Chillarle o gritarle

La madre dejó constancia en la denuncia que su pequeño fue a casa llorando, acompañado del amigo con el que jugaba. Llamó a la Policía local y los agentes “cogieron al agresor y le metieron en un coche”, según consta en la denuncia. Posteriormente, la madre del agresor se personó en su casa “chillándole”, por lo que la denunciante “optó por cerrar la puerta y dejarla en la calle hablando sola”. Después, el agresor se volvió a presentar en la casa del acosado, profiriendo frases como “cuando salga del colegio a las dos, le voy a pegar otra vez”.
Llegaron hasta a perseguirla hasta la casa, le gritaban, la insultaban, llegaron hasta a los golpes en la escuela.
Aprovechó que pertenecía. a su misma compañía para reprocharle su comportamiento en el verano, increpándole y dándole empujones, acompañado por el resto del grupo, por lo que tuvieron que ser separados. Otro se dirigió a Jokin para pedirle explicaciones del verano, le insultó le pegó un puñetazo en la cara que le originó una herida sangrante en la boca.

En un cambio de clase, Odei B. volvió a increpar y agredir a Jokin, metiéndose en medio Olatz, a quien Jokin le dijo que no iba el asunto con ella, pero Olatz le propinó a Jokin una torta en la cara, a continuación Odei B., Hasier S. e Iker E. también pegaron puñetazos e insultaron a Jokin. Jokin no se defendía de estas agresiones e insultos.

Cuatro niñas, acusadas de hacer “la vida escolar insoportable” a otra menor.
En mi colegio hay un niño que pega a otros niños. Hasta ha insultado a la profesora a veces. Mi colegio está en un pueblo de Valencia y yo soy de primero. Me gustaría que llamasen a la directora y le dijeran lo que pasa porque yo no quiero que me pegue a mí también. Ese niño parece loco por lo que hace y cómo grita.
“Me pasaba todos los recreos escondida en el baño. Me amenazaban con pegarme y lo pasé muy mal, pero tuve la suerte de contar con amigas que pasaron el trago conmigo”, cuenta mientras sus amigas asienten.
“A menudo escucho que os referís al hombre que comete un delito como si no fuera uno de vosotros, como un extraño y un intruso en vuestro mundo… Mas yo os digo que de igual forma que ni una sola hoja se torna amarilla sin el conocimiento silencioso del árbol, tampoco el malvado puede hacer el
mal sin la oculta voluntad de todos vosotros”.

Palabras del escritor libanés Jalil Gigrán

Cualquier reproducción ha de citar la fuente www.acosomoral.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *