Cómo actuar si tu hijo es victima de acoso escolar

Cómo actuar si tu hijo es victima de acoso escolar
Los padres debemos de escuchar a nuestro hijo cuando intenta explicar su situación sin interrumpirle, hasta que haya terminado , y darle la importancia que realmente tiene, entonces le comentáis que su situación es una situación de toda la familia.
Jordi Frauca – ACAECAT

Las amenazas de los agresores a la victima de acoso escolar para que no advierta a los profesores, con convertirse en chivato, amenazas con intensificar las agresiones e incluso advirtiéndole con agredir a algún miembro de su familia, normalmente algún hermano/a más pequeño, así como culpabilizarle constantemente de la situación, hace que en ocasiones el niño/a que sufre de maltrato en el colegio no exprese a sus padres sus necesidades de que le ayuden en la situación que está sufriendo, por otra parte también puede existir la posibilidad de que sus padres no sepan interpretar esa demanda de auxilio, por eso hay que estar atentos a una serie de indicios que nos pueden sugerir que nuestro hijo pueda estar sufriendo de acoso en el Colegio y que pueden ser :

-Cambios en el comportamiento del niño. Cambios de humor
-Tristeza, llantos o irritabilidad
-Pesadillas, cambios en el sueño y /o en el apetito.
-Pérdida de peso
-Dolores somáticos, dolores de cabeza, de estómago, vómitos
-Pierde o trae deteriorados del colegio sus pertenencias escolares o personales de forma frecuente (Pantalones, mochila, estuche, colores, etc)
-Aparece con rasguños, hematomas, se queja de dolor por golpes y pone mil excusas por ello.
-No tiene amigos, no quiere salir
-No acude a actos del colegio
-Siempre quiere ir acompañado al colegio
-Presenta una fobia para ir al colegio

Los padres debemos de escuchar a nuestro hijo cuando intenta explicar su situación sin interrumpirle, hasta que haya terminado , y darle la importancia que realmente tiene, entonces le comentáis que su situación es una situación de toda la familia.

-Intentar que os vaya explicando lo que ha ocurrido, cuando empezó, como, dónde, quienes, que le han hecho, si lo ha explicado a algún profesor, etc. y tomáis nota.

-Debéis intentar averiguar los hechos.

-Llevar un diario juntamente con tu hijo, en el que anotar las incidencias cada día.

-Llévalo lo antes posible al pediatra, que le haga una revisión, y ponlo en antecedentes de la situación.

-Si hay una agresión física, con moratón, rasguño, se queja de dolor, se niega a ir al colegio con una crisis de ansiedad, o sale del colegio con una crisis de ansiedad, llévalo urgentemente al Pediatra o al Hospital más cercano para que lo atiendan y extiendan parte de atención médica .

-No intentar solucionar la situación con los padres de los agresores, debe ser a través del centro o de la Inspección Educativa.

Cuando se habla de solicitar por escrito ,se refiere a solicitar por e-mail, con acuse de “recepción” o “leído” mandar un escrito por burofax, o sencillamente en el caso de Centros públicos pasar el escrito por registro, algo a lo que no pueden negarse.

-Solicitáis por escrito una entrevista con su tutor/a, preguntáis si ha observado algo anómalo en las relaciones de algún niño o grupo con tu hijo, si niega se lo comentáis, si asiente, solicitáis su colaboración y trazáis un plan.

-Si el profesor niega completamente los hechos, solicitáis por escrito una reunión con la Dirección del Centro, solicitando su colaboración .

-Si la situación continua, y el Centro no ha hecho nada o la niega, solicitáis por escrito una reunión urgente con la junta del centro y un representante del AMPA que deberá de levantar acta, ULTIMATUM, el Centro, está obligado a garantizar la seguridad y por lo tanto la integridad física, psicológica y moral de vuestro hijo, y estáis en vuestro derecho de exigirlo.

-A estas alturas, el agresor ya ha sido apartado de tu hijo, el Comité de Convivencia del Centro ha nombrado un Profesor Instructor del Expediente Disciplinario a nombre de tu hijo, y ya ha hablado con él, con el/los agresores, y está digamos que está tomando declaración a profesores y alumnos.

-Si la situación de acoso que sufre vuestro hijo está ya muy avanzada y ha sufrido daños respetables, en el caso de que e Centro os proponga una Mediación Escolar, os aconsejo que vuestra respuesta sea negativa, la Mediación cuando la desigualdad de fuerzas es claramente a favor de los acosadores solo beneficia a estos poniendo en desventada a la victima.

La psicología del Centro ya está trabajando con tu hijo y los agresores.

-Es preferible que por vuestra parte vuestro hijo reciba ayuda de un profesional externo al Centro.

-Sí el Centro sigue negando los hechos o se muestra incapaz de enfrentarse a la situación, el siguiente paso es, denuncia educativa, presentando escrito relacionando todos los hechos y adjuntando partes médicos etc. Original y copia y pasarlo por registro, dirigido al Inspector Educativo del Centro y al Delegado Educativo de la Zona, personarse y hablar con el Inspector de Educación.

-Si la situación es grave, las agresiones son graves, la seguridad del menor no está garantizada por el Centro ni por el Dep. de Educación, presentar denuncia ante la Policía o ante Fiscalia de Menores.
El Fiscal de Menores será vuestro abogado defensor.

Se debe de tener en cuenta , que cambiar a la victima de colegio, no siempre surte efecto, ya que circunstancias personales , no garantizan que no se vuelvan a dar incidentes semejantes en el nuevo colegio, además podría ser más que probable un efecto de contaminación por parte de integrantes del entorno de los acosadores, en un nuevo Centro Escolar dentro de la misma población.

Por otra parte tengamos en cuenta, que en los casos de acoso en Primaria, sea la victima o el agresor quien cambie de Centro, debe de continuar trabajándose sobre el o los agresores, a fin de determinar la causa o las causas que producen el conflicto sobre su victima y de intentar socializarles, ya que es probable que en la Enseñanza Secundaria Obligatoria, sean inscritos en el mismo Centro, con un rebrote de las hostilidades.

Aunque no debiera ser así, es usual que los Centros de Enseñanza, no reconozcan claras situaciones de acoso escolar, por lo que el menor victimizado, continua siéndolo sin que se apliquen medidas para protegerlo. Por otra parte, algunos Departamento de Educación, con una Política de Minimización de la problemática basada en situar el listón que separa el “cosas de niños” del “acoso escolar” no hacen sino acercar posturas con aquellos Centros que a su vez minimizan las situaciones de acoso.

Jordi Frauca
ACAECAT
600672077
acaecat@jfrauca.jazztel.es
www.suroexte.com/acaecat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *