Berta Lasheras, “El éxtasis produce graves trastornos cerebrales irreversibles”, PUP, 21.III.03

Entrevista a Berta Lasheras, Doctora en Farmacia y profesora de Farmacología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Navarra, investigadora de prestigio mundial que está llevando a cabo estudios sobre el éxtasis.
-¿Qué tipo de investigación está llevando a cabo en la actualidad?

-Dra. Lasheras: Desde finales de la década de los 80 la investigación que realizo está dirigida al estudio de la implicación del sistema serotonérgico en el desencadenamiento y desarrollo de determinados fenómenos, tanto desde la perspectiva terapéutica (antidepresivos, ansiolíticos antisicóticos), como desde el punto de vista de las alteraciones que se producen debidos a procesos de neurodegeneración, tales cómo los causados por la toxicidad de las drogas de síntesis; o los ocasionados en la enfermedad de Alzheimer, los consecuentes a una isquemia cerebral, etc.

A nivel aclaratorio, es conveniente indicar aquí que la serotonina es un neurotransmisor. Es una molécula cuya función a nivel de nuestras neuronas, es de vital importancia, ya que un nivel inadecuado de tal sustancia, provoca consecuencias muy lamentables, a la par que no carentes precisamente de gravedad; y que en muchos ocasiones son irreversibles. Estos graves procesos sobrevienen en forma de degeneración de las neuronas, lo que se conoce con el término de neurodegeneración.

-Su grupo ha centrado sus estudios en las investigaciones relacionadas con las alteraciones neurológicas de las anfetaminas sustituidas, cuando ni a los consumidores ni a los que se las proporcionan parece importarles sus consecuencias…

-Dra. Lasheras: Uno de los derivados anfetamínicos, en concreto la MDMA (“éxtasis”) empezaba a gozar de gran popularidad tanto en Europa como en EE.UU, por la creencia de que era una droga segura, sin embargo ya existían algunos experimentos en animales que ponían en tela de juicio su inocuidad. En el Departamento en el que trabajo, como he dicho antes, nos interesó estudiar esta droga porque sus efectos neurodegenerativos se visualizan a nivel de sistema serotonérgico y quisimos hacer nuestra aportación a un tema tan importante.

-¿Por qué el éxtasis está teniendo –lamentablemente- tanto éxito entre los jóvenes?

-Dra. Lasheras: La expansión en el consumo de éxtasis –pienso- se debe a varios factores. Entre los que cabe “identificar” como efectos positivos y que supuestamente favorecen su popularidad, se encuentran: una ligera estimulación central, sensación de bienestar, desinhibición, cercanía a otros, mayor intimidad y seguridad en uno mismo. Además, la MDMA presenta varias ventajas respecto a otras drogas, entre las que cabe resaltar: el que se adquiere fácilmente, su precio es económico, así cómo que su administración resulta cómoda y limpia.

-Pero, ¿Cómo es que una sustancia “tan atractiva”, pueda estar originado hasta muertes entre los jóvenes?

-Dra. Lasheras: La frecuencia de intoxicaciones por MDMA se ha incrementado de forma alarmante durante los últimos años, debido a las alteraciones que produce en el organismo humano, como son: hipertermia maligna (elevación de la temperatura corporal, que no es debida a un hecho derivado de la propia fisiología humana, sino consecuente a la presencia de artefactos extraños, como ocurre con la fiebre suscitada por bacterias o virus) fallos orgánicos (es decir, fallos en los órganos y sistemas del organismo humano), coma y muerte. Estos episodios se han relacionado con el consumo de esta droga en condiciones de deshidratación, alta temperatura ambiente y ejercicio físico excesivo, condiciones que precisamente se dan en aquellas fiestas multitudinarias, donde generalmente tiene lugar el consumo de estas sustancias por los jóvenes.

Además de estos efectos sistémicos visibles (es decir de carácter general, que afecta a todos los órganos y sistemas), que se pueden producir en algunos jóvenes, también se sabe que la droga a largo plazo, daña la conexión entre neuronas, por la destrucción de sus terminales, que contienen serotonina. Este hecho está ya más que demostrado en animales y con las técnicas de neuroimagen (técnicas de alta resolución que permiten visualizar las condiciones en que se encuentran las neuronas) comienza a estudiarse en el hombre.

Aparte de los efectos agudos que pueden ser evidenciados en algunos jóvenes que llegan a los servicios de urgencia y que ya he señalado, conforme aumenta la popularidad de la MDMA, se percibe un incremento en el desencadenamiento de diversas complicaciones psiquiátricas. Entre tales alteraciones, cabe referirse por la frecuencia con la que aparecen: la inducción de ansiedad y paranoia, que en ocasiones; culmina en ataques de pánico y psicosis paranoide.

-¿Qué se podría decir a padres, educadores, y a la opinión pública en general, sobre las consecuencias futuras por el consumo de éxtasis?

-Dra. Lasheras: Debe quedar claro, que la MDMA produce una serie de efectos inmediatos que en algunos jóvenes, por consumir dosis excesivas o por ser especialmente sensibles, pueden ser graves e incluso mortales. Pero no debe olvidarse, que quizás puedan resultar muy graves también, tanto por la irreversibilidad cómo por el número de los seres humanos a los que puede llegar a alcanzar, los efectos que a largo plazo, y como consecuencia de la pérdida de función de las neuronas cerebrales que contienen serotonina , puedan acaecer. De tal manera que, si el fenómeno del consumo de MDMA continúa, probablemente de aquí a unos años, sé habrán incrementado los trastornos psiquiátricos que ya he mencionado; así como trastornos en el aprendizaje y en la memoria. .–

Henar Gutiérrez
Tomado de www.piensaunpoco.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *