Carta de una madre y una hija: dos cartas que son una

Leo una, dos hasta tres veces esta carta que me ha dejado Reyes, una alumna de 11 años del colegio Guadalaviar, publicada como carta del mes en la revista Hacer Familia.
Reyes la ha titulado Abortar no compensa, yo he dado otro título a esta entrada: dos cartas que son una. La razón es que si ya la carta de Reyes es buenísima no se llega a entender completamente sin la carta de su madre.
Como os conozco a las dos como también al resto de la familia, estoy de acuerdo con lo que dice Reyes: las cosas buenas que te habrías perdido de este mundo, las gracias que tienes que dar por lo que estás viviendo: “una vida bonita, divertida y buena”.
Ahí van las cartas en el orden que se han publicado, aunque he tenido mis dudas de cambiarlo.
“Señores lectores, sinceramente pienso que no está bien abortar y que no se va a llegar a ninguna parte haciendo cosas que no se deben.
Dios nos ha dado la vida y solo Él nos la puede quitar, además abortar es un pecado porque es matar.
Imagínese que ustedes son uno de esos niños que han sido abortados, se habrían perdido todas las cosas buenas de este mundo, y todos tenemos derecho a vivir. No está bien acabar con niños indefensos y si por alguna razón no pudieran cuidar al bebe no es nada difícil dejarlo en un orfanato.
Yo de mayor, si puedo, me casaré y tendré hijos y aprovechando esa maravilla, les daré todo el cariño, y me parece que todas las madres deberían disfrutar también del placer de dar al mundo una vida nueva.
Doy gracias a mis padres por cuidarme y hacer posible que mi vida sea bonita, divertida y buena”

Carta de la madre:

“Soy la madre de Reyes, acabo de leer la carta de mi hija y me ha emocionado, ¡y pensar que cuando estaba embarazada de ella estuve ingresada en el hospital por amenaza de aborto! ¡Casi la pierdo! Me mandaron reposo hasta que dejara de sangrar y hasta el cuarto mes guardé cama.
Había que tener paciencia, era una niña lo que tenía dentro y ella se agarró a mí luchando por vivir. ¡Lo que es la naturaleza y los designios de Dios! Ahora comparto un montón de cosas con ella, la miro y me río y me digo: compensa el esfuerzo, la lucha. Compensa la vida“

Sólo un comentario más: totalmente de acuerdo con que compensa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *