Carta 73

73– Yo opino que se cambia mucho de un año para otro, pero incluso más de 13 a 14 años. Muchas veces me pregunto como es posible que pensara ese tipo de cosas como por ejemplo que “mis amigos” y “amigas” era lo primordial, ¿Es que mis “amigos” me van a dar dinero para tener comida en la mesa todos los días o ayudarme en un gran problema? ¡¡No!! Por eso ahora pienso que lo primordial son mis estudios y sobre todo hacer la carrera que de verdad quiero y puedo tener que conformarme con cualquier trabajo. Además pienso que si de un año para otro me puedo llevar tantos desengaños ¿cómo no me los voy a llevar durante toda mi vida que es muy larga? Me he dado cuenta como son muchas “personas”. Lo que más me duele es que esas “personas” vayan a hacerte daño sin que tú hayas hecho nada. Pero bueno de ésto voy a pasar porque no me gustaría decir cosas de las que luego me arrepienta. Ahora me doy cuenta de lo importante que es mi familia, mis padres y mi hermano, cosa de la que antes no me preocupaba en absoluto. Yo decía ¿qué has sacado en el examen de matemáticas? y me respondían 9 y yo decía qué asco, pero ahora me doy cuenta de lo orgullosa que te sientes cuando sacas buenas nota, cosa de la que estoy muy alegre este año que sólo me ha quedado historia y la he recuperado. Comparando con el año pasado que me quedaron 5 es un buen progreso. ¿Creo? Otra cosa de la que quiero hablar es de mi aspecto físico. El año pasado intentaba disimular, que no me mirara nadie, que no vieran mi “asqueroso” cuerpo que tengo –que tenía–, pero ahora me dá igual. Yo soy así y debo estar muy, pero que muy contenta por tener 2 brazos, 2 piernas, un corazón sano, 2 pulmones, etc… tengo que dar gracias y no quejarme de mí, soy un poco egoísta. Además me estoy haciendo más responsable, de lo que estoy muy orgullosa, porque mi padre y mi madre están muy felices y yo al verles felices me pongo también feliz por lo que en mi casa hay un buen ambiente y además me dejan más libertad para salir, etc. Ahora en vez de ver tanto la tele o escuchar música, leo, pero los libros que me hacen pensar y recapacitar en la vida, los estudios, etc. Me he empezado a valorar por mi misma y me he dado cuenta que no me voy a arrodillar delante de un tío para que salga conmigo; si de verdad le gusto él me lo pedirá, tengo que aprender a valerme por mí misma, no por un tío que me mantenga. Mi forma de ser, creo que no soy una “mala” persona aunque tengo mis defectos y lo que tengo que hacer es intentar quitarme esos defectos y cambiarlos por más virtudes. Sólo hay un problema con mis amigas, y es que, como ellas siempre me han fallado ¿ por qué no fallarme de nuevo? y por eso muchas veces no tengo apoyo en mis amigas y me deprimo sola en mi cama, en mi habitación, que ahora tiene un valor inexplicable. Bueno y “te” preguntarás ¿y tu familia?. Sí por supuesto que mi familia me puede ayudar, y estoy de acuerdo en que mi madre o mi padre son las únicas personas que no me van a aconsejar algo para hacerme daño. Pero hay temas en los que se necesita hablar con una amiga como temas de chicos, etc. Porque aunque sea más responsable, más “adulta” (es lo que dice la gente) y esas cosas, me siguen gustando los chicos y me gustaría ser mayor y crear mi propia familia. Y lo que me asusta es no poder llegar a eso aunque espero que sí. Lo que más me joroba es que un grupo limitado de gente (por que no se le puede llamar personas), no dejen de hacer payasadas y decir idioteces que no tienen sentido y que se rían de ellos/as mismos/as. ¿qué es un lider? Yo creo que si una persona con 14 años piensa lo que es un líder se ríe ¿es que hay que seguir a una persona que sólo dice y hace tonterías que más tarde yo tengo que repetir? No, de eso nada y menos si el/la líder es “corto de cerebro”. El pavo. Esta magnífica palabra que se identifica con la gente que tiene entre 11 y 16 años más o menos. Yo veo gente por la calle y en mi mismo colegio que chilla y hace tonterías, vale yo tendré el pavo, pero, ¿y esa gente? que es lo que tienen porque no es normal. Son cosas que ahora no me explico pero que creo que me explicaré cuando sea mayor. Otra cuestión es la discoteca. A mí no es un sitio que me disguste mucho pero tampoco es mi mejor entretenimiento, y aunque me encante bailar también me gusta ir al cine o simplemente quedar con una amiga para charlar temas normales de chicas de nuestra edad. ¿Soy una chica rara? espero que no porque todo me pregunta ¿no vas a la discoteca? y yo les respondo que no y ellos me dicen que raro. Aunque en mi casa hay un buen ambiente, hay veces en las que mis padres no me hacen caso, y me dicen: –ahora no es el momento. Y es que hay veces que pienso ¿nunca tienen tiempo para mi?. Yo necesito que me escuchen y nadie lo hace. No se dan cuenta que a mí me duele. Bueno no se como se solucionará pero ante todo espero que le salga muy bien el libro y que lo edite pronto para que lo pueda leer enseguida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *