Cine: El solista. El don de la amistad

El ganador de un Oscar Jamie Foxx y el nominado Robert Downey Jr. ofrecen sus mejores interpretaciones en El solista, un drama social basado en hechos reales, que trata el problema de la indigencia, en una conmovedora historia de amistad entre un periodista y un virtuoso callejero

Los protagonistas, en una escena de la películaDirigida por el británico Joe Wright, nominado a Oscar por Expiación, El solista es la adaptación cinematográfica del libro The Soloist: A Lost Dream, an Unlikely Friendship, and the Redemptive Power of Music (El solista: un sueño perdido, una amistad improbable y el poder redentor de la música), escrito por el periodista de Los Angeles Times Steve López, publicado a principios de 2008.
Robert Downey Jr. encarna al periodista Steve López. Está separado de su mujer, Mary (Catherine Keener), que es su editora en el periódico. Y lleva una vida solitaria en su casa de lujo, llena de cajas, meciéndose en el olvido, con una botella de vino y melodías de Neil Diamond. Con la disminución de lectores y los despidos a su alrededor, López necesita desesperadamente una historia de interés para que su columna sea leída. Muchas son las pistas que sigue a diario y cuando un día se encuentra con Nathaniel Ayers (Foxx), un indigente apasionado por Beethoven y Bach que toca magníficamente un violín de dos cuerdas, se ve obligado a intentar contar a los lectores esa historia.
En abril de 2005, el columnista Steve López empezó una serie de fascinantes artículos acerca de Nathaniel Anthony Ayers, un músico callejero con un increíble talento y, al parecer, totalmente perdido, a quien había descubierto empujando un carrito de la compra y tocando con deslumbrante virtuosismo. Al principio se acercó al indigente para descubrir por qué un niño genio que estaba destinado al éxito terminó vagando por las calles de Los Angeles. Después trató de ayudarle a volver a ser un hombre normal. Con el tiempo, los objetivos de López fueron siendo cada vez menores, a la vez que se iba dando cuenta del problema real que sufre Nathaniel.
Así comienza la parte más interesante de la película, donde el director retrata a una comunidad de indigentes que viven en Lamp (Los Angeles). La mayoría de ellos, igual que Ayers, cuya esquizofrenia interrumpió sus prometedores estudios de violonchelo en Juilliard School, están en la calle como consecuencia de la enfermedad mental. En la relación con ellos, López se da cuenta de las terribles injusticias de la vida y de que con Nathaniel su posición debe ser otra.
El salvador, salvado
Joe Wright, que dirigió de forma excelente Expiación, vuelve a demostrar su talento para llevar obras literarias a la pantalla, al profundizar en el submundo de Tinsel Town de los sin techo. Es cierto que la película se resiente en muchos momentos por su lentitud y en los flashbacks, pero, si se tiene paciencia, se puede disfrutar de una película que realiza un tratamiento excepcional del tema de la marginación de los indigentes. Curiosamente, muchos de los extras de El solista son personas sin hogar reales de la comunidad de Lamp.
El solista tiene un protagonista claro, Ayers, un hombre desorientado a causa de sus problemas. Es esencialmente bueno, y guarda buenos deseos para todos los que le rodean. Aunque sus circunstancias son complicadas, recita el Padrenuestro y hay en él todavía resquicios de su fe evangélica. Pero la película muestra también al espectador los problemas vitales del supuestamente triunfador: un periodista que llegó a ganar un premio gracias a sus artículos sobre Ayers. Un hombre que ha desconectado él mismo de la realidad, pero intenta salvar a otro, y a quien la amistad con el vagabundo ayudará a reorientar su vida.
El solista tiene en el centro de su trama la dignidad de los marginados, en una relación de amistad basada en el respeto mutuo. Robert Downey Jr. y Jaime Foxx se han volcado para interpretar a sus personajes, y sin duda son dos de los grandes olvidados en las nominaciones a los Oscar de este año.
Destaca también la estupenda banda sonora de una película, llena de composiciones de Beethoven y Bach, interpretadas por la filarmónica de Los Angeles. La música juega un papel importante en la película, para mostrar su capacidad de dejar atrapado a un niño prodigio, pero también de redimir a un adulto en medio de su enfermedad.
La película está destinada a un público adulto, e incluso a jóvenes, pero hay que avisar de que en ella hay algunas referencias al consumo de drogas y contenidos sexuales.
Teresa Ekobo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *