Bullying Maltrato entre alumnos

Maltrato físico
Directo: Pegar, amenazar con armas…
Indirecto: Esconder, robar, romper… objetos o pertenencias.

Maltrato verbal
Directo: Insultar, burlarse, reírse de uno/a, nombrar con motes…
Indirecto: Hablar mal de alguien, hacer correr falsos rumores…

Exclusión social
Directa: Excluir, no dejar participar a alguien en una actividad…
Indirecta: Ignorar, “ningunear”, tratar como un objeto…

El maltrato psicológico está presente en todas las categorías.

Las tres categorías tienen formas directas e indirectas. En las formas directas la agresión es evidente y la víctima se da cuenta que alguien la está perjudicando. En cambio, las formas indirectas pueden ser muy sutiles. La víctima ve que algo no funciona pero no acaba de saber qué. El hecho que la agresión no se identifique claramente puede desestabilizar mucho; la víctima llega a dudar de su propia percepción y esto representa un ataque directo a su autoestima y una fuente enorme de estrés y ansiedad.

Cuando las conductas se dirigen a la víctima haciendo referencia a su etnia o sus orígenes hablamos de bullying racista.

Cuando las conductas se dirigen a la víctima haciendo referencia a las partes íntimas de su cuerpo hablamos de bullying sexual (o acoso sexual).

Cuando las conductas se dirigen a la víctima haciendo referencia a su orientación sexual (real o imaginada) hablamos de bullying homófobo.

Cuando el acoso ocurre mediante el uso de medios electrónicos (internet, teléfono móvil…) hablamos de ciberbullying.

En Japón se habla del Ijime que se define por las acciones que realiza un grupo contra un único individuo. El principal motivo de las agresiones es el hecho diferencial de la persona objetivo. Es un concepto muy antiguo que actualmente ha tomado una nueva dimensión. Hay otros fenómenos paralelos como el Hikikomori o el Joshikosei.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *