Cine: Shrek. Felices para siempre y Toy Story 3

Este verano, el cine de animación propone a las familias las últimas películas de dos sagas de animación de gran éxito: Shrek y Toy Story. Las comparaciones no dejan lugar a dudas. Mientras que la saga de juguetes resulta insuperable, la del ogro verde echa el cierre con una película, mejor que la tercera, pero sin la calidad de las dos primeras. Sin embargo, ambas logran conmover al espectador con interesantes reflexiones
Felices para siempre tiene como centro la crisis de la mediana edad que sufre el protagonista. Ahora que es considerado un héroe, reina junto a su amada, y tiene tres hijos, la vida de Shrek no tiene por el momento un Felices para siempre, porque nuestro héroe añora su vida pasada. En esas circunstancias, es engañado por el malvado hechicero Rumpelstilskin para trasladarse atrás en el tiempo. De pronto, se encuentra en un mundo alternativo de Muy Muy Lejano, en el que el día de nacimiento de Shrek nunca ha sucedido. De ese modo, no podrá rescatar a Fiona, y Rumpelstilskin puede hacer un pacto con los padres de la princesa para convertirse él en rey. En este nuevo pasado, los ogros son perseguidos; su amada Fiona es una guerrera dura de pelar que encabeza a un grupo rebelde; el Gato con Botas es un gato gordo y mimado preocupado sólo por comer y dormir; y Asno es un animal de carga. Shrek tendrá que sobreponerse a multitud de retos que le ayudarán a darse cuenta de que tomó las decisiones correctas, puesto que le llevaron a una vida que definitivamente valora.
Esta nueva historia tiene lugar antes de la acción de la primera película: justo antes de que Shrek (voz original de Mike Myers) rescate a Fiona (voz original de Cameron Díaz) de la torre en la que fue encarcelada por un dragón. Mike Mitchell dirige esta película de animación, lanzada principalmente en 3D. El guión de Josh Klausner y Darren Lemke conserva el humor y la humanidad del protagonista, y enseña a valorar el sacrificio, la familia, el amor y la gratuidad como aspectos imprescindibles para una vida plena. Shrek. Felices para siempre es un buen cierre para esta saga que había ido decayendo y, aunque no tiene la calidad de las dos primeras partes, es sin duda mejor que la tercera.
Pixar vuelve a superarse

Fotograma de Shrek. Felices para siempreDespués de Up, parecía que la factoría Disney-Pixar no se podía superar, pero lo ha hecho con Toy Story 3. Andy (voz original de John Morris) se está preparando para ir a la universidad. Su madre quiere que limpie y ordene su habitación almacenando en el ático las cosas que quiere, y tirando a la basura o regalando lo que ya no quiere. Todos los juguetes están inquietos. Woody (Tom Hanks), el sheriff vaquero, juguete favorito de la infancia de Andy, intenta convencer a los otros de que seguirán juntos en el ático. Pero la realidad es que acaban todos siendo donados a la guardería del Centro Sunnyside. Al principio, todos parecen felices, porque ante el abandono de Andy, la posibilidad de ser útiles y hacer felices a otros niños les llena de felicidad, pero nada es como parece. Sunnyside es, en realidad, una prisión para los juguetes, y los pequeños no saben cuidar ni jugar con ellos.
Toy Story 3 es una inteligente y vibrante película donde los juguetes tienen una preocupación intensa sobre el significado de sus vidas y el destino que les espera. Woody les repite, una y otra vez, que se trata «de estar ahí para Andy», pero, para los demás, esto no será tan evidente. Cuando comienza la pesadilla para el grupo de juguetes, Woody tiene que convertirse de nuevo en el líder que debe sacarlos de Sunnyside. No será una hazaña fácil, pero el bien triunfará sobre el mal…
Dirigida por Lee Unkrcih, esta aventura dramática acentúa el miedo al abandono, la virtud de la lealtad, el ideal de una comunidad unida, la belleza de la amistad, el amor… La película tiene, además, un final inolvidable y muy emocionante, en el que resulta imprescindible tener un pañuelo a mano.
Toy Story 3 lo tiene todo: una historia edificante, entrañable, emocionante, personajes divertidos, un atractivo uso de la tecnología 3D, y una resaca emocional que aboga por la oportunidad de tener una vida en la que se sea útil a los demás. Vayan sacando de las cajas los juguetes de su infancia, porque cuando salgan de la sala, seguramente querrán pasar tiempo con ellos.
Teresa Ekobo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *