profesor en los chicos suele ser de confrontación y tensión, mientras que las chicas buscan la comprensión y afectividad.
– El pensamiento de los chicos es deductivo, el de las chicas inductivo.
– En la explicación de una misma materia, los niños retienen mejor los datos objetivos, las niñas los subjetivos.
– Los varones son más movidos, inquietos e indisciplinados debido a la influencia que ejerce la testosterona sobre el cerebro y al desarrollo más lento en aquel de las áreas que favorecen el autocontrol. Por ello precisan de mayor disciplina y autoridad que las niñas.
– La madurez física y psíquica de las chicas en secundaria las hace más capaces y responsables, surgiendo conflictos constantes con sus compañeros a los que consideran unos niños.
Una educación que atienda debidamente a las diferencias sexuales en el aprendizaje puede desempeñar un papel fundamental para combatir la discriminación y disipar los tradicionales estereotipos de sexo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *