DE ACTIVISTA Y EDITORA DE UNA REVISTA HOMOSEXUAL A CRISTIANA CONVENCIDA

Álvaro de Juana
Charlene Cothran, editora de una de las revistas de homosexuales más conocidas del mundo, tras hablar con un pastor evangélico largo y tendido acerca de Dios y de su homosexualidad, descubrió que “las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo no son lo que Dios pretendía para nosotros”. Sostiene que, en el fondo, “siempre lo supe”. Tras convencerse de este hecho, la popular editora de Venus, revista que cuenta con más de 40.000 suscriptores y que defendía las pretensiones de la comunidad gay afroamericana, ha decidido hacer borrón y cuenta nueva y empezar una trepidante etapa en su vida: acercarse a Dios, darle culto y cambiar de arriba abajo el rumbo de su revista.

En EEUU y otros países donde ya se conoce la noticia, la sociedad ha quedado impactada y sorprendida. Pocos daban crédito a las noticias que les llegaban y que posteriormente pudieron confirmar por sí mismos a través del últitno número de Venus: después de 13 años como directora de la misma, la activista Charlene Cothran se ha convertido al cristianismo. Y así de categórica lo anunciaba en la portada, el editorial y las páginas interiores de la ya antigua revista a favor de la práctica homosexual. Pero la cosa no ha quedado ahí, sino que va más allá: a partir de ahora Venus ya no sólo no será favorable a la práctica gay, sino que constituirá un instrumento de ayuda a todas las personas homosexuales que quieran curarse, porque, afirma Cothran, “es posible”

Rendida a Jesucristo

“Ahora, debo salir del armario otra vez. He experimentado recientemente el poder de cambio que viene una vez que uno se rinde completamente a las enseñanzas de Jesucristo. Como creyente de la palabra del Bien, acepto y siempre supe que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo no son lo que Dios pretendía para nosotros”, destacó a los suscriptores de su revista.

Cothran es rotunda en sus afirmaciones: “He rendido totalmente mi corazón a Jesús”, apunta, y además añade: “Aunque he vivido como lesbiana a lo largo de toda mi vida adulta, no tengo duda alguna de que el propósito de mi alma es el de usar mis dones para AMOROSAMENTE [en mayúsculas en el original] compartir la verdad de cómo llegamos aquí: cómo nos convertimos en un gay o una lesbiana, cómo llegamos a disfrutar de nuestro `estilo de vida’ y cómo llegamos a creer que esto estaba OK con Dios”.

Para el mismo público

Cothran ha expuesto el nuevo ideario de Venus, que hace referencia a la misión a la que se enfrentan todos los trabajadores de la revista a partir de ahora: “E1 público será el mismo, pero la misión ha sido renovada: nuestra nueva misión es animar, educar y asistir a todos aquellos en la vida que quieren cambiar, pero no han encontrado una salida. Hermano mío, hermana mía, por favor, sígueme en el camino de salida a todo esto”, pide Cothran.

Como era de esperar, algún lector no ha acogido la noticia con mucho agrado. Un ejemplo que llega desde Harlem, Nueva York, es el de una mujer que ha escrito a la revista asegurando sentirse decepcionada y triste. Sin embargo, estas quejas no han servido para que Cothran se venga abajo; todo 1o contrario, ha salido fortalecida de su decisión de seguir a Cristo y continúa enarbolando la idea de que es posible curarse de la homosexualidad. ¿Cómo? Charlene Cothran aconseja, a través del reportaje “Redímete. 10 formas de salir de la vida gay, sí quieres salir”, diez maneras de hacerlo con la certeza de que Jesús puede perdonar todos aquellos pecados que se confiesan, incluso el de homosexualidad, ha declarado.

De hecho, la revista lleva ya varios días trabajando en lo que será su nueva etapa, en la que será habitual encontrar en sus páginas a prestigiosos especialistas, psicólogos y un gran número de expertos que aconsejarán y propondrán terapias para el abandono de la homosexualidad. Y, por supuesto, ofrecerá testimonios de personas que han conseguido abandonar esta práctica y han regresado a la heterosexualidad.

La bitácora de Venus

En la web de la revista, los internautas pueden acceder a una bitácora en la que Charlene Cothran ha comenzado a colgar noticias y comentarios. También aquí la editora recibe aplausos y críticas de la gente que opina. Uno de los comentarios, realizado por C. Henry, pide “rezar a Dios” e indica que “la verdad está en Dios”. Además, anima a que Cothran “continúe con su testimonio” de nueva cristiana.

Cothran no tiene reparos en contestar todos los comentarios y en explicar una y otra vez su conversión. No se enfada, no emplea malas palabras y tiene paciencia con todos para expresar que tras dejar la homosexualidad “mi vida es mejor y soy más feliz”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *