Colaboración entre padres, profesores y alumnos

Los 11 puntos para una buena colaboración entre padres, profesores y alumnos

”Somos un equipo.” Pero educar requiere un cierto trabajo en red, paciente y coordinado, para sacar lo mejor de los jóvenes.

La tarea conjunta de profesores y padres es educar a los jóvenes. Para ello hace falta recordar una serie de factores que facilitarán nuestros esfuerzos.

1. Mostremos clara confianza hacia la persona que nos atiende en las tareas educativas de nuestros hijos e hijas.

2. Intentar “hablar el mismo idioma” desde el primer momento: objetivos, expectativas, medios idóneos, disponibilidad, capacidades y posibilidades reales de todos los implicados en el proceso educativo, etc.

3. Tener en cuenta la libertad y capacidades de cada criatura, como ingredientes necesarios en la intervención educativa; evitemos fijar el rendimiento académico como un fin en sí mismo.

4. Las buenas calificaciones serán el resultado lógico del esfuerzo y la constancia, aunque en algunos casos sea preciso poner medios extraordinarios.

5. Tener claro que el tutor, profesores y demás expertos no son los protagonistas. Son unos colaboradores estupendos en la educación de las criaturas e incluso pueden orientar en las dinámicas familiares, pero los primeros educadores son los padres.

6. Aceptar de buen grado los datos objetivos que se intercambien padres y tutores, Es preciso trabajar en equipo, ser muy pacientes y constantes, decir lo que nos preocupa, tirar en la misma dirección.

7. Evitar la búsqueda de recetas mágicas: pensar que cada hijo es diferente y lo que a uno le fue bien, a otro quizás le sea contraproducente.

8. Reconocer que es laboriosa la tarea de educar, pero fácil y fascinante –con numerosos e imprescindibles sacrificios claro- si ponemos los medios necesarios y nos dejamos ayudar.

9. Participación necesaria -de la madre y el padre- en reuniones, cursos de orientación y tutorías.

10. Utilizar medios para comunicarse, puntualmente, con facilidad y sencillez. Así mejora el seguimiento y evaluación de los objetivos planeados en tutorías con padres y alumnos.

11.Solicitar bibliografía específica y adecuada para ampliar formación sobre los temas más necesarios en cada caso y edad.
Emili Avilés Cutillas. Con la autorización de: www.forumlibertas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *