Decir a otros que no estén con él o que no le hablen

Como antigua víctima de acoso escolar (hoy llamado bullying) en Valencia hasta el año 1988 (hoy tengo 31 años) me gustaría saber como y dónde puedo colaborar para que lo que me ocurrió a mí deje de ocurrirles a muchos niños.
Me duele que hayan tenido que salir a la luz pública casos como el de Jokin o de Mª Cristina (de Elda) para que la gente se movilizara. Nadie sabe mejor que yo por lo que estarán pasando esos niños. Nadie se lo imagina ni se imagina por lo que pasamos quienes lo hemos sufrido. Yo llegué a provocar las burlas a los 12 y 13 años porque si no me pasaba los recreos sola, aislada, como apestada. Necesitaba el contacto con la gente y sabía que aunque me hicieran daño, tendría alguna novedad ese día (quiero que os imaginéis 2 recreos por día, el 1º de 30 minutos y el 2º de 3 horas, ahora multiplicadlo por todos los días de un curso escolar y, después, por los 8 años que duraba la EGB. Imaginaos creciendo sola, aislada, apestada, entre golpes y burlas durante todo ese tiempo y preguntaos por qué lo hice). Después pensé en suicidarme (como Jokin o Mª Cristina) pero no tuve valor, me daba miedo el dolor de la muerte y, afortunadamente no lo hice pero quedé marcada para siempre.
Aseguró que su hijo lleva desde el 12 de octubre sin acudir a clase debido al acoso que asegura sufrir desde hace más de un año por parte de dos compañeros, que han hecho que nadie le hable en el instituto.
Ahora estoy totalmente sola, y para mi es una situacion muy insoportable, nadie quiere estar a mi lado, y se “rifan” para ver a quien le toca conmigo. Tampoco nadie quiere tomarse un cafe conmigo, nadie quiere dejarme los apuntes de los dias q falto porq estoy muerta de ansiedad (he llegado algunos dias a la puerta de la facultad y tener q dar la vuelta porq no era capaz de entrar)
Desde ese momento, la tiraban rotuladores, era rechazada y se fue quedando sin amigos. Pasaban los meses y nadie la hablaba, pesaban amenazas sobre quien se atrevía a hacerlo”.

“A menudo escucho que os referís al hombre que comete un delito como si no fuera uno de vosotros, como un extraño y un intruso en vuestro mundo… Mas yo os digo que de igual forma que ni una sola hoja se torna amarilla sin el conocimiento silencioso del árbol, tampoco el malvado puede hacer el
mal sin la oculta voluntad de todos vosotros”.

Palabras del escritor libanés Jalil Gigrán

Cualquier reproducción ha de citar la fuente www.acosomoral.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *