Carta 46

46– ¿Juventud, divino tesoro? Mi adolescencia es muy especial porque abarca todos los problemas, ventajas e inconvenientes que un adolescente de mi edad. Mis problemas son y han sido de todos los tipos: Familiares, amorosos, sociales, individuales; etc… Desde que creí que era un adolescente todo cambió para mí, mi forma de comportarme con los demás, la ignorancia, de aquel nuevo mundo al que me enfrentaba, mi situación de los que estaban más cerca de mí, mis amigos… El tema más extenso que voy a tratar es el que más me interesa, es el que más me ha llamado la atención y es el que por desgracia o por fortuna mas me ha tocado sufrir mas de una vez. El amor es algo que lo describes cuando te ha tocado vivirlo y cuando te da la oportunidad de definirlo te das cuenta que no puedes o que no tienes posibilidad de hacerlo (eso si estás enamorado). Puede ser tan cruel como dañino y a la vez tan doloroso que no te das cuenta del daño que en realidad te está haciendo. A mí me ha pasado dos veces reales. En una me dí cuenta de que me había equivocado y no la conocía lo suficiente y que al enamorarme en realidad me había equivocado. En esta última vez pude encontrarme a mi mismo y me hizo pensar que lo que estaba haciendo con mi vida no era exactamente lo que tenía que hacer. Esa chica me ha hecho pensar mucho, pero mucho, tanto por mi como por ella. No te enamoras por el simple hecho de hacerlo sino porque te das cuenta de que cuando necesitas a la otra persona o está lejos o no quiere estar contigo y en la último es cuando te enamoras sabiendo que la otra persona no siente nada por tí. Cuando está lejos te duele porque no está a tu lado, porque no le puedes contarle tus problemas, lo que te ha sucedido en clase, es la persona en la que más confianza tienes, porque hay cosas que no puedes contárselas a tus padres, ni a tu mejor amigo siquiera; y cuando no está contigo porque no te quiere también te hiere. Vaya lío, un puñetero lío. Y aquí termina mi breve pero sincera introducción al amor, al crudo y jorobado amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *