ABUSAR DE INTERNET DEPRIME A LOS ADOLESCENTES SANOS

Emma Fernández
Ante un tema tan debatido como el uso de internet y sus ventajas e inconvenientes, la duda se plantea a la hora de establecer si la depresión puede ser una causa o una consecuencia. Investigadores americanos, tras un seguimiento de nueve meses a más de mil estudiantes del sureste de China, han llegado a la conclusión de que los problemas psicológicos aparecen tras un excesivo empleo de la Red.

Y es que tras horas de conexión ininterrumpida, no sólo el ordenador termina echando humo. El uso excesivo de internet entre los adolescentes puede tener como consecuencia directa la aparición de depresiones y síntomas psiquiátricos.

En la revista estadounidense Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, se ha publicado el primer estudio que realiza una secuencia cronológica entre el empleo patológico de internet y la depresión en una muestra entre adolescentes sanos. “Los resultados nos indican que los jóvenes que no tienen en un principio problemas de salud mental, pero que usan internet patológicamente, pueden desarrollar depresiones como consecuencia de ello”, explica uno de los autores.

Nueve meses después del comienzo del estudio, los jóvenes -en su mayoría de 15 años-, tras realizar un cuestionario previo, presentaban un riesgo de depresión aproximadamente dos veces y medio superior entre los que usaban internet con asiduidad y aquellos que lo hacían esporádicamente. Las preguntas a las que se les sometían eran del estilo de: ‘¿Con qué frecuencia te sientes depresivo, malhumorado o nervioso cuando no estás conectado?’, ‘¿Estos sentimientos desaparecen cuando te conectas?’ y ayudaron a esclarecer que no existe relación entre un uso continuado de internet y el incremento de ansiedad, aunque sí de la depresión.

Con el aumento creciente del tiempo de conexión a la Red en todo el mundo, este estudio abre una puerta a la prevención de la enfermedad mental entre jóvenes, en particular en países en vía de desarrollo como es el caso de China. Según los autores, no sólo demuestran una relación entre el empleo continuado de internet y la depresión sino un efecto directo sobre la salud mental de los adolescentes. “Estos problemas llevan un coste significativo, tanto personal como a la comunidad, por lo que una temprana intervención y prevención es fundamental para reducir la carga de depresión entre los jóvenes”, dice uno de los autores.

La posibilidad de realizar unos ajustes previos en la escuela, asesorando uno por uno a cada alumno, o introducir un programa que seleccione a aquellos jóvenes con un mayor riesgo son las dos soluciones que ofrecen los investigadores para comenzar cuanto antes un seguimiento que facilite su cuidado.

Si usted duda de su dependencia a la Red, tenga en cuenta que un elevado número de horas frente a la pantalla, mantenerlas en secreto o no poder esperar para conectarse, son algunos de los indicadores más ilustrativos de que puede padecer una adicción a internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *