Al principio no parecía un genio

George Harrinson, guitarrista solista de los Beatles.

Oyó tocar a un grupo, John Lennon y Paul McCartney y otro y le gustó. Quiso entrar.

—¿Me dejáis entrar en vuestro grupo?

John Lennon, serio, le lleva a un concierto de guitarra clásica en un teatro de Liverpool.

—Cuando hagas una cosa así, entrarás.

No sabía tocar la guitarra. Compró una. Día y noche tocaba y ensayaba sin parar. “Le sangraban los dedos”.

Al cabo de un mes era uno más de los Beatles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *