CRITICAR EL “ACTIVISMO GAY” NO ES “HOMOFOBIA”

Aceprensa
La revista Catholic Insight, que se publica en Toronto y difunde unos 4.000 ejemplares por suscripción, no es culpable de incitar al odio contra los homosexuales, ha dictaminado la Comisión Canadiense de Derechos Humanos. La publicación fue denunciada por el activista gay Rob Wells en febrero del año pasado por –según él– presentar a los homosexuales como un grupo que trata de “tomar el control de las principales instituciones de la sociedad”, así como violentos, peligrosos para los niños y “desprovistos de toda cualidad positiva e intrínsecamente malvados”. En apoyo de estas alegaciones, la denuncia, de tres páginas, citaba fragmentos de artículos aparecidos en la revista.

Catholic Insight negó todas las acusaciones y replicó que las citas habían sido escogidas de modo parcial y sacadas de contexto. La revista, dice su director, el sacerdote Alphonse de Valk, mantiene, de acuerdo con la doctrina católica, que la homosexualidad es objetivamente desordenada y critica los objetivos del activismo gay, pero no ataca a individuos o grupos. La Comisión de Derechos Humanos le ha dado la razón: en su dictamen dice que los textos denunciados no provocan odio o desprecio contra nadie por motivo de la orientación sexual. La decisión es recurrible ante el Tribunal Federal de Canadá.

Tras el dictamen, De Valk dijo que la revista tiene todo derecho y también la responsabilidad de dar informaciones y comentarios sobre el “activismo homosexual” y sus objetivos, como el matrimonio gay o la adopción de niños. “Resulta escalofriante que se pueda llevar a juicio a una publicación simplemente por informar sobre esos temas controvertidos”, comentó.

De Valk se alegra de la resolución del caso, pero advierte que para su modesta revista puede ser una victoria pírrica, pues la defensa contra la querella ha consumido muchas horas de trabajo durante un año y ha costado unos 20.000 dólares (canadienses, equivalentes a 12.500 euros). Si Wells recurre, el nuevo proceso supondrá costes similares.

Ver artículo original: Catholic magazine not guilty of hate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *